Su Revista de Coleccion

Benedicto XVI llegó a México y atribuye violencia a culto al dinero

El papa Benedicto XVI llegó en la tarde de este viernes a México en su primera gira por países de habla hispana de América Latina.

El avión que transportaba al Pontífice aterrizó alrededor de las 16:00 hora local (22:00 GMT) en el Aeropuerto Internacional del Bajío, en las cercanías de la ciudad de León, en el estado de Guanajuato.

Benedicto XVI fue recibido con honores de jefe de Estado por el presidente mexicano Felipe Calderón.

Tras la recepción oficial, está previsto que Joseph Ratzinger se traslade al Colegio

Miraflores, en la ciudad de León, donde pernoctará las tres noches de su visita a México.

El próximo lunes el Papa se trasladará a Cuba.

México, 23 mar (PL) El papa Benedicto XVI aseguró hoy a bordo del avión que lo transporta a México que la violencia y el narcotráfico en este país responden a un culto desenfrenado al dinero.

Violencia se debe al culto del dinero 

En un encuentro con periodistas en el vuelo de Alitalia que lo llevará por primera vez a un país de habla hispana en América, el Pontífice aseguró que la idolatría del dinero es la responsable de la inestabilidad en esta nación.

Benedicto XVI arribará este viernes a México y viajará el próximo lunes a Cuba en visita pastoral con motivo de los festejos por los 400 años del hallazgo de la imagen la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de ese país para los creyentes católicos.

De acuerdo con la Oficina de Prensa del Vaticano, durante su viaje el Obispo de Roma exhortará a fomentar la reconciliación, la fraternidad y la solidaridad y la luchar contra la violencia, el narcotráfico, el analfabetismo, la corrupción, la miseria y a favor de la paz y el cuidado del medio ambiente.

Su Santidad llegará en horas de la tarde a la ciudad mexicana de León, la cuarta en importancia del país, donde lo recibirá el presidente Felipe Calderón y el nuncio apostólico aquí, Christophe Pierre.

En el continente americano, Benedicto XVI viajó con anterioridad a Brasil en 2007 durante la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano.