Su Revista de Coleccion

Las Campanas de la Basílica de Nuestra Señora de los Angeles

Carlos Alberto Oreamuno Toledo

Investigador e historiador del Culto de amor y veneración a Nuestra Señora de los Ángeles. Patrona de Costa Rica

 

El dos de agosto de 1935, se escuchó por primera vez, el sonido tan hermoso que emiten en conjunto, las cuatro campanas principales, con que cuenta el Santuario Nacional y Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles, las cuales fueron bendecidas el 28 de julio, por parte del I Arzobispo de San José Monseñor Rafael Otón  Castro y Jiménez, con el fin de que estuvieran listas para el solemne acto, de la conmemoración del Tricentenario del hallazgo de la imagen de La Negrita.  Es importante mencionar que cada campana,  tiene su nombre propio, a saber:  Reina de los Ángeles, de 900 kilos, en honor a la Virgen María, bajo la advocación de Reina de los Ángeles; Rafaela, de 750 kilos, en honor a Monseñor Rafael Otón Castro y Jiménez, I Arzobispo de la Arquidiócesis de San José y fue quien las bendijo; Josefa; 460 kilos, en honor a San José, Santo Patrono de la Arquidiócesis; jurisdicción eclesiástica, donde pertenecía en ese momento el Santuario Nacional y Costa Rica: de 250 kilos en honor a nuestra patria, donde es venerada la Reina de los Ángeles, como su Patrona oficial. Fueron fabricadas en la Casa de Le Paccard, en Annecy, L Vieux, Francia y su costo total en ese tiempo, según consta en los documentos históricos fue de: 19.994,90 colones.

Estas campanas están ubicadas en la torre del campanario de mano derecha, ubicándonos de frente al templo.