Su Revista de Coleccion

Benedicto XVI llegará este viernes a Guanajuato, en una visita de tres días al país latinoamericano desde donde después viajará a Cuba


CIUDAD DE MÉXICO (22/MAR/2012).- La Santa Sede dejó “la puerta abierta” a la posibilidad de que durante su visita a México el Papa Benedicto XVI cumpla un “gesto evangélico” a favor de las víctimas de la violencia, declaró hoy aquí el poeta Javier Sicilia.

Tras reunirse con el secretario del Pontificio Consejo Justicia y Paz, monseñor Mario Toso, quien se comprometió a entregar este mismo jueves una carta dirigida al Pontífice, Sicilia se dijo “esperanzado” por la respuesta que pueda dar el jefe de la Iglesia católica.

“Hay la voluntad de enviarle la carta al Papa, esperemos que le llegue hoy mismo y yo espero, aunque sé que la agenda del Papa está ya trazada, un gesto profundamente evangélico del Pontífice”, declaró el poeta en un encuentro con medios mexicanos en Roma.

“Es lo que esperamos las víctimas”, ratificó.

Benedicto XVI llegará este viernes a Guanajuato, en una visita de tres días al país latinoamericano desde donde después viajará a Cuba.

Sicilia dijo esperar “que el Papa se salga del protocolo y vaya a abrazar a las víctimas”, pero que también tenga “unas palabras muy duras no solo contra el crimen organizado” sino hacia otros responsables de la violencia y contra “las omisiones del Estado y de la jerarquía católica”.

El poeta, que encabeza un movimiento por la paz en México (fundado luego de que su hijo fuera asesinado), informó que monseñor Toso se mostró “muy sensible y conocedor de la realidad mexicana y latinomericana”.

“Toso no dijo nada, pero existe la esperanza que el Papa haga un gesto donde él sienta, donde él quiera, donde el espíritu suene en su corazón”, anotó.

“Tengo la esperanza en que ocurra una sorpresa. Esperamos ese acontecimiento dichoso en un gesto del Papa. Es una esperanza”, insistió.

Sicilia, quien publicó en medios mexicanos la carta que escribió a Benedicto XVI, se mostró muy satisfecho de la reunión con el secretario del Pontificio Consejo Justicia y Paz.

Confirmó que al inicio de la reunión Toso se mostró cauteloso y dijo que tenía en sus manos la versión del gobierno mexicano sobre la situación que impera en el país.

“Nosotros dimos nuestra versión de los acontecimientos. Él había leído muy bien la carta y anotó las partes correspondientes a las omisiones del Estado, a las omisiones de ciertos prelados y se comentó que sin esas omisiones el crimen organizado no estaría haciendo lo que está haciendo”, señaló.

Subrayó que el prelado, con “una gran sensibilidad y un gran sentido evangélico” se comprometió a hacer llegar la carta al Papa antes de su salida este viernes hacia México.

Sicilia dijo haber presentado la misiva a título personal y que su intención es que el Papa y la Santa Sede conozcan la situación mexicana desde “el pulso fino que tenemos nosotros, porque hemos recorrido el país no en busca de votos, sino para recoger el dolor de las víctimas”.

“Es muy grave la situación en México y lo que queríamos es que el Papa fuera receptor y que nos pueda dar un mensaje de esperanza”, resaltó.

Sicilia señaló que las víctimas esperan “la respuesta del vicario de Cristo y no del representante del Estado vaticano”.

“Benedicto XVI es un hombre muy racional, de reflexión profunda. Tengo confianza en que esa reflexividad lo lleve también a cumplir un acto carismático”, afirmó.

En la carta, el poeta habló a nombre de las víctimas de la violencia y dijo al Papa que “México vive en el sufrimiento”. Un colaborador de Toso confirmó que la reunión fue de carácter privado.