Su Revista de Coleccion

Heredia: “Yace Jesús Nazareno” por Alex Carballo Ramírez

Una de las imágenes más representativas dela Semana Santaen Heredia es la llamada imagen Yacente de Jesús Nazareno, que se observa en el Sepulcro que fue confeccionado en el año de 1959.  Esta imagen yacente de Cristo Crucificado se puede ver durante todo el año presidiendo el templo parroquial en el altar mayor.  Es de una belleza única, y parece también que fue importado desde Guatemala a mediados del siglo XIX junto con otras imágenes procesionales de Semana Santa.  En esta imagen se refleja claramente la posición de muerte de Nuestro Señor cuando ya sin vida es depositado en el sepulcro.  La imagen parece dar la impresión de un sueño profundo, dando a entender que la muerte es un sueño para pasar a una mejor vida, que esla Resurrección, de la cual Jesucristo vence y los pecados quedan clavados en la cruz.  Esta imagen ya ha sido retocada en varias ocasiones y también, haciendo un poco de critica, ha sido muy descuidada por quienes son los encargados porque se manipula sin protección alguna para preservar la restauración que se aplicó hace ya 10 años.

La imagen esta inerte ante la vida, ojos y boca denotan la seriedad del sacrifico cruento de la cruz, porque hay dolor, hay la mueca de la muerte, pero una actitud de dormir, descansar de la tribulación para resucitar glorioso.  Su escultura es de 1.50 de madera en cedro con los pies recogidos por la rodilla producto de la crucifixión en el Gólgota.  Sus brazos están ya tiesos por la muerte que se apodera lentamente del cuerpo del Señor, y queda con la cara hacia la derecha de su cuerpo levantada cuando esta puesto en el sepulcro o baja cuando se le coloca en la cruz del calvario.

Actualmente utiliza un cendal, que cubre abajo, ya sea blanco o rojo, producto de un barroquismo actual para dar mas impresión a la imagen.  Antes la imagen tenía su propio cendal pero fue cortado a serrucho por un profanador de imagen para colocar la venda.  Error gravísimo pero que ya no tiene remedio.

Ante la gran solemne procesión del Viernes Santo, donde el dolor y la esperanza se encuentran y ante la belleza de la imagen no queda nada más un pensamiento: Duerme Divino Nazareno, que la gloria de la resurrección llegará pronto.