Su Revista de Coleccion

Santa Cecilia….patrona de los músicos

Fotografía: Parroquia de Barva en Heredia, Costa Rica. Obra tallada por Miguel Ramos. Grafica 1950

ROMA.- Cecilia de Roma, más conocida como “ Santa Cecilia”, (del latín sancta Caecilia), fue una noble romana, que se convirtió al cristianismo y martirizada por su fe.

Tanto la Iglesia Católica, como la Ortodoxa, conmemoran su muerte el22 de noviembre.

De acuerdo a la información recabada, se pudo saber que en el siglo IV la Iglesia romana ya la conmemoraba.
El 16 de septiembre podría ser el día del entierro de la mártir, pero cuya fiesta se celebra el 22 de noviembre.
De Rossi, encontró el sepulcro de Cecilia en las catacumbas de Calixto, en una cripta adjunta a la capilla de la cripta de los Papas. Es un nicho vacío en una de las paredes que probablemente contenía un sarcófago.
De acuerdo a lo que se pudo haber investigado, y la única indicación temporal segura es la localización de la tumba en la Catacumba de Calixto, en inmediata proximidad a la cripta de los Papas, en la que fueron enterrados los Papas Ponciano y Antero, y probablemente también Urbano I.
Según en los prefacios de las misas en latín, Cecilia había sido una virgen de una familia senatorial romana de los Metelos, que se había convertido al cristianismo desde su infancia. Sus padres la dieron en matrimonio a un noble joven pagano, Valerius (“Valeriano”). Cuando, tras la celebración del matrimonio, la pareja se había retirado a la cámara nupcial, Cecilia dijo a Valeriano que ella había entregado su virginidad a Dios y que un ángel celosamente guardaba su cuerpo.
Luego de casi más de mil años, Cecilia fue proclamada patrona de la música. En el año 1594 el Papa Gregorio XIII la canonizó y le dio oficialmente el nombramiento, por “haber demostrado una atracción irresistible hacia los acordes melodiosos de los instrumentos. Su espíritu sensible y apasionado por este arte convirtió así su nombre en símbolo de la música”.
El padrinazgo de la música le fue otorgado por haber demostrado una atracción irresistible hacia los acordes melodiosos de los instrumentos. Su espíritu sensible y apasionado por este arte convirtió así su nombre en símbolo de la música.
A lo largo de los años, la figura de Cecilia permaneció venerada por la Humanidad con ese padrinazgo. El 22 de noviembre, señalado por la tradición como el “día de su muerte”, fue adoptado en muchos países como el “ Día de la Música”.
Desde el siglo XVII en Francia, Italia y Alemania se celebraba su día con festivales musicales. En 1683, la Sociedad Musical de Londres estableció los festivales anuales del “Día de Santa Cecilia”, donde hasta hoy participan los más grandes compositores y poetas británicos.