Su Revista de Coleccion

Parroquia de San Bartolomé: CI de Jesús de la Caída en solemne procesión

Fotografía:

Michel A. de L. Pontaza

Fue esculpido por el insigne escultor antigüeño Pedro de Mendoza,
alrededor de 1640, siendo esta la única talla de Cristo con la cruz a
cuestas burilada por él. Es una imagen de vestir hecha para ser
posesionada, tallada de cuerpo entero y encarnada, en su totalidad, se
constituye como uno de los ejemplos notables del barroco antigüeño.
También se cree que en tiempos de la colonia era venerada en la ermita
de San Jerónimo. (Textos: La Hermandad)

“La Ermita de San Bartolomé Becerra es un bello y humilde lugar de la
Antigua Guatemala…Hay un título de propiedad en el cual se da fe y
testimonio de repartimiento de los terrenos y plazuela del pueblo,
efectuados el 27 de agosto de 1823 y reza el punto doce del documento:
´Igualmente dejarán en el centro del llano una área sin repartirla
para que sirva de plaza…; quién cedió este terreno fue don Bartolomé
Becerra, derivándose de allí el nombre que tomó dicha aldea, en este
repartimiento participaron 46 vecinos ´.

Trascurridos algunos años pensó el pueblo en levantar un oratorio y
así se elevó el primer trono de fe…Desde entonces ha venido creciendo
la veneración a la milagrosa imagen de Jesús Nazareno de la Caída,
pues antes de trasladarla a la aldea donde hoy se encuentra perteneció
a la Iglesia de San Jerónimo(hoy en ruinas)…San Jerónimo y Retana eran
entonces propiedad de los Arroyo, quienes compraron al Nazareno de la
Caída…

Cuando la familia Arroyo se trasladó a vivir a la finca Retana se
llevaron para aquel lugar al Nazareno, al vender la finca…dispusieron
dejar a la imagen en calidad de propiedad al guardián de San Jerónimo,
siendo esta persona don Cayetano Escobar…al remontarnos al siglo
pasado ya en la segunda mitad del mismo, Cayetano Escobar se despide
de la vida, cediendo la valiosa Joya Artística a dicha Iglesia.”