Su Revista de Coleccion

COMUNICADO A LOS FIELES CATÓLICOS SOBRE LA IGLESIA APOSTÓLICA LIBRE IBEROAMERICANA


†Óscar Fernández Guilen

Obispo diocesano de Puntarenas

Presidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica.

 

Como Pastores de la Grey del Señor, llamados a ser signo y constructores de la unidad de la Iglesia, sentimos la urgencia de llamar a los fieles católicos del territorio nacional, a ejercer el “derecho de recibir de los Pastores sagrados la ayuda de los bienes espirituales de la Iglesia, principalmente la palabra de Dios y los sacramentos”(Código de Derecho Canónico, canon 213).

Estos bienes espirituales los fieles han de pedirlos a los pastores legítimamente constituidos, es decir a aquellos que habiendo recibido la sagrada ordenación en el seno de la Iglesia, ejercen su ministerio en comunión con ella. Sin olvidar lo igualmente establecido, que los fieles católicos sólo reciben lícitamente los sacramentos de manos de los ministros católicos. (Cfr. Canon 844 § 1)

Fundamentados en lo anterior, y en orden a la justicia y la verdad, es que ponemos en conocimiento de todos, que la llamada Iglesia Católica Apostólica Iberoamericana: (Misión Parroquial San Pablo de Tarso ubicada en San Antonio de Belén, Misión Filial Inmaculada Concepción en Calle 20, San José, Misión Parroquial Inmaculada Concepción en Tibás, Misión Filial Divino Niño Jesús en Nicoya, Misión Parroquial San Esteban Mártir en San Isidro de Coronado, Misión Filial Inmaculada Concepción para la comunidad nicaragüense en Barrio México y varias otras en la Provincia de Heredia) , es una comunidad de cristianos que no forma parte de nuestra Iglesia Católica. Ellos han roto los vínculos doctrinales de profesión de fe, la observancia de normas disciplinares y obediencia a la Jerarquía legítimamente constituida. Dicha agrupación tiene centros de reunión en distintos lugares del territorio nacional, llevando a confusión a muchos de los fieles católicos, pues en sus celebraciones utilizan elementos similares tales como vestiduras, libros litúrgicos, hasta la forma misma cómo visten sus dirigentes.

Por tanto, los fieles católicos no deben ver en esta Iglesia una posibilidad alternativa a su propia comunidad parroquial, por tratarse de una comunidad cismática en la que sus dirigentes han incurrido en la pena canónica de excomunión establecida para el delito del cisma. En forma general expresamos que los sacramentos de la Eucaristía, la confesión, unción de los enfermos, Orden Sacerdotal, ni matrimonio, recibidos en esa Iglesia no son válidos. En cuanto al bautismo, los padres católicos siendo conscientes que este sacramento es la puerta de entrada a Iglesia Católica, han de presentarse sólo en sus respectivas parroquias a solicitar este sacramento para sus hijos; solamente estos bautismos serán inscritos en los libros parroquiales.

Instamos a los fieles católicos, a ver en las catequesis preparatorias para la celebración de los sacramentos, la gran oportunidad de conocer más al Señor y su Iglesia, y ojalá ser mejores cristianos. Dichas catequesis forman parte de la forma responsable cómo la Iglesia Católica cumple con el mandato del Señor “Id, pues, y haced discípulos de todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado” (Mt. 28, 19-20).

Con la esperanza de continuar guiados por el único Pastor e iluminados por la verdad, permanezcamos fieles a nuestra Iglesia, en la cual existe la Iglesia católica una y única.