Su Revista de Coleccion

Escazú, San José, Costa Rica: Cofradía de los Costaleros Nuestra Señora de los Dolores

Parroquia San Miguel de Escazú, San José – Costa Rica

 

Fotografías:

Carlos Blandon ( QdDg)

Anthony Carvajal

José Arce

Luis Flores

Rodrigo Solis

Cofradía de los Costaleros Nuestra Señora de los Dolores

 

La primera Semana Santa que el padre Walter Howell (q.d.D.g) pasó en la Parroquia de San Miguel Arcángel, en Escazú, lo que hizo fue observar. Al siguiente del domingo de Resurrección, convocó a todos los involucrados en las diferentes actividades, hizo observaciones y empezó a organizar la del año siguiente. Así ha sido desde 1983.

 

“Para ser una parroquia que data de 1799, las procesiones eran muy sencillas, muy poca gente”, recuerda el sacerdote. Desde entonces, la Semana Mayor en la parroquia de Escazú Centro es cosa seria: hay una comisión de actividades y varias cofradías, cada una con funciones específicas.”La palabra cofradía viene de cofrade [cum fráter], que significa hacerse hermano de otro en un fin en común”, agregó Howell.1

 

El Padre Walter fue un ferviente luchador por fomentar la fe y el amor a Jesucristo por medio de las expresiones de la religiosidad popular y tradiciones. Es por ello que decidió lucir las imágenes de la Parroquia y algunas de las suyas propias en andas que las hicieran ver muy elegantes.

En los primeros años la imagen era llevada por piadosas mujeres de la comunidad que participaban en las multitudinarias procesiones, que venían desde Barrio Corazón de Jesús, Bello Horizonte, San Rafael y en alguna ocasión desde Guachipelín.

Aún cuando la religiosidad y el fervor de las mujeres les daban la fuerza para llevar en sus hombros la pesada anda, el largo recorrido y el cansancio hacían que se solicitara la colaboración de hombres para llegar al Templo.
Por esta razón, durante más de dos décadas el grupo ha estado formado por varones de todas las edades que encuentran en esta muestra de fervor acercarse para dar gracias y ofrecer sus fuerzas por los favores que soliciten a Nuestro Señor por la intercesión de su Santísima Madre.

En la actualidad son aproximadamente sesenta miembros los que forman parte del grupo, desde niños, jóvenes y adultos, así como madres, hermanas, novias y esposas de cada uno de ellos apoyando en distintas actividades para recaudar dinero para los gastos propios de la Cofradía como la confección de sotanas, reparación y decoración del anda, restauración de la imagen y la elaboración de sus vestidos y corona.

Cada 15 de Setiembre, la Cofradía celebra la fiesta en honor a la Virgen de los Dolores a manera de agradecimiento por los favores recibidos durante el año.

1. Tomado de “La procesión va por fuera” de La Nación Digital.
2. Texto por R. Vindas e información brindada por Edgar Montoya, Colaboración D-J B 2012