Su Revista de Coleccion

Benedicto XVI será llamado ‘papa emérito’ y usará sotana blanca

AP | CIUDAD DEL VATICANO

El papa Benedicto XVI será llamado papa emérito en su retiro y seguirá llevando sotana blanca, sin la esclavina (capa sobre los hombros) y el anillo del pescador, según anunció ayer el Vaticano.

El título y la vestimenta que usaría habían suscitado las mayores conjeturas desde que sorprendió al mundo con el anunció de su renuncia, hecho que se concretará mañana y lo convertirá en el primer papa que deja el cargo en casi 600 años.

El portavoz del Vaticano, reverendo Federico Lombardi, dijo que su santidad adoptó la decisión sobre su título y vestimenta en consulta con otras autoridades eclesiásticas.

Aunque ya no llevará los zapatos rojos que lo caracterizaron, el sumo pontífice ha tomado gusto por un par de mocasines cafés hechos a mano por artesanos de León, México, que le obsequiaron durante la visita a ese país en el 2012.

Lombardi también anunció detalles sobre las reuniones del Colegio Cardenalicio que se realizarán cuando el papado quede vacante, en las cuales los miembros examinarán los problemas que afronta la Iglesia y fijarán la fecha para el inicio del próximo cónclave para elegir al sucesor del pontífice.

La primera reunión está prevista para el 4 de marzo, dijo Lombardi, debido a que la convocatoria oficial para que los cardenales vengan a Roma se emitirá este viernes, el primer día de lo que se conoce como la sede vacante del papado.

Se prevé que 115 cardenales de menos de 80 años lleguen a Roma para el cónclave; otros dos prelados con derecho anunciaron que no lo harán (Gran Bretaña e Indonesia). Los prelados de 80 años o más pueden asistir a las reuniones, pero no participar ni votar.

Ayer, el pontífice tenía previsto empacar sus efectos personales, disponer el envío de documentos a los archivos del Vaticano y separar los papeles que se llevará a su retiro.

Última audiencia

Hoy efectuará su última audiencia pública general en la Plaza de San Pedro y para la cual se solicitaron 50.000 boletos. No recibirá a prelados visitantes ni a personalidades, como normalmente lo hacía al final de este acto, sino que se reunirá en privado después con varios dirigentes políticos visitantes procedentes de San Marino, Andorra y su Baviera natal.