Su Revista de Coleccion

HISTORIA JESÚS NAZARENO DEL TEMPLO SANTA INÉS DEL MONTE PULCIANO, ANTIGUA GUATEMALA

http://www.procesionesdeguatemala.com

Es obra colonia de autor desconocido y fue encargada para la Ermita de Santa Inés del monte pulciano. Esta sagrada imagen fue venerada en la Primera Ermita erigida por piedad de los vecinos, bajo la devoción de la virgen y mártir Sata Inés, a un kilómetro de distancia y al oriente de la Antigua Guatemala, que fue estrenada el 9 de enero de 1685 y destruida a consecuencia de los terremotos del 29 de julio de 1773. Los fervorosos vecinos ante tales circunstancias dispusieron salvar de la destrucción sus sagradas imágenes trasladándolas a residencias particulares del lugar. En cuanto al nazareno se refiere que en 1880 se encontraba en casa del Señor Manuel de Jesús Gordiano, siendo trasladada seguidamente a la residencia del Señor Manuel García Álvarez. La piedad de los fieles construyó una nueva ermita a uno 100 mts al norte de la anterior y al ser terminada en 1885 las sagradas imágenes, entre ellas la del Nazareno, vuelven a su templo donde siguen siendo objeto de particular devoción, los sismos de 6 de agosto de 1942 dañan seriamente las estructura del nuevo templo.

Aunque se desconoce si en la época de la colonia la sagrada imagen nazareno salía procesionalmente, lo que se considera casi seguro, se sabe que gracias al entusiasmo de don Laureano Pérez, colaborando con un grupo de vecinos, se organiza la primera procesión que recorre las principales calles de la aldea y de la ciudad colonial, el segundo domingo de cuaresma de 1944.

Devotos de la comunidad aseguran que el primer recorrido procesional que realizo el Nazareno fue en el año 1942.

Mensaje procesional del anda de Jesús Nazareno del Templo  Sta. Ines del Monte Pulciano de este año 2013

La procesión del  Segundo Domingo de Cuaresma, que sale de la ermita de Santa Inés del Monte Pulciano.  En un anda, de 50 cargadores, llevaba el mensaje “vale más un pecador arrepentido que mil justos” y referencias a la oración “Señor Mío Jesucristo”.  Al fondo, en una hornacina, la imagen de Santa Inés del Monte Pulciano, religiosa dominica del siglo XVII.   Llama la atención la confusión en cuanto a los atributos de la imagen de la santa: en una mano lleva una piedra, que hace referencia al hecho de  que, en penitencia, Santa Inés del Monte Pulciano dormía en una piedra, pero en la otra lleva la palma que simboliza el martirio, que la confunde con la primera Santa Inés, mártir del siglo IV.