Su Revista de Coleccion

San José, Costa Rica: Un hermoso Nazareno en custodia de la Catedral Metropolitana

Texros: Mynor Esquivel

Fotografias. Municipalidad de San Jose, Pbro. Bernrado Mora y Jeison Granados

“La primer imagen de San José (dela Bocadel Monte), que aún se conserva, es de origen guatemalteco que  don Eusebio Rodríguez encargó a Guatemala, junto con la de Jesús Nazareno actual, otra mejor, que es la que hoy se venera y sale en las procesiones patronales, por medio de don Miguel Carranza. Cuando se concluyó esa imagen en Guatemala, la guardaron varios meses en su casa, en aquella capital, los señores presbíteros don Anselmo y don Ignacio Llorente, el primero de los cuales regresó poco después a Costa Rica consagrado ya como primer obispo dela Diócesis, el primero de abril de1851.”

El anterior texto —publicado en mayo de 1914 – en El Mensajero del Clero, fundado por Mons. Bernardo Augusto Thiel, segundo obispo de Costa Rica— es la única prueba escrita que existe sobre la imagen de Jesús Nazareno (que está bajo la custodia dela Santa IglesiaCatedral Metropolitana). No obstante, se hallan varias quimeras sobre quién la talló, cómo fue tallada, cómo llegó al país y otros aspectos. Este Nazareno  fue tallado enla Escuelade Imaginería de Mateo de Zúñiga, versión que fue dada a la investigadora Ana Isabel Herrera Sotillo por don Federico Prahl, uno de los más connotados historiadores guatemaltecos de nazarenos en el ámbito latino. “Él (Pralh) me dijo —hace varios años— que esta imagen tiene diferencias múltiples en relación con otras que ha visto y aseguró que data de entre finales del siglo XVII y principios del siglo XVIII, pues su barba es moldeada en boluto,  un estilo característico dela Escuelade Zúñiga,  y sus dientes son naturales; además, sus ojos fueron pegados con cera de abeja”, agregó la investigadora.

Leyendas populares admiten que la imagen llegó al país entre 1750 y 1775, o sea, a la Parroquia de San José de la Boca del Monte, que se ubicaba al costado este de lo que hoy, es el Banco Central.   Empero, José María Junco, recopilador dela Semana Santaen Costa Rica, asegura que el Nazareno fue donado ala Santa IglesiaCatedral Metropolitana  por don Mariano de Jesús Montealegre en el año 1878 como parte de una promesa, y la imagen tuvo un valor de 33 pesos oro, de los que tres pesos eran para la cancelación del embalaje, pues fue traída en carreta desde Guatemala.

Asimismo reveló que la altura de la efigie es de1.82 metrosy sus vestidos son confeccionados- desde hace mas de un cuarto de siglo-  por  Teresita Campos, quien trae las telas de pana alemana y terciopelo de seda así como los hilos de oro de los bordes de Guatemala o bien, Nicaragua. Consultado sobre la peluca del Nazareno agregó que es intervenida por los estilistas Paúl Alfaro Suárez  o Marco Brenes Chavarria.

Veneración Nocturna:

Esta es, quizás,  una de las formas de manifestar la fe, tradición que se ha perdido debido al alto índice de criminalidad existente en el país; sin embargo, a finales del siglo XIX y principios del siglo XX era una práctica común y podría decirse, según los entendidos en historia, que era una forma de convivencia, tanto  familiar, como  en  comunidad.

En1923, asolicitud dela Cofradíade Adoradores al Santísimo Sacramento, Mons. Enrique Kern decide trasladar la imagen de Jesús Nazareno ala Capilladel Sagrario con el propósito de que esta se venere aún más por parte de los diversos grupos apostólicos que diariamente se reunían en esta diócesis. Esta efigie muestra rasgos definidos del sufrimiento de Jesús en su flagelación y camino al Calvario —con ligeros trazos de color amarillo se da esa tonalidad—; además, parece que está mirando a quien la observa.

A criterio del Presbítero Eliécer Figueroa , lo mas bello de esta obra es su mirada pues da la impresión de que el Nazareno llama a la conversión: “  es una mirada que penetra en el corazón del hombre y es , a su vez inquisidora, misericordiosa.”. “Además es un icono que ofrece amor, salvación. Es una escultura que hace reflexionar sobre quien dio la vida por todos nosotros”, agregó. Su composición en cedro con matices cemento y ocre la hacen ser una imagen viva, una imagen que no solo revive lo acontecido hace dos milenios sino que sufre por lo que hoy acontece, señalaron Junco y Miguel Castro, otra de las personas dedicadas a la compilación religiosa, además de José Francisco Faeth (QdDg), ex presidente de la Orden del Santo Sepulcro de esta Cátedra.