Su Revista de Coleccion

San José, Costa Rica, Hermosa imagen de San Juan Evangelista

Mynor Esquivel y Sergio Barrantes

Juan significa: “Dios es Misericordioso”. Este joven tuvo la oportunidad de ser el discípulo más amado de Jesús. Nació en Galilea y cuando el Maestro le dijo, tanto a él como a Simón, Santiago y Andrés, mientras pescaban, “vengan conmigo y los haré pescadores de almas”, inmediatamente respondieron al llamado y lo acompañaron por tres años en su vida pública; luego prosiguieron evangelizando al mundo.

Juan fue el único de sus apóstoles que estuvo presente en el Calvario al morir Jesús y recibió de Él en sus últimos momentos el más precioso de los regalos: Cristo le encargó cuidar de su Madre, la Santísima Virgen María, y con ello, también la entregó al mundo para que la venerase y quisiese con su mismo amor.

San Epifanio dice que Juan falleció hacia el año 100 a la edad de 94 años. Poco antes había ido a un monte tenebroso a convertir a un discípulo suyo que se había vuelto guerrillero, y logró volverlo bueno otra vez. Dicen los escritores antiguos que Juan amaba mucho a todo el mundo y a toda su gente, pero le tenía especial temor a los herejes, porque ellos, con sus errores, pierden muchas almas.

La imagen de San Juan, en guarda de la Catedral Metropolitana, fue hecha en cedro por Lico Rodríguez con una policromía llana, pero detallada, pues presenta grandes rasgos de dolor en su mirada, cabeza hacia el costado, y sus manos muestran la fortaleza de su espíritu, dijo Hugo Castro Castro, presidente de Los Caballeros del Santo Sepulcro de esta Catedral.