Su Revista de Coleccion

Jueves Santo Procesión del Silencio

Mynor Esquivel

Donovan Viales

Andrés González

 Colaboraron en esta nota: Tatianna Quirós, Mariana  Reyes y Andrea Monge

Este jueves Santo por la noche, los hombres permanecen en silencio ordenados en dos filas, contemplando como atreves de la Sacra imagen de Jesús Nazareno que en medio de ellos va como aquel hombre arrestado por la turba de hombres, El salvador y redentor del mundo permaneció en silencio ante las burlas para así ser obediente a la voluntad de su Padre.

Esta procesión muy conocida por la comunidad de Pavas como ”La procesión del silencio”, se desarrollo a las 10 pm cuyo recorrido salió del templo filial con la tradicional participación de varones que se ha mantenido durante años en esta parroquia, de los cuales unos llevaron devotamente en sus hombros las andas de la Sacra imagen de Jesús Nazareno atado de manos y cautivo hasta el templo parroquial finalizando cerca de las 11:30 pm.

Esta procesión tiene dos significaciones, la primera es aquel momento en el que luego de ser arrestado, Nuestro Señor Jesucristo camino hasta la casa del sumo sacerdote mientras era custodiado por tan crueles soldados representados en los varones que van al costado de la Sacra imagen de Jesús Nazareno; la segunda es contemplar en profundo silencio como Jesús con su rostro inclinado aceptaba su cruz desde el momento de su prendimiento hasta su muerte en ella.

 

Orígenes:

 

La figura de este Cristo es fundamental para la Historia del Arte Español ya que es el iniciador de la iconografía del Cautivo tal y como lo conocemos ahora. Para estudiar los elementos de esta creación iconográfica totalmente española en la representación de la figura de Cristo, tenemos que tomar en cuenta diversos elementos, de como evoluciona y se crea esta iconografía.

En primer lugar hay que mencionar que el Cautivo iconográficamente tiene sus orígenes en el “Ecce Homo”, tomando su referencia bíblica en el pasaje cuando es presentado al pueblo por Pilato (Juan 19, 4) tras la flagelación y la coronación de espinas. Tradicionalmente los Ecce Homo se les representa con el torso desnudo para mostrar las heridas de la flagelación y maniatado.

.
El elemento evolutivo de transición del Ecce Homo al Cautivo*, es el hecho de presentar al redentor totalmente vestido. Otro elemento que define al Cautivo es el escapulario trinitario, pero el porqué de ello viene dado del hecho que los Trinitarios ponían un escapulario con el escudo de su corporación a aquellos cristianos cautivos que rescataban de los musulmanes.