Su Revista de Coleccion

Nuestra Señora de Los Ángeles: “Una fe, decenas de leyendas”

Mynor Alberto Esquivel

 Sergio Barrantes Flores

  • Es una efigie primitiva  de 20 centímetros que tiene una combinación  de jade, piedra, roca volcánica, grafito, entre otros, razón por la que su color es en oportunidades verde moreno,  verde  claro y hasta azul cielo”, Carlos Oreamuno.

 

La Negrita de los Ángeles no apareció a Juana Pereira sino que ésta indígena la halló, la encontró y por ello, es que Monseñor Víctor Manuel Sanabria Martínez, la denomino: La Encontradiza. Esto un dos de agosto de 1635 o 1639, fecha que otorgan varias relatos en La Puebla de los Pardos o La Gotera como se le conoció a esa barriada llamada hoy, Barrio de los Ángeles.

En esos años nuestra patria era parte dela Capitanía Generalde Guatemala, Cartago como centro del país vivía una época muy marcada en relación con los aspectos coloniales, los indígenas, los mulatos, negros y mestizos no podían implicarse con los españoles tal es así que para ello, existíala Cruzde Caravaca, una simple frontera.

En este punto existen decenas de versiones, leyendas que admiten que Juana Pereira nunca existió, que su nombre se debe a que en esa localidad muchas personas se llamaban así y su apellido era común entre los aborígenes del lugar.

“Ella, a pesar de que no existió (Juana Pereira) nosotros la llevamos en el corazón y es nuestra intercesora anteLa Negrita, a quien ella llamaba con amor “mi muñequita”, esa muñequita que llegó a unir pueblos”, afirma Karla Vanesa León, devota de la imagen.

Sin embargo, el magíster e historiador Luis Ferrero-Acosta admite que el nombre de Pereira fue iniciativa de Monseñor Sanabria con la finalidad de que en Costa Rica se profesara una fe similar aLa Negritaen relación conla Emperatrizde América: Virgen de Guadalupe, ahora con  San Juan Diego, indígena a quien se le aparece en el siglo XVI.

Nuestra Encontradiza debe su nombre o como dirían los clérigos, su advocación – aunque María Virgen solo es una- al instante en que se verifica el hallazgo un dos de agosto, fecha en quela Orden Franciscana venera a su Patrona como Santa María de los Ángeles, se decide venerarle además como Nuestra Señora de los Ángeles en este país.

Antes de ese título se le llamó también: Virgen Morena, Virgen de Los Pardos, Reina de Cartago, ello porque fue en su momento declarada Patrona de dicha provincia.