Su Revista de Coleccion

El Cristo Negro de Esquipulas


Cuenta la tradición que a los misioneros les era difícil hacer confiar a los indios chortí que habitaban en la localidad de Esquipulas en Guatemala, en el Dios que adoraban los cristianos, por esa razón un misionero tuvo la iniciativa de conseguir un cristo crucificado del color de la piel de los aborígenes.

Ante tal razón  se comisionó al Padre  Cristóbal de Morales la talla de  la imagen al famoso escultor portugués, Quirio Cataño, quien inició la obra el 29 de agosto de 1594, empero debía tener dos elementos que presentará el estilo español, aunque en color ébano.

La obra fue hecha en madera de cedro con una cruz del mismo material aunque de estilo salomónico y con algunas partes bruñidas

La devoción – en Guatemala fue difundida por el entonces Obispo Fray Gómez Fernández de Córdoba  el 9 de marzo de 1595. La primera procesión conocida de este Santo Cristo se da el 4 de enero de 1759.

Cuando se olvidó el verdadero origen de la efigie, la versión popular decía que se había encontrado bajo las raíces de un árbol de amate a orillas del río Chacalapa y la atribuían a los “chiccan de la tierra”, divinidades benéficas representadas por serpientes gigantescas que viven y aparecen en manantiales, montes, lagos y debajo de los árboles. Su festividad el 15 de enero,  no coincide con ninguna fiesta del calendario de la iglesia católica, se cree que correspondía a una celebración precolombina o a alguna feria que se celebraba en esa fecha, pero no se puede asegurar a cual acontecimiento. ( Smith, 1979).

Anualmente son miles de personas quienes se reúnen en Esquipulas para venerar la imagen. Se tiene referencia de una peregrinación del año 1920 documentada por el escritor guatemalteco, Ramón Zelada Carrillo, de la que formó parte cuando era niño: “Los peregrinos llevaban café, tamales, totoposte, frijoles negros y refritos asimismo tasajos. Cerca de Esquipulas los peregrinos buscaban una piedra para cumplir con la costumbre de subirla a cuestas hasta la Cruz de Pasta, cuando llegaban al madero, bailaban, se adornaban y se preparaban para las fiestas religiosas. Actualmente los penitentes caminaban de rodillas hacia la Basílica y las familias hacen fila toda la noche para tocar la imagen de Cristo”

Esta efigie tiene su origen en Guatemala, pero su devoción de encuentra difundida en México, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Panamá y Costa Rica. Cantidad de comunidades celebran la víspera y festividad a Esquipulas, por lo general se realizaban misas,  reciben y hacen procesiones. Paralelo a las actividades de índole religioso, se llevan a cabo también las sociales: comidas tradicionales, juegos recreativos, bailes populares, entre otros.