Su Revista de Coleccion

MENSAJE DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE COSTA RICA 103ª ASAMBLEA ORDINARIA 6 AL 10 DE FEBRERO DEL 2012


“El diálogo supone, fundamentalmente, la
búsqueda solidaria de lo que es verdadero,
bueno y justo para todo hombre”
Juan Pablo II.

 

Con ocasión de nuestra 103ª Asamblea Ordinaria, los Obispos de la Conferencia Episcopal de Costa Rica nos dirigimos a los fieles cristianos, y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, a fin de compartir algunas reflexiones que fortalezcan nuestra fe, esperanza y caridad y, a la vez, ayuden a recorrer juntos, el camino de la paz y la unidad de la familia costarricense.

 

Todavía, resuena en nuestros corazones el especial encargo que nos hiciera el Papa Benedicto XVI: “Tenéis ante vosotros la tarea de buscar nuevas maneras de anunciar a Cristo en medio de una situación de rápidas y a menudo profundas transformaciones (…)  También el pueblo costarricense necesita revitalizar, constantemente, sus antiguas y profundas raíces cristianas para que den frutos de una vida digna de los discípulos de Jesús…”
Como Pastores del Pueblo de Dios, reafirmamos, con entusiasmo, la voluntad decidida de proseguir en el compromiso de anunciar a Cristo, “Luz del mundo”  en quien reside el sentido pleno de la vida.

 

•    Por el fortalecimiento de nuestra  Nación…

Costa Rica vive tiempos de cambio. Esta circunstancia nos presenta un extraordinario espacio de reflexión  en torno al “Proyecto País” que, aún, no emerge en el horizonte…
Si bien, advertimos la preocupación y la desconfianza de algunos sectores que ven con pesimismo el futuro, la historia nos enseña que, en similares ocasiones,  tanto el Estado costarricense, como la sociedad, las instituciones, y el mismo mercado, construyeron formas de convivencia en democracia que  permitieron  al país caminar hacia un futuro mejor.
Conscientes de que, entre evangelización y promoción humana existen lazos muy fuertes porque el hombre que hay que evangelizar no es un ser abstracto, sino un ser sujeto a los problemas de su tiempo , los Obispos queremos insistir en la  urgencia de acordar una agenda básica de consensos como legítima y necesaria vía para seguir consolidando  nuestra democracia.

 

Únicamente así, los costarricenses podremos superar la enorme fragmentación política, social y económica que, tristemente, está debilitando  a nuestra sociedad.

Es urgente, pues, renovar nuestro compromiso  ético con el  bien común y así superar la injusticia, el individualismo y la indiferencia que quebrantan nuestra convivencia social: “El diálogo exige que cada uno acepte la diferencia y el carácter específico del otro, sin renunciar a lo que sabe que es verdadero y justo… Incluso en medio de las tensiones, oposiciones y conflictos (…) Diálogo quiere decir ver en cada ser humano al prójimo y compartir con él la responsabilidad de cara a la verdad y a la justicia”.

 

•    CCSS, un pilar en nuestro sistema institucional

Queremos, también, sumarnos con gozo a la celebración de los   70 años de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), institución que hincó sus raíces  en la Doctrina Social de la Iglesia.
Ante la grave crisis financiera y de gestión que atraviesa esta querida institución, los costarricenses tenemos la obligación de sentirnos parte de la solución, fomentando el debate político y social sobre el tipo de modelo sanitario que nuestra sociedad quiere para sí.
•    Ennoblecer y promover a la persona…

Como hemos reiterado, en Costa Rica requerimos leyes que, además de proteger la vida, el primero de los derechos humanos, inalienable e irrenunciable y su “santuario” que es la familia; respeten la letra  y el espíritu  de la Constitución Política.

 

En contraste, hemos visto privilegiarse una serie de “Proyectos de Ley”  que no  responden a las necesidades reales de nuestro pueblo, ni tienen en cuenta la dignidad de la persona humana,  la naturaleza de la familia ni los valores de la sociedad costarricense, entre ellos, la fecundación in vitro, salud sexual y reproductiva, el aborto, las sociedades de convivencia de personas del mismo sexo o, más recientemente, el proyecto denominado “Ley Reguladora de Bebidas Alcohólicas” con el que, antes que  establecer  una  sana política estatal de recuperación de las personas alcohólicas (tema omitido en esta Ley),se demostró la falta de criterios objetivos para fijar el número de licencias de comercialización de licores, se flexibilizó la ampliación de horarios en los locales donde se vende licor y se redujo la distancia entre los bares  y las escuelas e iglesias.
Bien sabemos que no nos corresponde a nosotros aportar soluciones técnicas a los asuntos citados, pero es parte de nuestro Ministerio Pastoral iluminar el momento presente  a la luz del Evangelio y desde la Doctrina Social de la Iglesia. Precisamente, para  la Cuaresma que estamos a punto de inaugurar, “tiempo privilegiado para poner en práctica la responsabilidad para con el prójimo”; los Obispos  estamos preparando una Carta Pastoral con la cual profundizaremos en la necesidad del fortalecimiento de la unidad nacional, del bien común y la justicia social en Costa Rica.
Estamos convencidos de que, el momento que vivimos, convoca y compromete  el esfuerzo, la voluntad y la solidaridad de todos los costarricenses. Particularmente, hacemos un llamado a  los  medios de comunicación social, redes sociales y  a formadores de opinión pública para que, por encima de los intereses económicos, políticos e ideológicos, con sentido de responsabilidad y  espíritu de servicio al bien común, utilicen estos instrumentos para promover  los auténticos valores que alientan a la sociedad costarricense.

 

•    Inicio del Curso lectivo 2012

Esta semana, al empezar el curso lectivo, Costa Rica revivió, con renovada conciencia, muchas expectativas. La disposición  de miles de niños y jóvenes  está marcada por la esperanza en un futuro promisorio.
Particularmente, los padres y los maestros comparten esta alegría esperanzada. Con ellos, renovamos nuestro anhelo de que la educación siga siendo ese instrumento privilegiado para fundamentar y afianzar el progreso de nuestra Nación.
Sin embargo, somos conscientes de que la pobreza, la falta de oportunidades y el desinterés de los propios muchachos, lleva a que año con año, cientos de estudiantes abandonen las aulas.

 

Justamente, en la Jornada Mundial de la Paz  para este año 2012, bajo el lema: “Educar a los jóvenes en la Justicia y la Paz” el Papa ha hecho un llamado especial a  los responsables de la Educación a fin de que se preocupen de que cada joven pueda descubrir la propia vocación y aseguren a las familias que sus hijos puedan tener un camino formativo que no contraste con su conciencia y principios religiosos.
Como hemos manifestado,  la escuela será siempre una institución destinada a colaborar con los padres en su labor educadora;  una prolongación de su hogar y, en este sentido, la Iglesia no se cansará de recordar, tanto a los padres de familia como al Estado sus responsabilidades.
Asimismo, por ejemplo, al considerar el tema de la educación para la sexualidad,  recordamos que, bajo ningún criterio, puede imponérsele a los padres de familias que sus hijos reciban una educación sexual reducida a información sexual gráfica y desprovista de valores morales, con un lenguaje y una metodología que no respetan la modestia natural de los niños ni la autoridad de sus padres.

 

En este inicio de clases, los obispos queremos, además, reconocer y respaldar  el valioso trabajo de los profesores de educación religiosa.  Ustedes, hermanos y hermanas, tienen el privilegio de asegurar que los estudiantes reciban una instrucción en la doctrina y en la práctica católica. Este camino de evangelización que ustedes recorren es, a la vez, un instrumento de humanización y de trasmisión de los valores perennes de nuestra cultura.

Ciertamente este hecho exige que el testimonio público, al modo de ser de Cristo, modele todos los aspectos de su vida. Por eso, mientras les animamos en su apostolado, les invitamos a reanimar su empeño en servir al Reino, viviendo con compromiso y fidelidad su fe.

 

•    Proyecto Familia y Juventud

Este 2 de febrero, pusimos en marcha el proyecto “Familia y Juventud”  con el cual la Conferencia Episcopal quiere impulsar un proceso de reflexión orientado, sobre todo, a estos ámbitos. Con el mismo, los obispos hemos querido articular todas aquellas acciones que contribuyen, de manera integral, a la evangelización de las familias y  de todos sus miembros, para que por el encuentro con Jesucristo vivo, tengan plenitud de vida humana y cristiana.
Estamos convencidos  de que este esfuerzo pastoral nos permitirá  acercarnos y acompañar, particularmente, a aquellas  familias  y jóvenes que viven  en situaciones difíciles, en medio de sufrimientos, injusticias, carencias, que, no pocas veces, los han llevado a un sentimiento de fracaso incompatible con la propuesta del Evangelio.

 

Con júbilo y esperanza, los Obispos, en cada una de nuestras diócesis, estaremos impulsando este proyecto e invitamos desde ya a nuestros presbiterios, a las distintas comunidades y congregaciones religiosas, a la Pastoral Juvenil, y a todos los grupos, movimientos y acciones encaminadas al servicio de la Familia y la Juventud a tomar, cada vez mayor conciencia de su rol, promoviendo la formación de hogares plenamente cristianos.
•    IV Congreso Eucarístico Nacional

A propósito de la conmemoración del I centenario del  Congreso Eucarístico Nacional – realizado en 1913- los Obispos comunicamos al Pueblo de Dios la celebración del IV Congreso Eucarístico Nacional, que tendrá como sede la Diócesis de Cartago, en el año 2013 y el cual, verdaderamente, significará una gracia excepcional para nuestra Patria.
Instamos, desde ya,  a todos nuestros hermanos sacerdotes, diáconos, consagrados y consagradas, laicos y laicas, a disponerse para celebrar el Congreso Eucarístico y “puesto que la Eucaristía es misterio de fe, que supera de tal manera nuestro entendimiento que nos obliga al más puro abandono a la Palabra de Dios y nadie como María puede ser apoyo en una actitud como ésta” , presentamos  nuestra súplica a Nuestra Señora de los Ángeles, Patrona de Costa Rica, para que interceda ante su Hijo, por las gracias y dones que aspiramos alcanzar.

 

•    A nuestros catequistas

Al iniciar las actividades de la catequesis en todas las comunidades parroquiales, los Obispos queremos dirigir un afectuoso saludo a los miles de hermanos, en su mayoría laicos, que ejercen este importante ministerio en la  vida de la Iglesia,  así como a los niños y jóvenes que reciben su formación para los sacramentos de iniciación. También vaya esta palabra cordial para sus padres y demás familiares  para que los acompañen con su solicitud e interés, con su consejo y ayuda, con su oración y con su ejemplo.
La oportunidad de prepararse para recibir los sacramentos, así como la continuidad de la formación para perseverar en la fe y en la vida cristiana, es una gracia que debemos apreciar y agradecer.

 

•    Oración por el Santo Padre

Como es de nuestro conocimiento, las Conferencias Episcopales de México y  Cuba han dado  a conocer el programa de la próxima visita pastoral que realizará el Papa Benedicto XVI a sus países, del 23 al 28 de marzo de 2012.

 

Con la Iglesia Universal, nos unimos en la oración por el Santo Padre, por  el éxito de su viaje apostólico, de manera que sea un tiempo de renovación espiritual para estas naciones hermanas y para la Iglesia en América Latina.

 

Mientras reiteramos nuestro anhelo de afrontar la nueva evangelización con  ímpetu y confianza en el Señor, consagramos  nuestras vidas a la tarea de anunciar el Reino de Dios y de servir a su Iglesia.

 

Dado en San José, el 9 de febrero del 2012


† Óscar Fernández Guillén
Obispo diocesano de Puntarenas
Presidente de la Conferencia

Episcopal de Costa Rica
† Guillermo Loría Garita
Obispo diocesano de San Isidro de El General – Vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica
† Osvaldo Brenes Álvarez
Obispo diocesano de Ciudad Quesada
Secretario General de la Conferencia

Episcopal de Costa Rica

† José Rafael Quirós Quirós
Obispo diocesano de Limón
Tesorero de la Conferencia

Episcopal de Costa Rica
† Hugo Barrantes Ureña
Arzobispo Metropolitano de San José
† Vittorino Girardi Stellin, MCCJ
Obispo diocesano de Tilarán-Liberia
† José Francisco Ulloa Rojas
Obispo diocesano de Cartago
† Ángel San Casimiro Fernández, OAR
Obispo diocesano de Alajuela

 

 

 

 

© WEB CONFERENCIA EPISCOLAL DE COSTA RICA  / 10/02/12