Su Revista de Coleccion

UNA IMAGEN ES LUZ EN TU VIDA: LAS PUERTAS DE UN CIELO QUE SE ABRE EN JULIO


La Virgen del Carmen es sin duda un gran signo de la bondad y la misericordia de Dios. Ella nos ofrece lo evidente a nuestro ojos aunque nos parezca invisible. Ella nos muestra un cielo abierto de par en par. Ese cielo que nos promete Dios al final de este destierro.

Un océano infinito se esconde tras esa barca cuyo timón lo lleva Ella. Un océano que nunca llega a su fin porque para Dios nada tiene límite. Allí la Virgen nos recordará: Cuando eras un niño, hablabas como niño, pensabas como niño, juzgabas como niño; pero cuando ya fuiste hombre, dejaste lo que era de niño. Antes veías por espejo, oscuramente; mas ya ves cara a cara. Antes conocías en parte; pero ahora conoces como fuiste conocido. Y antes permanecían la fe, la esperanza y el amor, ahora el mayor de ellos es el amor.