Su Revista de Coleccion

P. Munguia: “Mi opinión sobre la representación en vivo de los Misterios de Semana Santa”


Pbro. Víctor Hugo Munguía

Canónigo Cabildo Metropolitano

SI Catedral Metropolitana 

 

Nunca me han gustado las “procesiones en vivo” que se hacen en Costa Rica, porque he tenido la ocasión de verlas muy a menudo,  y he experimentado que se convierten en espectáculo mal montado, que da más lugar a la hilaridad y al chiste que a la devoción y a la contemplación de los Misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor. Me explico:

  • Los actores que salen a hacer los papeles de los personajes bíblicos no son artistas, ni tienen por qué serlo, y entonces salen a relucir expresiones artificiales (y a veces hasta vulgares), gestos inapropiados, como la recitación llorada de párrafos ininteligibles, y la improvisación de actuaciones que lejos de representar la escena bíblica, la convierten en ridículo. Tengo en mi haber no pocas anécdotas en este sentido, que no puedo contar por la vulgaridad de su lenguaje.
  • La pretendida presentación de la historia de los acontecimientos más bien se sale de lo verosímil para dar lugar a imaginaciones salidas de no sé dónde. Baste como ejemplo: El dato de llevar un gran perro a la procesión, ya que se supone que el Cirineo venía acompañado de un perro, o baste como ejemplo el texto de las recitaciones que ponen en la boca de las “mujeres bíblicas”, que normalmente es una recitación vieja que nadie entiende y que nadie oye.
  • Se pretende con las procesiones rezar un “Vía Crucis”,  he notado que las representaciones en vivo no permiten al pueblo caminar en procesión, sino ser espectador de los que hacen otros, y hasta constaté en Cartago que mucha gente no pone atención a las predicaciones de Fray Isidoro de Mezquiriz en cada estación.

Tengo la ligera impresión de que las procesiones con imágenes podrían permitir a la gente distraerse menos, ver las procesiones y caminarlas con más devoción y evitar los ridículos en que se cae tratando, sin poder, de ser actores profesionales sin serlo.

 

PROCESIONES CON IMÁGENES

 

Para mi concepto las procesiones con imágenes vienen a marcar  una diferencia sustancial –en relación con las que explique anteriormente– pues mirar un Nazareno tallada en Guatemala, una Virgen de la Soledad o Dolorosa traída de Sevilla o bien, de “santeros” costarricenses. Esto da por sí un gran respeto.

Imagínese que en España y otros países, las procesiones con imágenes son vistas y aplaudidas no solo por católicos sino también por personas de otras nominaciones quienes asisten no solo por ver sino con un gran fervor.

Recordemos que nuestro pueblo es muy respetuoso de las imágenes pues las venera con gran fe, sin embargo, no sucede lo mismo con las escenificadas en Alemania donde son admiradas por su profesionalismo y devoción.

Para finalizar quiero instar al pueblo católico de nuestro país a que se una con fe y devoción en cada una de las actividades de la Semana Santa, pero ante todo, que nos hagamos presentes en cada una de las liturgias que son el acto principal de esta celebración, pues las procesiones son –a mi concepto– un complemento. Publicado por la EUNA en el libro: Semana Santa: una visión de fe,   autoría de Mynor Esquivel y Sergio Barrantes, 2002