Su Revista de Coleccion

José Fco. Faeth: “ CABALLERO DE CABALLEROS”


Mynor Esquivel

 

“Listos al brazo (…), Listos al hombro” ; “ Dentro estaquillas (…), fuera estaquillas”. Estas frases son las que resumen de mejor manera y forma; porque no, retratan también al Ex Presidente de La Orden Los Caballeros del Santo Sepulcro de Santa Iglesia Catedral Metropolitana  quien con ese “gritillo” – estilo militar y popularizado en cada procesión – imponía respeto,  aplicaba orden y  disciplina, aparte de que conjugaba  con ello, su fe y devoción por Jesús Nazareno y el Santo Sepulcro con su yacente respectivo, aspectos que transmitía a sus compañeros quienes – cada uno a su estilo – trataban de cumplir sus ordenes.

Así es como mejor se puede resaltar la gestión de don José Francisco Faeth Páez QdDg, quien dedica seis décadas de su vida  a ser miembro de la cofradía y de ellos poco más de treinta como jerarca. Gracias a su esfuerzo y el de otros muchos en los años 70 se vieron en esta Santa Iglesia Catedral de San José, procesiones que serán y ya son inolvidables a los ojos de muchos costarricenses que peinan canas y otros que nacidos en un pretérito más cercano rememoran esos años que se espera vuelvan en este tercer milenio.

Este contador de profesión lleva en su sangre, corazón y alma una gran devoción no solo a Jesús Nazareno y el Santo Sepulcro sino también por las Vírgenes de La Dolorosa y La Soledad, y,  por obvio, a Cristo Resucitado.

“ Para mí ornamentar el Santo Sepulcro y arreglar (entiéndase vestir) al Nazareno  fue,  es y será una de las mayores bendiciones que me ha dado Dios. Ahora por mi salud ya no estoy al frente del grupo, sin embargo, siempre les acompaño y puedo admitir que siento la misma o más felicidad que el primer día que ingrese a la cofradía”, comentó. Este hombre de más de 70 años estuvo casado con doña Nora Sáenz (QdDg) y es padre de Javier Francisco y Mary Ann, además es abuelo de Javier y Jennifer; considera a su nuera Jeannette como una hija propia. “ Gracias a Dios mi hijo Javier ha seguido esta tradición y espero que mi nieto – en un par de años – lo haga también pues la devoción, veneración y fe por el Nazareno y el Sepulcro vienen desde muy dentro de mi corazón”dijo.

Para  Mary Ann, su hija, el legado de “ Faeth” – como le dicen de cariño sus compañeros de cofradía – esta más allá de una procesión pues él siempre ha sido un hombre muy servicial, sensible, trabajador y sobre todo, un ferviente devoto de toda la religiosidad. “ Debo dar gracias a Dios por haberme dado unos padres tan especiales quienes con su obra transmitieron el legado de una fe, la que hoy nosotros transmitimos con la misma intensidad  a la siguiente generación,”, finalizó esbozando una pequeña sonrisa de satisfacción por la gestión de su padre, el “Caballero de Caballeros “, José Francisco Faeth Páez