Su Revista de Coleccion

San Martin tuvo su fiesta en Barrio México

Reportaje Mynor Esquivel

Con una pequeña procesión tanto en distancia como en feligresía se llevo a cabo en la comuna de Iglesias Flores, en Barrio México, el inicio de la celebración de la festividad de este santo mulato.

Posterior a la pobre procesión, el templo a su devoción estaba a reventar y en una Eucaristía presidida por el misionero comboniano, Pbro. Carlos Rodríguez hizo un llamado fiel de atención  a los naturales de la zona por su no participación en el cortejo procesional.

Luego, en su homilía profundizó sobre San Martin de >Porres señalando que su actitud lo llevo a la fe y esa es la fe que debe embargar a todos.

La vida de San Martín nos enseña:

  • A servir a los demás, a los necesitados. San Martín no se cansó de atender a los pobres y enfermos y lo hacía prontamente. Demos un buen servicio a los que nos rodean, en el momento que lo necesitan. Hagamos ese servicio por amor a Dios y viendo a Dios en las demás personas.
  • A ser humildes. San Martín fue una persona que vivió esta virtud. Siempre se preocupó por los demás antes que por él mismo. Veía las necesidades de los demás y no las propias. Se ponía en el último lugar.
    A llevar una vida de oración profunda. La oración debe ser el cimiento de nuestra vida. Para poder servir a los demás y ser humildes, necesitamos de la oración. Debemos tener una relación intima con Dios
  • A ser sencillos. San Martín vivió la virtud de la sencillez. Vivió la vida de cara a Dios, sin complicaciones. Vivamos la vida con espíritu sencillo.
  • A tratar con amabilidad a los que nos rodean. Los detalles y el trato amable y cariñoso es muy importante en nuestra vida. Los demás se lo merecen por ser hijos amados por Dios.
  • A alcanzar la santidad en nuestra vidas. Por alcanzar esta santidad, luchemos…
  • A llevar una vida de penitencia por amor a Dios. Ofrezcamos sacrificios a Dios.San Martín de Porres se distinguió por su humildad y espíritu de servicio, valores que en nuestra sociedad actual no se les considera importantes. Se les da mayor importancia a valores de tipo material que no alcanzan en el hombre la felicidad y paz de espíritu. La humildad y el espíritu de servicio producen en el hombre paz y felicidad.

Por su parte, Martha Bonilla, líder comunal, señaló que esta imagen es obra de Ricardo Sandoval, escultor alajuelense.