Su Revista de Coleccion

EL PAPA A LOS NUEVOS EMBAJADORES: “ES IMPORTANTE TENER UNA CONCEPCIÓN POSITIVA DE LA SOLIDARIDAD, LA INFLUENCIA REAL DEL DESARROLLO HUMANO INTEGRAL”


 

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) – Once nuevos embajadores ante la Santa Sede han sido recibidos en audiencia por el Papa Benedicto XVI el 15 de diciembre, para la presentación de las cartas credenciales. A los representantes de Trinidad y Tobago, República de Guinea-Bissau, la Confederación Suiza, Burundi, Tailandia, Pakistán, Mozambique, Kirguizistán, el Principado de Andorra, Sri Lanka y Burkina Faso, el Papa recordó cómo la unidad de la familia humana sea ” vivida hoy como un hecho” gracias a la evolución de los medios de comunicación social, el transporte, las relaciones comerciales, y los retos “que asume una dimensión global como la protección del medio ambiente y la importancia de los flujos migratorios”. A veces, sin embargo, esta conciencia se percibe “como una carga, ya que amplía significativamente el alcance de la responsabilidad de cada uno y da a la solución de problemas una complejidad a veces mayor cuanto mayor es el número de los actores involucrados”. Sin embargo, “la mirada de la propia humanidad debe evolucionar con el fin de descubrir en esta interdependencia no una amenaza, sino una ventaja… Todos somos responsables de todos y es importante tener una concepción positiva de la solidaridad. Esta es la influencia real del desarrollo humano integral que permite a la humanidad avanzar hacia su cumplimiento”.

 

El Santo Padre habló a continuación sobre el concepto de “solidaridad intergeneracional” que “tiene sus raíces en la familia natural, que debe ser apoyada para seguir cumpliendo su misión fundamental en la sociedad. Al mismo tiempo, para ampliar el campo de la solidaridad y promover de modo duradero, la educación de los jóvenes es la manera privilegiada”. El Pontífice animó a todos, especialmente los líderes, “a mostrar su creatividad, y tomar las medidas necesarias para dar a los jóvenes la base ética fundamental, sobre todo ayudando a formarse y combatir los males sociales como el desempleo, drogas, delincuencia y falta de respeto a las personas”. Luego continuó: “el pluralismo de las culturas y las religiones no se opone a la búsqueda común de lo verdadero, bueno y bello”. La Iglesia, por tanto, anima a los hombres a confiar en la razón, que si es purificada por la fe, es “capaz de superar las limitaciones de las partes o interesados, para reconocer el patrimonio universal que todos los hombres necesitan. Entre estos bienes, la paz, la armonía y la social y religiosa tanto deseadas y que están vinculadas no sólo a un marco legislativo justo y adecuado, sino también a la calidad moral de cada ciudadano”.

 

Dirigiéndose a los nuevos embajadores, Benedicto XVI subrayo: “Los nuevos desafíos que vuestros países deben afrontar exigen indudablemente una movilización de la inteligencia humana y la creatividad en la lucha contra la pobreza y para un uso más eficaz y saludable de la energía y los recursos disponibles”. Por último, el Papa exhortó a garantizar “el respeto y la promoción de la dignidad humana ante cualquier intento de restarle importancia o incluso negarlo, o la explotación de las personas… Es basándose en el concepto de desarrollo integral de la persona humana que la solidaridad podrá realizarse y permitir así una mayor justicia”. (SL) (Agencia Fides 16/12/2011)