Su Revista de Coleccion

Sacerdocio femenino: ¿por qué se prohíbe?


Nora Garita

En la homilía del pasado Jueves Santo, el Papa Benedicto XVI rechazó el sacerdocio femenino, reconfirmando las posiciones que sostuvo hace dos años. Lo que ha cambiado desde entonces es que muchos sacerdotes europeos, en un afán de renovación de la Iglesia, no solo están de acuerdo con que haya mujeres que sean sacerdotes dentro de la Iglesia Católica, sino que han llamado a la desobediencia. Son más de trescientos en Austria y unos seiscientos en Irlanda.
Recordé un diálogo que sostuvieron en 1995 Humberto Eco y Carlo María Martini, cardenal de Milán entonces. El primero, en su calidad de intelectual, el segundo, no como vocero oficial de la Iglesia, sino en calidad de jesuita inteligente, buscando un terreno común para un diálogo posible entre laicos y católicos. Resumo algunas ideas de Eco, por haber logrado formular preguntas que muchas mujeres nos hacemos. ¿Cuáles razones existen en la doctrina católica para excluir a las mujeres del sacerdocio?, es su pregunta central. Destaca algunas argumentaciones por las cuales se podría suponer la posibilidad de paridad. Así, el noveno mandamiento dice “No desearás a la mujer de tu prójimo”. La Iglesia no ha dudado que lo que es bueno para el ganso lo es también para la gansa, entonces el mandamiento incluye también a las mujeres “No desearás al hombre de tu prójima”. Pero en lo del sacerdocio, solo vale para ellos. Al recordar que Cristo resucitado se le apareció a las mujeres, se pregunta: ¿no sería esto una indicación acerca de la equidad entre hombres y mujeres? Por último cita a Santo Tomás, cuyo argumento era que una mujer sacerdotisa podría perturbar a los feligreses hombres, y, dice Eco, lo mismo podría pensarse de un guapo sacerdote, que podría distraer a las feligresas.

 

Como no tengo claras las razones doctrinarias, de la Iglesia, me preocuparía suponer que se debe más bien a concepciones que se viven como naturales pero que no tienen asidero real, como sería suponer una superioridad masculina. El problema de estos “imaginarios” es que operan en la vida real impidiendo el desarrollo pleno de muchas mujeres. Incluso, esas concepciones tienen consecuencias extremas, como los feminicidios, muertes cuya única razón se debe al hecho de que la víctima era mujer.
La semana anterior, comentaba con mis lectores el Informe Centroamericano de Derechos Humanos, el cual da cifras de feminicidios en todos los países del área. Para citar los datos más impactantes, ejemplifico con Guatemala, en donde al feminicidio se añade la impunidad: de 2.317 feminicidios en los últimos 5 años, solo el 2% han sido resueltos, la mitad con sentencias absolutorias.

 

Otras iglesias cristianas ya ordenan sacerdotisas. De mi parte, no siento llamado interior a tan noble oficio, pero creo de justicia el derecho a la mujer que así lo quisiera. ¿Qué razones de doctrina lo impiden? Habrá que repetir la pregunta hasta escuchar razones válidas o esperar cambios deseados.

 

 

LA FE EN CRISTO RESUCITADO TRANSFORMA LA VIDA, LIBERA DEL MIEDO Y LLENA DE ESPERANZA

Ciudad del Vaticano, 11 abril 2012 (VIS).-El Santo Padre ha dedicado su catequesis de la audiencia general de hoy a explicar la transformación que la Resurrección de Jesús produjo en sus discípulos; y ha reflexionado sobre el sentido que la Pascua tiene hoy para los cristianos: la fe en el Resucitado “transforma nuestra vida, la libera del miedo, le da firme esperanza, la anima con aquéllo que da pleno sentido a la existencia, el amor de Dios”.

 

Benedicto XVI ha recordado que la tarde del día de la Resurrección, los discípulos estaban encerrados en casa, llenos de temor e incertidumbre por el recuerdo de la Pasión del Maestro. “Esta situación de angustia cambia radicalmente con la llegada de Jesús. Entra a puertas cerradas, está en medio de ellos y les da la paz que (…) se convierte para la comunidad en fuente de alegría, certeza de victoria, seguridad en el apoyarse en Dios”.

 

Después del saludo, Jesús muestra a los discípulos sus heridas, “signo de lo que ha sucedido y que nunca más se borrará: su humanidad gloriosa permanecerá ‘herida’. Este gesto tiene la finalidad de confirmar la nueva realidad de la Resurrección: el Cristo que está ahora ante los suyos es una persona real, el mismo Jesús que tres días antes fue clavado en la cruz. Y es así que, en la luz refulgente de la Pascua, en el encuentro con el Resucitado, los discípulos comprenden el sentido salvífico de su Pasión y muerte. Entonces, pasan de la tristeza y el miedo a la alegría plena”.

Jesús los saluda de nuevo: “La paz esté con vosotros”. No se trata solamente de un saludo, ha puntualizado el Papa, sino “del don que el Resucitado hace a sus amigos; y es, al mismo tiempo, una misión: esta paz, comprada por Cristo con su sangre, es para ellos y para todos, y los discípulos deberán llevarla a todo el mundo. (…) Jesús ha completado su tarea en el mundo, ahora les toca a ellos sembrar la fe en los corazones”.

 

Pero el Señor sabe que los suyos aún sienten temor. “Por eso, sopla sobre ellos y los regenera en su Espíritu; este gesto es el signo de la nueva creación. Con el don del Espíritu Santo que proviene de Cristo resucitado, comienza de hecho un mundo nuevo”.

 

En este punto, Benedicto XVI ha asegurado que “también hoy el Resucitado entra en nuestras casas y en nuestros corazones, a pesar de que a veces las puertas estén cerradas. Entra donando alegría y paz, vida y esperanza, dones que necesitamos para renacer humana y espiritualmente”. Solo Él puede acabar con las divisiones, enemistades, rencores, envidias, desconfianzas, con la indiferencia. Sólo Él puede dar sentido a la existencia de quien está cansado, triste, abatido y sin esperanza.

 

Así lo experimentaron los dos discípulos que el día de Pascua caminaban hacia Emaús, llenos de pesar por la reciente muerte de su Maestro. Jesús se acerca a ellos y los acompaña sin ser reconocido, explicándoles la Sagrada Escritura para que comprendan su misión salvífica. Más tarde piden a Jesús que se quede con ellos, y lo reconocen cuando bendice y parte el pan. “Este episodio -ha señalado el Papa- nos indica dos ‘lugares’ privilegiados donde podemos encontrar al Resucitado que transforma nuestra vida: (…) la Palabra y la Eucaristía”.

 

Los discípulos de Emaús regresan a Jerusalén para unirse a los otros, ya que “renace en ellos el entusiasmo de la fe, el amor por la comunidad, la necesidad de comunicar la buena noticia. El Maestro ha resucitado y con Él toda la vida resucita; testimoniar este acontecimiento se convierte para ellos en una necesidad ineludible”.

 

Benedicto XVI ha explicado que este tiempo pascual ha de ser para los cristianos una ocasión para volver a descubrir con alegría y entusiasmo los manantiales de la fe: “Se trata de recorrer el mismo itinerario que Jesús hizo atravesar a los discípulos de Emaús, mediante el redescubrimiento de la Palabra de Dios y la Eucaristía. El punto culminante de este camino, entonces como hoy, es la Comunión eucarística: en la Comunión, Jesús nos nutre con su Cuerpo y su Sangre para estar presente en nuestra vida, para hacernos nuevos, animados por la potencia del Espíritu Santo”.

Para terminar, el Santo Padre ha invitado a los fieles a tener fe en el Resucitado, quien “vivo y verdadero, está siempre presente entre nosotros, camina con nosotros para guiar nuestra vida”, y que “tiene el poder de dar la vida, de hacernos renacer como hijos de Dios, capaces de creer y de amar”.

 

Noticias:

SU BEATITUD EL CARDENAL IGNACE MOUSSA I DAOUD, prefecto emérito de la Congregación para las Iglesias Orientales y patriarca emérito de Antioquia de los Sirios, falleció en Roma el pasado 7 de abril a los 82 años. En el telegrama de pésame enviado a Su Beatitud Ignace Youssif III Younamm, patriarca de Antioquia de los Sirios, Benedicto XVI manifiesta su cercanía a esa iglesia patriarcal de la que el difunto fue un “pastor entregado”. El Papa recuerda también a las poblaciones de esa región que atraviesan por momentos muy difíciles. Las exequias del cardenal se celebraron ayer tarde a las 17,00 en la basílica de San Pedro.

 

EL 7 DE ABRIL SE PUBLICO LA CARTA POR LA QUE EL SANTO PADRE nombra al cardenal Marc Ouellet, P.S.S prefecto de la Congregación para los Obispos, su enviado especial a la ceremonia de apertura de la peregrinación a la “Sagrada Túnica” en el V centenario de su ostensión pública que tendrá lugar en la catedral de Trier (Alemania) el 13 de abril. Acompañarán al cardenal los canónigos del capítulo catedralicio de Trier, monseñor Rainer Scherschel y el reverendo Reinhold Bohlen.

 

BENEDICTO XVI HA ENVIADO UN TELEGRAMA DE PESAME al arzobispo Roberto Octavio González Nieves, O.F.M., de San Juan de Puerto Rico (Puerto Rico), con motivo del fallecimiento, ayer 10 de abril, a los 89 años de edad, del cardenal Luis Aponte Martínez, arzobispo emérito de esa sede. En el texto el Santo Padre subraya que el purpurado participó en el Concilio Vaticano II e implantó “en esa iglesia particular sus disposiciones”. También “testimonió su gran amor a Dios y a la Iglesia, así como su gran dedicación a la causa del Evangelio”.

 

EL SACERDOTE CUBANO FÉLIX VARELA ES DECLARADO VENERABLE

(Romereports.com10 de Abril, 2012) El sacerdote cubano Félix Varela ha sido declarado “venerable” por Benedicto XVI. La aprobación la anunció el cardenal de Nueva York, Timothy Dolan, el domingo de Pascua. Félix Varela fue un sacerdote cubano que trabajó por la independencia del país y la mejora educativa a principios del siglo XIX.

 

 

AMERICA/URUGUAY – Los Obispos reunidos en Asamblea plenaria: entre los temas principales el Año de la Fe y el Sínodo

Florida (Agencia Fides) – Hoy, 11 de abril, en Florida, comienza la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal del Uruguay. Según la información que la Agencia Fides ha recibido de la Conferencia Episcopal misma, los trabajos iniciaran con un retiro de medio día, guiado por Su Exc. Mons. Roberto Cáceres, Obispo Emérito de Melo, que este año celebra sus bodas de oro de episcopado. También está prevista la visita del Nuncio Apostólico, Su Exc. Mons. Anselmo Guido Pecorari, y la presentación de informes y propuestas por parte de los distintos departamentos y comisiones de la Conferencia Episcopal.

 

Entre los temas que despiertan la mayor atención de los Obispos, se encuentra el Año de la Fe, que comenzará el próximo 11 de octubre, y el Sínodo de los Obispos, que se celebrará en el Vaticano, durante el mismo mes de octubre, sobre el tema de la Nueva Evangelización. Durante la Asamblea, la Conferencia Episcopal preparará la programación del Año de la Fe y también se ocupará de realizar la contribución que será presentada en el Sínodo por el delegado de la Iglesia de Uruguay, Su Exc. Mons. Milton Tróccoli, Obispo Auxiliar de Montevideo. (SL) (Agencia Fides 11/04/2012)