Su Revista de Coleccion

Cartago: Convento de Los Padres Capuchinos, “La fe en Jesús Nazareno”

Por: Mynor Esquivel

Fotos: Jorge Guzman Loria 


La imagen de Jesús Nazareno, antes del Terremoto de 1910, estaba situada en un hermoso altar artístico, de estilo corintio, los planos los había diseñado el P. Santiago Páramo, jesuita, y fue obsequiado por doña Dolores Jiménez de Sancho.

La cabeza y las manos de la imagen son de madera y ante el desconocimiento de su procedencia, la belleza y perfección de la escultura, las leyendas han llegado hasta nuestros días.

Cabe señalar que esta imagen tiene una quimera:

  • Una de las leyendas que se comenta es que el capellán de la Iglesiadeseaba contar con una imagen del Nazareno para que presidiera las procesiones de la Semana Mayor, pero la pobreza era grande y él no se atrevía a endeudarse, cuando recibió una carta de manos de una religiosa en la que de manera escueta decía que lo que tanto deseaba lo encontraría tras un determinado altar de la iglesia y allí, efectivamente encontró las manos y cabeza de la efigie. La religiosa era de ojos verdes, pelo castaño y de piel tersa. Y, cuando fue a buscarla no la encontró y decidió visitar un convento y le atendió la Madre Superioray este le explicó la situación y la monja le respondió “La hermana a quien usted busca tiene un año de haber fallecido”. Razón por la que regresó al templo y se inclinó frente al Altar Mayor y dijo: “Dios Mío: Gracias por hacer este milagro y por darnos una imagen tan bella de tu Hijo”.

Se desconoce cuándo esta imagen del Nazareno comenzó a utilizarse en las procesiones de la Semana Mayor.Empero, se conoce  que en 1917 existía un grupo de hombres conocidos como “Portantes de la Imagen del Nazareno” y que  en 1918, el Superior del Convento, Fray Dionisio de Llorens, fundó  “La Asociación de Caballeros de Jesús Nazareno”, cuyo objetivo era acompañarla Procesión del Silencio – o como se le conoce en San José, la del Prendimiento –con su imagen respectiva. Este grupo no tenía uniforme pues solo utilizaba una especie de turbante en la cabeza.

El número de asociados fue creciendo de manera paulatina y se transcribe textualmente lo publicado en “El Heraldo Seráfico” en 1921: “La Semana Santa ha sido celebrada con toda solemnidad y piadoso recogimiento, tanto en Cartago como en otras poblaciones. Debemos hacer mención especial a “ La Asociación de Caballeros de Jesús Nazareno” establecida en la iglesia de los Padres Capuchinos, a cuyo religioso entusiasmo se debe el esplendor que revistieron las actividades por ella organizadas”

Ignoramos la fecha exacta – escriben Fray Isidoro de Mezquiriz, Jorge Guzmán e Isaías Aguilar  ( QdDg) enla Antología Inéditade dicha orden – en quela Asociaciónpasó a llamarse “Hermandad de Jesús Nazareno”, no obstante, el señor Benito Morales (QdDg) quien fuese socio fundador contaba el éxito logrado porla Asociaciónestimuló al P. Pelegrín de Mataró y a Fray Federico de Barcelona ha transformarla en simulacro de Guardia Romana y que debidamente consultada la historia acerca de la indumentaria de los soldados romanos se funda esta Hermandad que a la fecha lleva 85 años de evangelización

En el año de 1942, el Director del Convento y, por ende, Director dela Hermandadseñala en una de sus memorias que en dicha Semana Santa hubo asistencia de, al menos, un centenar de miembros, quienes con gran devoción estuvieron presentes en las procesiones y sobre todo dieron una solemnidad,  pocas veces vista, en esta localidad.

El 28 de diciembre de 1954 falleció  Fray Dionisio de Llorens y en su lugar llegó ala Hermandad, como asesor espiritual, Fray Agustín de Barcelona y en una de las Asambleas Generales propuso el deseo de fundamentar jurídicamente ala Hermandady sacar de ella un rendimiento mayor a favor del bien espiritual de los asociados, elevando con ello,la Hermandada Cofradía dela Pasión.  Mociónque fue aceptada por todos sus miembros.

Y efectivamente el 1 de julio de 1956 fue aprobado el nuevo reglamento – redactado meses atrás porla Junta Directiva-por Monseñor Rubén Odio Herrera, Arzobispo de San José, y el 27 de septiembre del año mismo se erigía  canónicamentela Cofradíadela Pasión, afiliada ala Archicofradíade la misma en Roma documento rubricado por el Pbro. Pablo Luis de Jesús Crucificado, Secretario dela Casade Retiro de San Juan y San Pablo. Sobre esta imagen se tienden las siguientes quimeras:

Los autores de la memoria  señalan: ”Lo cierto es que el semblante de la imagen irradia profunda tristeza, su mirada brillante y conmovedora refleja dolor, tristeza, amargura y su demacrado rostro descubren la perfidia humana que se acervo en Jesús de Nazareth”.

Y, además: “La cabeza y las manos del Nazareno  son de madera así como su belleza y perfección la hacen una de las imágenes más veneradas de nuestra iglesia”.

“Muchas son las personas que se acercan a venerar esta imagen y a pesar de que se subyugan ante las anotadas características, pronto se sientan invitadas al recogimiento, la oración y la piedad”, señala don Jorge Guzmán Loria.

Esta imagen – según el analista Jorge Guzmán  – presenta mucha expresividad en sus ojos, cejas altas, mirada profunda , bigote corrido – no como otros nazarenos que tienen una separación – , barba en boluto, cabellera larga semi-rizada, boca entreabierta, aunque más cerrada que otras esculturas y además, pómulos definidos en lo que a gestos de dolor se refiere.

Mientras tanto, Elías Zeledón en su libro  Imágenes Costarricenses compila un artículo  deLa Prensa Libre del 25 de marzo de 1961 escrito por José Antonio Zavaleta que destaca la belleza de esta escultura y la suntuosidad con que en Cartago se conmemorala Procesión del Silencio.

“La Semana Santaen Cartago es la más notable. El Divino Nazareno – el de la túnica de múrice rica en filigranas de oro y seda – parece mirar a quienes se  postran  a sus pies custodiados por su guardia romana que engalana su belleza”, finaliza un fragmento de este comunicado.

El Nazareno permanece en un Altar que fue construido después del terremoto de 1910. En el primer altar que ocupó  esta Imagen fue una obra de gran valor artístico habiendo sido obsequiado por Doña Dolores Jiménez de Sancho. Su estilo corintio, fue sometido bajo los planos del Padre Santiago Páramo, más adelante, Jesuita notable y profesor del Colegio San Luis Gonzaga. El Padre Páramo, estudiante entonces en Guatemala, invitado por su condiscípulo Don Manuel Vicente Jiménez, levantó estos planos que luego fueron puestos en manos de un notable ebanista, Don Ramón Rivera quién lo construyó totalmente. El dorado fue puesto con lámina de oro por Don Ramón Gallardo. La obra terminada, siempre se consideró notable en su genero y muy superior a cuantas había entonces. El terremoto del 4 de mayo de 1910 terminó con esta obra escultórica. Actualmente ocupa el Nazareno un altar magnífico de estilo gótico, construido en los talleres del Convento bajo la competente dirección del Capuchino Fray Federico de Barcelona y con limosnas recogidas porla Hermandadde Jesús Nazareno, de la que era su Presidente Don Francisco Céspedes.

La Imagendel Nazareno es atendido durante todo el año por un grupo denominado Comité de Apoyo dela Virgende los Dolores, el cual se encarga de darle el mantenimiento correspondiente, tal como limpiar el altar, cambiarle los vestidos durante todo el año, además de confeccionarle las túnicas ya sea que se compre la tela o por donación, este Comité atiende también ala Virgende los Dolores.

En relación con el traje blanco que utiliza el Viernes Santo  señala que este traje tiene unas dos décadas y fue donado como parte de un exvoto.

Mientras tanto su resplandor fue donado porla Familia DelValle y ellos se encargan desde hace más de cinco décadas de dar mantenimiento gratuito a este resplandor. Hay quienes señalan que esta obra fue tallada allá por 1890 por el escultor costarricense, Serapio Ramos y esta  afirmación  es reiterada en escritos inéditos del Padre Walter Howell.

En el año de 1942, el Director del Convento y, por ende, Director dela Hermandadseñala en una de sus memorias que en dicha Semana Santa hubo asistencia de, al menos, un centenar de miembros, quienes con gran devoción estuvieron presentes en las procesiones y sobre todo dieron una solemnidad,  pocas veces vista, en esta localidad. Desde esas fechas se inició – según Alejandro Acevedo Meneses, encargado de la decoración del huerto en este templo  – esta tradición de hacer un huerto diferente cada año. “Como usted puede ver la imagen que se utiliza es la misma que se lleva el día del Prendimiento y el Santo Encuentro En los  últimos años – agregó – se ha omitido la figura del Ángel dela Confortaciónpara darle mayor revestimiento al Cáliz y,  por ende, a Jesús Nazareno”, finalizó..

Fotos Cortesia Hermandad  de Jesus Nazareno del Covento de los Padres Capuchinos.