Su Revista de Coleccion

El papamóvil ya está en Río para la Jornada Mundial de la Juventud


En un avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) fueron transportados el papamóvil y un jeep, los vehículos que usará el Papa Francisco en sus numerosos desplazamientos durante los días de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

El papamóvil es una versión actualizada de Mercedes-Benz Clase M, cuyas llaves le fueron entregadas al papa por Dieter Zetsche, presidente de Daimler AG. El encuentro entre el Santo Padre y el empresario alemán se llevó a cabo en la Casa Santa Marta el pasado 3 de julio.

“Fue una gran alegría para mí reunirme con el Papa Francisco”, dijo Dieter Zetsche, “vamos a acompañar al Santo Padre en su primer viaje apostólico a Brasil, renovando una tradición que llena de orgullo a todos los empleados de la empresa: un gran honor, así como un signo importante de continuidad”, indicó.

El C-130, llegó a la base aérea militar de Galeão en Río de Janeiro el lunes 15 de julio por la tarde luego de tres paradas técnicas para abastecimiento: Las Palmas, Islas Canarias, y Fortaleza en Brasil. El mayor Sandro Santana, comandante de la aeronave, dijo estar muy honrado por la tarea que se le asignó. “Es una misión bastante rara en nuestra carrera de piloto, ya que un papa que visita al Brasil no es un hecho cotidiano”, aseguró.

Desde hace más de 80 años, Mercedes-Benz sigue al Pontífice en sus viajes apostólicos. El compromiso se inició en 1930 con la Nurburg 460 pullman limousine entregada a Pío XI, que continuó en los años sesenta con Juan XXIII, a quien le fue dado un 300d automático y descapotable; y con Pablo VI, quien recibió un Mercedes-Benz 600 Pullman Landaulet y más tarde un 300 SEL.

El nombre “papamóvil” se utilizó por primera vez en 1980 en relación con el G-Class que Juan Pablo II utilizó para las celebraciones en la Plaza de San Pedro. El G-Class fue reemplazado por un M-Class en 2002, un modelo que fue sustituido recientemente con la nueva versión, que ya utilizó Benedicto XVI.

Los coches, al final de su uso, “permanecen en disponibilidad de los respectivos museos del Estado de la Ciudad del Vaticano y de la Mercedes-Benz en Stuttgart”, según informó la empresa.