Su Revista de Coleccion

María Santisima de la Victoria, una hermosa talla llena de fe

Antonio Ruiz Blanco

 

Fotografía: Esther Gonzalez 

María Santisima de la Victoria es una imagen realizada en madera policromada, de candelero para vestir, esculpida por Pedro de la Rosa Fernandes en el año 1992-1993. Con una altura de 1,68 la Imgen presenta un rostro solemne, dulce y sin aún el dolor. Carece de lágrimas y su mirada entreabierta da una cercania a todo aquel que la contempla. Es la Titular Mariana de la Cofradia la Oración de Nuestro Señor en el Huerto de los Olivos y María Santísima de la Victoria y mantiene su sede canónica desde sus principios en la Iglesia de la Victoria, regentada por los Padres Agustinos, en la ciudad de Motril. Procesiona en la tarde-noche del Lunes Santo bajo palio y manto azul marino.

 

Fué bendecida el 19 de marzo del año 1993 teniendo el lujo de portar sobre sus sienes la corona de Nuestra Señora de la Misericordia, de la Cofradía del Perdón del Martes Santo motrileño.

Desde ahí se imprime un largo proyecto que comienza en 1994, poniendo a María Stma. de la Victoria en la calle sobre paso a costal sevillano cuyo respiraderos (a falta de los moldurones) fueron realizados por el Taller de LuisYGeni Aragón. Sobre una peana provisional y exornada con gladiolos, claveles y rosas blancas, partía su primera estación de penitencia la Reina de San Agustín.

Para esa ocasión lució manto azul marino, que aún perdura, la saya brocada beig que su mismo escultor le regalase y una diadema que fué bendecida esa misma Cuaresma. Ataviada desde sus comienzos por María José Blanco Lopez, siempre auxiliada por Encarni Pérez, la Imagen lució radiante y portentosa.

Era la primera vez que un paso de palio salía a costal y se le sumaba la dificultad de altura de la puerta del Templo Agustino. Aún así, el discurrir de Ella fué un placer y para la Cofradía, ver por primera vez a su Titular Mariana en las calles fué un sueño ya hecho realidad.

Como curiosidad, durante el proceso de talla de la Sagrada Imagen el escultor pidió saber el nombre con el que se consagraria la misma y por indeciosiones varias la Virgen tiene escritos nombres como Consolación, Concepción… Que fueron borrados al decidir que su advocación fuese de Nuestra Señora de la Victoria.