Su Revista de Coleccion

Semana Santa en Costa Rica

Monologo de La Magdalena

Fotografia: Municipalidad de San José

Señores, soy de la ciudad de Magdala, donde tenia mi Palacio, al que  llegaban los hombres más elegantes de todos los países. Vestía lujosamente.  Los mejores ungüentos embellecían mi cuerpo. Las piedras preciosas brillaban en mis ropas bordadas en hilos de oro. Las perlas más elegantes traídas de lejanos mares por mis admiradores adornaban  mi garganta. Las esmeraldas brillaban en mi pecho. Los rubíes y zafiros confundían la vista de mis enamorados.

Era señora de mis esclavos quienes me servían de rodillas, cuatro hermosos caballos tiraban  de mi carroza cuando salía a lucir mi cuerpo de pecado y lujuria.

Un día llegó – a mi Palacio – la noticia, que en Galilea andaba un hombre elegantísimo, alto, trigueño, de una cabellera que le caía sobre su espalda  en bellos rizos, una linda barba partida y  unos ojos verdes que en cada una de sus miradas infundían amor.

Ante tal aviso me dije: ¡Ese hombre será mío!. ¡Lo traeré a este mi Palacio, le daré un banquete y después seré feliz con él!

Mandé a preparar mi carroza y la  deje fuera del pueblo, entré,  me confundí entre el gentío – como loca por mirarle – y la gente le gritaba diciendo: “ El Profeta, El Mesías”.

Llegue donde él estaba, me lanzó una mirada que hizo temblar todo mi bello cuerpo, entonces  tape con mis manos la desnudez que mostraba  mi costoso ropaje y me sentí avergonzada.

Salí corriendo a mi Palacete, despedí a los hombres que me esperaban, tomé mis mejores ungüentos y me fui a buscarle.

Al llegar un hombre me dijo que estaba en casa de Simón, el leproso,  reunido con sus discípulos a quienes también llamaba Apóstoles.

Me dirigí hacia dicho lugar. Jesús, el Nazareno estaba sentado a la mesa, llegue con una bombona llena de perfume, llorando me puse de rodillas, miré sus hermosos pies y comencé a lavarlos con mis lagrimas, luego los enjute con mis cabellos, los bese y derrame en ellos el perfume.

Ante la critica de los presentes quienes dijeron ¿ a que se debe ese derroche de perfume?. Ademas, me criticaban porque había quebrado ese frasco de perfume para mi amado Nazareno. Se pudo haber vendido en el mercado por más de trescientos denarios y con ello, se pudo haber alimentado a los pobres.

Luego, Jesús me miró con ternura y señaló a la gente: Dejadla ¿porque la molestáis? Lo que ha hecho conmigo nadie lo ha hecho. Porque a los pobres siempre los tenéis y a mi no te tenéis siempre.  Ella se ha adelantado a embalsamar mi cuerpo para la sepultura.

“Tú has ungido mi cuerpo para la sepultura y esa será recordada como tu gloria dondequiera que se proclame el Evangelio tu acto será contado como un gesto bello”, señaló con su amor.

Divino Maestro, Divino Nazareno, lentamente te acercas al calvario, tu cuerpo va llagado; ese cuerpo que merece el amor, porqué tu has dado amor a todos….

Jesús Mío, perdona nuestros pecados.

 

 

 

 


Monologo de la Samaritana

Todos me conocen como una mujer pecadora, pero también saben que digo la verdad este hombre aquí presente judío como lo ven, estando yo junto al pozo de mi Padre Jacob sacando agua se acercó y me manifestó:

“Dame un poco de agua”. Y, yo le conteste: Como tu siendo judío me pides agua siendo yo una mujer de Samaria y como ves no tengo con que sacarle, y él replicó:   “Si tu supieras lo que es el  don de Dios y quién es El que te pide de esa copiosa agua,  puede que él te diere de su propio manantial.

¡ Porque el que tomé agua de este manantial tendrá otra vez  sed, pero quien tome del manantial de mi Padre nunca mas tendrá sed”, me dijo.

Y, le señale en voz tierna: “Bebe Señor, bebe de mi agua y  dame de la tuya para nunca mas sed tener Él con una contemplación sublime agregó: Anda y ve por tu marido”. Y, le conteste: “Señor no tengo marido”.

Y, Él me replicó: “Es cierto no tienes marido porque cinco has tenido y con quien ahora estas no te pertenece”

Y,  ahora gritó al orbe: Señor si eres tú El Mesías, el profeta, el Siervo de Yahvé, me arrepiento de todos mis pecados y me acercó a ti para llenar mi pasado y cuando te levantes enla Cruz, tu cuerpo agonice, derrama sobre este pueblo, sobre todos nosotros pecadores una mirada de ternura, de amor y perdón, por y para siempre.

 

Oh Mí Amado Jesús te acercas a mi lastimado mira como te llevan – los soldados pretorianos – por culpa de nuestros pecados.

Mirad como llevan al Redentor, su cuerpo va destrozado por los látigos y por tantos golpes, no sabéis que es el Verbo encarnado.

A pesar de que has sentido tanto dolor y humillación, aun llevas esa mirada llena de amor para todos  aun para quienes te llevan a crucificar….

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


PROCESIÓN AL HUERTO DE GETSEMANÍ

Carolina Alfaro Suárez.

Esta, quizá, es una de las actividades externas de la Santa Iglesia Católica que mayor revestimiento y conmemoración tiene por lo bello de su pasaje bíblico. Aunque mucha feligresía tiende a confundirla con la respectiva del Prendimiento. Para mí concepto son dos signos diferentes.

Hoy, a principios del milenio tercero, esta procesión no es realizable en muchos templos, pues decidieron cambiar la misma por la ornamentación de un huerto, cuyos víveres recibidos son donados a las personas de mayor necesidad, aspecto que plenamente comparto.

Algunas de las iglesias en las que se da esta praxis de amor y fraternidad es la Parroquia de la Santísima Trinidad, Parroquia de San Juan Bautista, Iglesia San Agustín e Iglesia de Nuestra Señora de Las Mercedes, entre otras.

Voy a retroceder dos décadas en el tiempo y  recordar aquella Semana Santa en  que tuve la oportunidad de hacer el papel de Ángel de la Confortación en la Procesión organizada por  Catedral Metropolitana. Mi primer pensamiento ronda en lo bello del anda y su dimensión, además en lo exótico de las alas hechas – según Milo Junco- de plumas de ganso.

Al instante de ubicarme en la anda bien sostenida o amarrada, diría, empecé a sentir un pequeño temor pues era la primer vez que algo así pasaba en mi vida, ya que en ese entonces tenia unos 11 o 12 años. Aparte de ello, ese temor se trastocaba con la responsabilidad de un papel tan hermoso como era confortar al Mesías, a aquel hombre bueno que después ofrendaría su vida por la redención de nuestros pecados.

Cuando escuché el retumbar de la percusión de la Guardia Romana de Heredia, invitada a la actividad,  mi corazón empezó a palpitar y un miedo desconocido ingresaba en mí. Y se transmitía inconscientemente  en Marta, mi mama; mi abuelito Indalecio (QdDg) y mi tío Paúl, quien fue el encargado del maquillaje de ese inolvidable día.  Y de esto  me daba cuenta por la mirada que tenían ellos porque todo me saliera tal lo ensayado, pero sobre todo que desde muy dentro de mi alma logrará con cada una de mis palabras cumplir mi papel bíblico.

No obstante, lo más impresionante fue ver acercarse la imagen  a quince metros, luego a diez, a cinco y después al frente de mí anda. “Sentí en ese momento que Él (Jesús Nazareno) me miraba, pues su policromía era bella y muy viva”.

Por mi mente en ese momento pasaron muy lindos momentos. Luego de interpretar el papel inicie la procesión y el miedo  se apoderó mas de mí, pues no es fácil ir sostenida en un anda y a paso lento. “Gracias a Dios los costaleros que me cargaron eran personas muy fuertes, creó que eran como ocho y todos iban con gran fe y esto me dio mas seguridad a cada paso dentro de la lenta peregrinación.

Hoy, pasado el tiempo puedo asegurar que en ese instante sobre mi mente pasó no solo el recuerdo de lo acontecido hace dos milenios, sino también que aún en la actualidad hay mucha gente que continua flagelando y crucificando a Nuestro Señor con muchos de sus actos y acciones y ello, no debe ser.

Una procesión, un momento de alegría trastocado con miedo desconocido y una experiencia inolvidable. Así podría resumir ese día y aplicarlo como sinónimo  a la otra procesión en que participé como fue  del cotejo del Santo Entierro en la Santa Iglesia Catedral.

(*) La autora es graduada como secretaria ejecutiva bilingüe y laboró

 para el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto.  


Las siete palabras de Jesús en la cruz

Prof. Oscar Lobo Oconitrillo – oscargdo10@gmail.com

Al recordarse la pasión, muerte y resurrección de Jesús, siempre me he puesto a pensar las “siete palabras de Jesús en la Cruz”. Esas palabras que traen consigo una profundidad teológica y una interrogante muy grande para los hombres y mujeres en el mundo actual.

Para muchas gentes que van y vienen hoy Jesús no les dice nada, para otros solo encuentran los lunares negros de la Iglesia y sus ministros, y para otro sector ya ningún elemento religioso les dice nada, sea ya cristiano, judío o musulmán.

Al meditar el viernes santo la Pasión de Jesús, vemos en ella nuestra pasión diaria en la vida. Angustia, dolor y tristeza puedan que se encuentren en las siete palabras, pero la salvación no es fácil.

En nuestros pasos de cada día, de una u otra manera Dios está ahí, Dios nos habla y nos dice cosas por medio de «otros» a nuestros oídos, en la intimidad del silencio.

  1. 1.      Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen (Lc. 23,34)

Perdonar no es fácil, ya que el rencor nos nubla la vista de la verdad, nos interrumpe el horizonte de la aceptación y la manera de cambiar. El mundo actual requiere un poco la invitación de Jesús: “amarse unos a otros como él nos amo”

  1. 2.      En verdad, en verdad te digo: hoy estarás conmigo en el Paraíso (Lc. 23,43)

El Padre nos habla por medio de su Hijo cada día y a cada instante, nos invita a estar con él, es más nos invita a que llevemos de las manos a los otros que están en nuestro entorno 

  1. 3.      Mujer, he ahí a tu hijo; hijo he ahí a tu madre(Jn. 19, 26-27)

Cotidianamente somos invitamos a recibir a María en nuestra casa, a darle morada en nuestro corazón; pero a la vez somos invitados a ser sus hijos, para como verdaderos hijos ser verdaderos hermanos de Jesús. Sobre todo tener un Padre común

  1. 4.      ¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado? (Mc. 15, 34; Mt. 27, 46)

Los que hemos sufrido enfermedades graves, como el cáncer, en algún  momento escuchamos de otras personas «que han sido abandonadas por Dios». Pero no amigos lectores, Dios nos alarga su mano de la bondad, para que tengamos fe, nos deja vivir después de muchos sufrimientos, sean  personales o familiares,  para que le demos a la mano a los que están sin esperanza.

  1. 5.      Tengo sed (Jn. 19,28)

Dicen los futuristas y científicos sociales que las guerras del futuro serán por el “agua”. Pero la contradicción es que la abundancia del agua mata. Estos días hemos visto el terremoto de Japón, pero lo que más mato fue el “tsunami”. Existe mucha gente que tiene sed de justicia, educación, inclusión social y sobre todo de aceptación humana.

  1. 6.      Todo está cumplido (Jn. 19, 30)

La aceptación de la realidad, cuesta mucho darnos cuenta que existen cosas que no podemos cambiar, pero que debemos aprender aceptarlas, la muerte de un familiar, la partida de un amigo o la pérdida de algo que no podremos alcanzar.  Las palabra de Jesús, son una realidad una profunda pedagogía que debemos aprender a vivir.

  1. 7.      Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu (Lc. 23, 46)

Estar recogidos en los brazos del Padre, como lo fue Jesús, es una aceptación difícil, pero es una verdad de fe. Qué lindo cuando una madre santigua a su hijos al partir para la escuela, la esposa a su amado para el trabajo, los amigos “cuídese”, que Dios lo acompañe. Todos estos signos son esa “encomienda” de Jesús a su Padre.

 


Cuánto dolor de Cristo al verse abandonado! Miércoles Santo. ¿Cuál es mi fuerza interior ante las incomprensiones que Dios permite en mi vida?

Manuel Murillo Garcia
 Fotografías: Michel D León Pontaza 

Acompañar a Cristo en su pasión tiene que ser para nosotros un enraizarnos profunda y convencidamente en los aspectos más importantes de nuestra vida. El seguimiento de Cristo es para todos nosotros un atrevernos a clavar la cruz en nuestra existencia, conscientes de que no hay redención sin sacrificio, no hay redención si no hay ofrecimiento.

Quisiera proponerles estar con Cristo en el Pretorio antes de salir a ser crucificado, como nos narra San Juan: “Entonces Pilatos se lo entregó para que fuera crucificado”. Cristo, maniatado, coronado de espinas, flagelado, sentado en un calabozo esperando como tantos otros presos, como tantos miles de prisioneros a lo largo del mundo, el momento en el cual se abra la puerta del calabozo para ir hacia el patíbulo, para ir hacia el cadalso.

Atrevámonos a contemplar a Cristo y veamos cómo, sobre su cuerpo, se ha ido escribiendo como una historia trágica todos los recorridos de su pasión. En su cuerpo están escritos, a través de las huellas, a través de las heridas, a través de los escupitajos, a través de los golpes, a través de la sangre, todos los momentos que le han acontecido. Por nuestra mente pueden pasar como un relámpago las situaciones por las que Él ha querido atravesar. Hagamos nuestra la imagen del Señor listo para ir al Calvario. ¡Cuántos dolores pasó desde el momento de su prendimiento a través de los tribunales y a través de las burlas!

Si nos atenemos simplemente a lo que nos narran los evangelios acerca de los golpes, la flagelación, la corona de espinas, y junto con eso todos los golpes físicos, humillantes y dolorosos, sabremos por qué los evangelistas resumen en una frase el tremendo suplicio de la flagelación…, ¡no hacía falta describir más!: “Pilatos tomó entonces a Jesús y lo mandó azotar”. En el contexto en el que son escritos los evangelios, todos conocían perfectamente lo que significaba la flagelación. Y todo los dolores morales, las humillaciones, las vejaciones, Cristo lo tiene escrito en su cuerpo, lo tiene grabado en su carne, por mí.

A veces los dolores morales son mucho más intensos, mucho más agudos que los dolores físicos. A veces podríamos haber perdido el sentido de lo que es la carencia de todo respeto, la carencia de todo límite, de toda decencia. 

¡Cuántas obscenidades, cuántas groserías, cuántas vejaciones habrá escuchado Jesús! Él, de cuya boca jamás salió palabra hiriente, tiene que escuchar toda una serie de insultos y vejaciones sobre Él, sobre su Padre, sobre su familia… ¡Y todo, por mí!

¡Cuántos dolores -en lo espiritual- al verse abandonado por los suyos! ¿Dónde está Pedro?, ¿Dónde está Juan? “Prudentemente lo seguían”. ¿Dónde está Tomás, Andrés, Nathanael y Santiago? ¿Dónde están los que querían hacer llover fuego sobre la ciudad de Samaria por el simple hecho de que no recibían al Maestro?, ¿Dónde están, ahora que el Maestro no sólo no es recibido, sino que es condenado a muerte, abandonado, traicionado?

Traicionado por los suyos, mal interpretado, injuriado, calumniado. ¡Qué doloroso es ver que lo abandonan sus amigos, que es objeto de burlas soeces, que sufre golpes, malos tratos, despojos! ¡Qué heridas le causan en el alma la tristeza, el tedio, el miedo y las vejaciones!

Contemplemos la corona de espinas en la cabeza, la cara abofeteada y escupida y el cuerpo lleno de heridas. ¡Y todo, por mí! Vayamos sobre nosotros mismos y preguntémonos: ¿qué voy a hacer yo? Éste es el cuerpo de Cristo, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, ante el cual toda la Iglesia se arrodilla, y ante el cual todos los hombres han pasado por encima del respeto humano y le han ofrecido sus vidas.

Y ¿qué hay en el alma de Cristo? Antes de salir a la cruz, nos podría asustar ver su cuerpo. ¿Qué sentimiento podría surgir en nosotros al ver su alma? ¿Me atrevo a bajar ahí para ver qué hay en ella? Quizá nos podría asustar el ver la soledad y el desamparo en que se debate su alma. En el alma de Cristo está profundamente arraigada la soledad y el abandono.

Apliquemos esto a nuestra vida. Cristo acaba de sufrir todos los suplicios. Cristo está sufriendo el suplicio interior de la soledad y la incomprensión. ¿Qué capacidad tengo yo de acompañar a Cristo en su soledad y en su abandono? ¿Hasta qué punto he comprendido yo a Cristo en su misión? Me podré espantar quizá de que Pedro, Juan, Andrés, Santiago, no hayan comprendido a Cristo. ¿Y yo? Si Cristo estuviese en el calabozo y viese mi alma ¿se sentiría acompañado, se sentiría comprendido?

De cara a mi alma, ¿cuál es mi fuerza interior ante las incomprensiones que Dios permite en mi vida, por parte, incluso, de los más cercanos?

Debemos ser para los demás testigos de que la soledad del alma es redentora, de que la soledad del alma tiene una capacidad de fecundidad que, quizá muchas veces, nosotros no somos capaces de valorar porque no la hacemos tesoro junto a Cristo. Contemplemos a este Señor nuestro que tanto ha sufrido por nosotros, para aprender también que nosotros podemos sufrir por Él.

Autor: P. Cipriano Sánchez LC.


Cartago: Convento de Los Padres Capuchinos, “La fe en Jesús Nazareno”

Por: Mynor Esquivel

Fotos: Jorge Guzman Loria 


La imagen de Jesús Nazareno, antes del Terremoto de 1910, estaba situada en un hermoso altar artístico, de estilo corintio, los planos los había diseñado el P. Santiago Páramo, jesuita, y fue obsequiado por doña Dolores Jiménez de Sancho.

La cabeza y las manos de la imagen son de madera y ante el desconocimiento de su procedencia, la belleza y perfección de la escultura, las leyendas han llegado hasta nuestros días.

Cabe señalar que esta imagen tiene una quimera:

  • Una de las leyendas que se comenta es que el capellán de la Iglesiadeseaba contar con una imagen del Nazareno para que presidiera las procesiones de la Semana Mayor, pero la pobreza era grande y él no se atrevía a endeudarse, cuando recibió una carta de manos de una religiosa en la que de manera escueta decía que lo que tanto deseaba lo encontraría tras un determinado altar de la iglesia y allí, efectivamente encontró las manos y cabeza de la efigie. La religiosa era de ojos verdes, pelo castaño y de piel tersa. Y, cuando fue a buscarla no la encontró y decidió visitar un convento y le atendió la Madre Superioray este le explicó la situación y la monja le respondió “La hermana a quien usted busca tiene un año de haber fallecido”. Razón por la que regresó al templo y se inclinó frente al Altar Mayor y dijo: “Dios Mío: Gracias por hacer este milagro y por darnos una imagen tan bella de tu Hijo”.

Se desconoce cuándo esta imagen del Nazareno comenzó a utilizarse en las procesiones de la Semana Mayor.Empero, se conoce  que en 1917 existía un grupo de hombres conocidos como “Portantes de la Imagen del Nazareno” y que  en 1918, el Superior del Convento, Fray Dionisio de Llorens, fundó  “La Asociación de Caballeros de Jesús Nazareno”, cuyo objetivo era acompañarla Procesión del Silencio – o como se le conoce en San José, la del Prendimiento –con su imagen respectiva. Este grupo no tenía uniforme pues solo utilizaba una especie de turbante en la cabeza.

El número de asociados fue creciendo de manera paulatina y se transcribe textualmente lo publicado en “El Heraldo Seráfico” en 1921: “La Semana Santa ha sido celebrada con toda solemnidad y piadoso recogimiento, tanto en Cartago como en otras poblaciones. Debemos hacer mención especial a “ La Asociación de Caballeros de Jesús Nazareno” establecida en la iglesia de los Padres Capuchinos, a cuyo religioso entusiasmo se debe el esplendor que revistieron las actividades por ella organizadas”

Ignoramos la fecha exacta – escriben Fray Isidoro de Mezquiriz, Jorge Guzmán e Isaías Aguilar  ( QdDg) enla Antología Inéditade dicha orden – en quela Asociaciónpasó a llamarse “Hermandad de Jesús Nazareno”, no obstante, el señor Benito Morales (QdDg) quien fuese socio fundador contaba el éxito logrado porla Asociaciónestimuló al P. Pelegrín de Mataró y a Fray Federico de Barcelona ha transformarla en simulacro de Guardia Romana y que debidamente consultada la historia acerca de la indumentaria de los soldados romanos se funda esta Hermandad que a la fecha lleva 85 años de evangelización

En el año de 1942, el Director del Convento y, por ende, Director dela Hermandadseñala en una de sus memorias que en dicha Semana Santa hubo asistencia de, al menos, un centenar de miembros, quienes con gran devoción estuvieron presentes en las procesiones y sobre todo dieron una solemnidad,  pocas veces vista, en esta localidad.

El 28 de diciembre de 1954 falleció  Fray Dionisio de Llorens y en su lugar llegó ala Hermandad, como asesor espiritual, Fray Agustín de Barcelona y en una de las Asambleas Generales propuso el deseo de fundamentar jurídicamente ala Hermandady sacar de ella un rendimiento mayor a favor del bien espiritual de los asociados, elevando con ello,la Hermandada Cofradía dela Pasión.  Mociónque fue aceptada por todos sus miembros.

Y efectivamente el 1 de julio de 1956 fue aprobado el nuevo reglamento – redactado meses atrás porla Junta Directiva-por Monseñor Rubén Odio Herrera, Arzobispo de San José, y el 27 de septiembre del año mismo se erigía  canónicamentela Cofradíadela Pasión, afiliada ala Archicofradíade la misma en Roma documento rubricado por el Pbro. Pablo Luis de Jesús Crucificado, Secretario dela Casade Retiro de San Juan y San Pablo. Sobre esta imagen se tienden las siguientes quimeras:

Los autores de la memoria  señalan: ”Lo cierto es que el semblante de la imagen irradia profunda tristeza, su mirada brillante y conmovedora refleja dolor, tristeza, amargura y su demacrado rostro descubren la perfidia humana que se acervo en Jesús de Nazareth”.

Y, además: “La cabeza y las manos del Nazareno  son de madera así como su belleza y perfección la hacen una de las imágenes más veneradas de nuestra iglesia”.

“Muchas son las personas que se acercan a venerar esta imagen y a pesar de que se subyugan ante las anotadas características, pronto se sientan invitadas al recogimiento, la oración y la piedad”, señala don Jorge Guzmán Loria.

Esta imagen – según el analista Jorge Guzmán  – presenta mucha expresividad en sus ojos, cejas altas, mirada profunda , bigote corrido – no como otros nazarenos que tienen una separación – , barba en boluto, cabellera larga semi-rizada, boca entreabierta, aunque más cerrada que otras esculturas y además, pómulos definidos en lo que a gestos de dolor se refiere.

Mientras tanto, Elías Zeledón en su libro  Imágenes Costarricenses compila un artículo  deLa Prensa Libre del 25 de marzo de 1961 escrito por José Antonio Zavaleta que destaca la belleza de esta escultura y la suntuosidad con que en Cartago se conmemorala Procesión del Silencio.

“La Semana Santaen Cartago es la más notable. El Divino Nazareno – el de la túnica de múrice rica en filigranas de oro y seda – parece mirar a quienes se  postran  a sus pies custodiados por su guardia romana que engalana su belleza”, finaliza un fragmento de este comunicado.

El Nazareno permanece en un Altar que fue construido después del terremoto de 1910. En el primer altar que ocupó  esta Imagen fue una obra de gran valor artístico habiendo sido obsequiado por Doña Dolores Jiménez de Sancho. Su estilo corintio, fue sometido bajo los planos del Padre Santiago Páramo, más adelante, Jesuita notable y profesor del Colegio San Luis Gonzaga. El Padre Páramo, estudiante entonces en Guatemala, invitado por su condiscípulo Don Manuel Vicente Jiménez, levantó estos planos que luego fueron puestos en manos de un notable ebanista, Don Ramón Rivera quién lo construyó totalmente. El dorado fue puesto con lámina de oro por Don Ramón Gallardo. La obra terminada, siempre se consideró notable en su genero y muy superior a cuantas había entonces. El terremoto del 4 de mayo de 1910 terminó con esta obra escultórica. Actualmente ocupa el Nazareno un altar magnífico de estilo gótico, construido en los talleres del Convento bajo la competente dirección del Capuchino Fray Federico de Barcelona y con limosnas recogidas porla Hermandadde Jesús Nazareno, de la que era su Presidente Don Francisco Céspedes.

La Imagendel Nazareno es atendido durante todo el año por un grupo denominado Comité de Apoyo dela Virgende los Dolores, el cual se encarga de darle el mantenimiento correspondiente, tal como limpiar el altar, cambiarle los vestidos durante todo el año, además de confeccionarle las túnicas ya sea que se compre la tela o por donación, este Comité atiende también ala Virgende los Dolores.

En relación con el traje blanco que utiliza el Viernes Santo  señala que este traje tiene unas dos décadas y fue donado como parte de un exvoto.

Mientras tanto su resplandor fue donado porla Familia DelValle y ellos se encargan desde hace más de cinco décadas de dar mantenimiento gratuito a este resplandor. Hay quienes señalan que esta obra fue tallada allá por 1890 por el escultor costarricense, Serapio Ramos y esta  afirmación  es reiterada en escritos inéditos del Padre Walter Howell.

En el año de 1942, el Director del Convento y, por ende, Director dela Hermandadseñala en una de sus memorias que en dicha Semana Santa hubo asistencia de, al menos, un centenar de miembros, quienes con gran devoción estuvieron presentes en las procesiones y sobre todo dieron una solemnidad,  pocas veces vista, en esta localidad. Desde esas fechas se inició – según Alejandro Acevedo Meneses, encargado de la decoración del huerto en este templo  – esta tradición de hacer un huerto diferente cada año. “Como usted puede ver la imagen que se utiliza es la misma que se lleva el día del Prendimiento y el Santo Encuentro En los  últimos años – agregó – se ha omitido la figura del Ángel dela Confortaciónpara darle mayor revestimiento al Cáliz y,  por ende, a Jesús Nazareno”, finalizó..

Fotos Cortesia Hermandad  de Jesus Nazareno del Covento de los Padres Capuchinos.


San José, Costa Rica: NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD RÉGINA MÁRTYRUM

Franceso Di Palma

Imagen de candelero, de vestir de Virgen de la Soledad bajo la advocación de “Nuestra Señora de la Soledad Regina Martyrum”, conocida como “Régina”, “Régina Mártyrum” o “Reina de los Mártires”.

La cabeza y manos fueron confeccionadas en pasta y madera. Se uso la técnica de policromía del siglo XVIII en la cara y manos para darle mayor realismo. Su tez es morena simulando una mujer morisca, pintada al óleo llevando claro oscuro y sombreado con veladuras hechas a mano. Posee dos juegos de manos, unas abiertas y otras entrelazadas. Posee ojos color azules de cristal checoslovaco empañados con lágrimas de cristal de Murano.

La imagen mira de frente levemente inclinada hacia abajo. Su ajuar es de reina española, vestida a la usanza sevillana. Usa corona Imperial. La imagen es de autor desconocido, ingresó al país en el año 1927, procedente de Islas Canarias, España a un Oratorio Privado propiedad de la Familia Di Palma.”. Fue restaurada en el 2009 por el maestro José María Junco. Mide de la peana a la cabeza 180 cm. El maestro Danilo Rojas restauró nuestra amantísima titular para su salida procesional del 2012. Sale en un hermnosos Palio de pana alemana color negro con hermosos óleos y bordados rodeada de un esquisito exorno floral. Es cargada por treinta mujeres.

Nuestra Señora de la Soledades es la imagen Titular de la Hermandad Canónica del Señor del Gran Poder y procesiona en la Parroquia de San Pablo de Heredia en la Procesión del Santo Entierro.


Iglesia de la Merced: Un hermoso Cristo de la Misericordia

La imagen de Nuestro Señor de la Misericordia —Cristo Crucificado— bajo la custodia de la parroquia de Nuestra Señora de Las Mercedes es, quizá, la mejor obra del santero costarricense Manuel María Zúñiga y fue tallada en cedro en 1910.

Esta efigie mide 1,82 metros de estatura y tiene un rostro sumamente expresivo, el que refleja el momento de la Muerte de Nuestro Señor Jesucristo, como clamando al cielo, como haciendo un llamado al Creador y sentenciando sus siete palabras, que son un llamado a la reflexión del hombre para su propia redención.

Según comentó Miguel Romero, vecino del barrio Los Ángeles, esta imagen es la más venerada de la parroquia, tal y como lo dijo hace varios lustros el presbítero Reynaldo Pool (QdDg): “Esta imagen es ‘viva’, pues da la impresión de que Nuestro Señor está con nosotros viviendo su pasión y nos hace vivirla con él”.

Luego de varios minutos de estar en la iglesia para tomar unas fotografías del Cristo de la Misericordia, tuvimos la oportunidad de conversar con la señora Anabell López Rodríguez, vecina de Barrio Luján, quien señala que todos los sábados viene a dejar un ramo de rosas rojas a esta imagen, que prodiga diversos milagros.

“Observe la mirada que tiene, vea la herida del costado: parece real, y mire las flagelaciones que deja el escultor; se nota que conocía bien a Jesús. Por eso es que la considero como una gran obra, como la obra de un maestro”, dijo.

En el libro Lico Rodríguez, escultor de imaginería religiosa de Reymundo Méndez Montero, este explica: “Manuel María Zúñiga se toma a sí mismo como modelo para ejecutar el Cristo que está en la Parroquia de Nuestra Señora de Las Mercedes en San José”.

Pero esto no es nuevo, pues en el mismo libro se señala que Francisco Zúñiga tomó como modelo a su padre para plasmar el crucifijo en custodia de la iglesia de Nuestra Señora del Monte Carmelo; que José Zamora se inspiró en el ciudadano herediano Angelino Rodríguez para tallar el Cristo Crucificado de la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción.

Volviendo a la imagen, podría subrayarse que el Maestro Zúñiga también dejó plasmado su arte en la Catedral Metropolitana, al haber sido el escultor responsable de la conversión del Cristo Crucificado Yacente, tallado entre 1877 y 1878 por Lico Rodríguez, a solo Yacente, aproximadamente en 1920, al tiempo que en el taller de José Urgellés se realizaba la restauración del Santo Sepulcro.

Un dato a destacar es que la Parroquia de Nuestra Señora de las Mercedes fungió como Catedral de 1875 a 1878, cuando un 17 de abril se produjo una procesión en la que se condujeron a la nueva catedral: el sagrario deposito del Santísimo Sacramento, la Imagen del Patriarca San José y otras reliquias. Ese día, don Tomas Guardia condecora a Cristo Yacente con su banda presidencial.

 


Iglesia de Santa Teresita: El Señor de los prodigios


Mynor Esquivel y Sergio Barrantes

 

En el año de 1974, la comunicadora Norma Loaiza escribió que “cerca del año 1750 apareció en el país un joven peregrino que se ofreció a realizar una imagen del Cristo crucificado que fuese de madera y apta para revestir con sudarios de ricas telas el Cuerpo Sacro del Señor”.

Los vecinos le suministraron habitación y alimento al tallista o  “santero”, como se conocía en este pueblo dicho oficio, con la condición de que si la imagen satisfacía las exigencias del buen gusto, pero sobre todo, el sentimiento de devoción, entonces se le cancelaría el valor que podría costar una traída de Ecuador, o bien, de Guatemala. Si no satisfacía las demandas, solo se pagaría el valor de cinco jornales, para que pudiese así trasladarse a laborar a otra población.

Cuando el artista concluyó, era domingo, y el vecindario todo, al tañir de las campanas de la misión, se congregó frente a la casa donde estaba el escultor. En medio de la expectación, el joven empezó a descubrir —quitando un lienzo blanco— su trabajo y los concurrentes quedaron como erizados por la celeste aparición, cayeron de rodillas y con fervorosa pasión rezaron emocionados el Credo.

Terminada la oración propusieron premiarlo de generosa manera y hacer una ovación en su honor; sin embargo, este ya había desaparecido.

Ni el nombre ni su procedencia se lograron nunca conocer y los vecinos señalaron que “fue como un enviado de Nuestro Señor”, ya que solo así se podía explicar la belleza de tal obra, cuya expresión divina resaltaba dulzura y majestad revestida.

Pronto la imagen ganó centenas y, luego, miles de adeptos o devotos, y los milagros que hacía sucedían a cada instante; de allí el nombre de “Nuestro Señor de los Prodigios”.

Esta imagen, cuando está al aire libre —y es un aspecto que nadie puede explicar— derrama un curioso aroma a perfume de resinas. Los brazos tienen delicados goznes, con el propósito de poder ocupar la imagen como Yacente en el Santo Sepulcro. Esta imagen mide 1,75 metros y conserva su estructura y policromía originales. Cuenta con cuatro juegos de resplandores y coronas de espinas; tres son de plata y una de oro, así como con su cruz, hecha de cedro amargo.

No obstante, existe otra versión, y la cuenta Reymundo Méndez en su libro Lico Rodríguez, escultor de imaginería religiosa, quien señala que “esta imagen perteneció a la iglesia de San Ramón Nonato (…) y  trasladada por el Pbro. Clodoveo Hidalgo a sugerencia de su homólogo Zúñiga y se puede estimar que esta es la primera gran obra, por su tamaño, que hizo Lico Rodríguez en el año de 1860. Pues como se nota, presenta la misma inclinación del Cristo crucificado que está en Catedral Metropolitana”, añade el libro.

 


Jesús del Gran Poder, una hermosa talla costarricense

La Imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno de las Angustias y del Gran Poder: La portentosa Imagen del Nazareno fue en el año 2009 por el Taller de Franklin Zuñiga

Artífices del dolor. Ellos  materializan el claro sentido de la Pasión en el rostro de esta singular imagen y logró arrancar a la materia inerte en la creación de esta obra sacra, notas sublimes, equivalente al espasmo lírico fuertemente dramático de la Pasión y lo que es más, hondamente estético. Sin embargo, el rostro esculpido del Gran Poder no asoma el dolor violento, por lo contrario, se manifiesta resignado y sumido en una intensidad callada, como si estuviese ungido de la más alta dignidad. La imagen es presentada con porte erguido y vigor andante y tiene como misión el llevar el pesado madero de nuestros oprobios (pecados), pero  se escenifica con gallardía y fuerza. La imagen está completamente esculpida decorada su túnica morada con pan de oro. En su cabeza lleva tres potencias de plata de ley con baño de oro, rematada en su centro con una esmeralda.  Esta Imagen se presenta en varias estaciones de penitencia:

El primer acto de penitencia tiene lugar en la noche del Miércoles Santo, llamado de misterio, en la que se representa a Jesús sédente e implorante cargando con la cruz. El portentoso Nazareno lleva en la salida procesional y en solemnes celebraciones, tres potencias de plata dorada.

El Trono procesional consiste en una gran peana confeccionadas en madera de laurel y cedro amargo, de color vino y decorados sus extremos con molduras doradas. En cada esquina, del paso van situados un candelabro de un brazo, dando así mayor sobriedad a las andas de nuestro amantísimo titular. Es destacable el exorno floral que luce el Paso Misterio de hermosos arreglos florales confeccionados con especies tropicales, algo que le hace ser característico y único en nuestra Semana Santa. El Paso tiene 18 costaleros.

Las andas tienen una distribución de trabajaderas laterales, es decir, de costado para cargar de lado. Las trabajaderas son unos maderos a modo de vigas donde se apoya el costalero con la medición de una protección contra el roce en su hombro.  La protección que utiliza nuestros costaleros es de costal sevillano, que es una almohadilla asegurada con cuerdas.

En esta estación de penitencia se hace acompaña de Banda Musical con un repertorio de marchas de carácter eminentemente fúnebre de acuerdo con el trágico momento de la Pasión que representa el Misterio.  Mención especial es la marcha del “Duelo de la Patria”, obra del maestro costarricense, José Rafael Chávez Torres.

El segundo acto de penitencia se realiza en la noche del Jueves Santo y se le denomina: Jesús Preso. El Señor de las  Angustias y del Gran Poder viste túnica color morado bordada en pan de oro en las bocamangas, pecho y en los borde inferiores hasta rematar al centro. La imagen se representa maniatada con cuerdas en las manos y cintura.

Procesiona en las mismas andas utilizadas en el Miércoles Santo. En esta estación de penitencia se hace acompañar Banda Musical. Al titular le acompaña la imagen de la Santa Fe; imagen de mujer que representa la virtud de la fe. Sus vestiduras son blancas (túnica y manto); en la mano izquierda sostiene una Cruz y en la mano derecha porta un Cáliz Eucarístico.  A la Sagrada Imagen se le vendan los ojos, en razón de que la fe es ciega. Las andas son trasladadas por mujeres. Es destacable el exorno floral que luce el paso misterio a través de hermosos arreglos florales confeccionado en pomas, claveles, orquídeas y anturios, todos de color blanco.  Las mujeres visten de blanco rígido.

Paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno de las Angustias y del Gran Poder atado a la columna: este Paso Penitencial hace abandono de su sede en la madrugada del Viernes Santo a las 4:00 a.m. La imagen se representa maniatada con cuerdas a la columna y sus fieles y devotos cargan con la Cruz de los oprobios. Esta Estación de Penitencia va acompañada de Banda Musical.

Para participar en este acto, es imprescindible vestir la túnica blanca, con peto al frente, cinturón y medio capirote de color rojo sangre.

Paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno de las Angustias y del Gran Poder con el Madero Santo de la Cruz. Este Paso de estación hace abandono de su sede en la mañana del Viernes Santo. La imagen se representa maniatada con cuerdas en manos y cintura, cargando con el pesado madero de la cruz. En esta Estación de Penitencia se hace  acompañar de banda musical.

 

 

 


Parroquia Santa Barbara de Pavas: Una Virgen Dolorosa de talla costarricense

La sacra imagen de Nuestra Señora de los Siete Dolores +, en custodia de la Parroquia Santa Bárbara de Pavas , al oeste de la ciudad capital, es una obra escultórica de don Ricardo Sandoval conocido como el Lazarillo de Manuel María Zúñiga.

“Esta imagen la talle alla por la década de los sesenta y lo mas hermoso que tiene es su mirada, además de su mentón. Es una obra que utilizó modelo vivo….” expresó el escultor.

“Y a ti, Madre, una espada de dolor te atravesará el corazón…”

(Lucas 2,35)

Acto de Contrición

1. La profecía de Simeón (Lc 2, 25-35)

Madre tierna, que con tus quince años, cuando feliz ibas a presentar a tu Niño de cuarenta días al Templo de Jerusalén, padeciste un dolor intenso al oír, de los labios del Santo Profeta Simeón, que una “espada de dolor iba a atravesar tu Corazón”, haz que te ame cada día más y que cuando me toque presentarme ante el Trono divino para dar cuenta de mi vida, oiga a Jesucristo, Juez universal, decirme tiernamente: “He oído a mi Madre hablar de ti”. Ave María.

2. La persecución de Herodes y la huida a Egipto (Mt 2, 13-15)

Madre fuerte, por los dolores que padeciste al tener que huir a Egipto con Jesús Niño y José, haz que tenga un corazón atento para huir de todas las ocasiones de pecado y que la Sagrada Familia sea, en mi hogar, el ejemplo a seguir. Ave María.

3. Jesús perdido en el templo, por tres días (Lc 2, 41-50)

Madre de la esperanza, que junto a José sufriste muchísimo cuando perdieron por tres días a Jesús, de doce años, en el Templo de Jerusalén, llévame siempre de tu mano, como a un niño, para que no me pierda. Y si alguna vez, por mis errores, me alejo de ustedes, no descanse hasta encontrarlos nuevamente y poder hacer una buena y sincera Confesión, fuente de Gracia y de Divina Misericordia. Ave María.

4. Su encuentro con Jesús, cargado con la Cruz (Viacrucis, cuarta estación)

Madre de consuelo, que experimentaste un dolor tan fuerte al encontrar a tu querido Hijo con la Cruz a cuestas en la calle de la amargura, ayúdame a cambiar mi corazón para no aumentar más el peso de su Cruz con nuevas ofensas y pecados, causa de su muerte y de su tristeza. Que pueda ser para Jesús otro Cireneo. Ave María.

5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor (Jn 19, 17-30)

Madre dolorosa, por el sufrimiento inmenso que llenó todo tu ser cuando contemplabas a tu Hijo clavado en la Cruz, enséñame a aceptar, con paciencia, todas las cruces que estoy viviendo y las que me toquen vivir en el futuro, ofreciéndoselas con mucho amor por la conversión de los pecadores. Ave María.

6. María recibe a Jesús bajado de la Cruz (Mc 15, 42-46)

Madre del perdón, por esas lágrimas tuyas que se mezclaron con la Sangre de tu Hijo cuando lo recibiste muerto en tus brazos maternales, sé mi fortaleza para que pueda sostener con mi entrega a todos los que necesitan de mí, dándoles mi tiempo, mi cariño y todo mi amor. Ave María.

7. La sepultura de Jesús (Jn 19, 38-42)

Madre de amor eterno, por la soledad en que quedaste al dejar el cuerpo de tu Divino Hijo en el sepulcro, haz que siempre los tenga a Jesús y a ti por compañía, que no me olvide de que estamos de paso en este mundo y que comprenda que solo muriendo a mí mismo es que resucitaré a la Vida Eterna. Ave María.

 

Origen de la Devoción de los Siete Dolores de la Virgen Santísima

La devoción a los Siete Dolores de la Virgen María tiene su origen en diversas revelaciones privadas. En efecto, Ella comunicó a Santa Brígida de Suecia (1303-1373): “Miro a todos los que viven en el mundo para ver si hoy quien se compadezca de Mí y medite mi dolor; mas bollo poquísimos que piensen en mi tribulación y padecimientos. Por eso tú, hija mía, no te olvides de Mi que soy olvidada y menospreciada por muchos. Mira mi dolor e imítame en lo que pudieres. Considera mis angustias y mis lágrimas y duélete de que sean tan POCOS los amigos de Dios.” Nuestra Señora prometió que concederla siete gracias a aquellas almas que la honren y acompañen diariamente, rezando siete Ave Marías mientras meditan en sus lágrimas y dolores:

  1. “Yo concederé la paz a sus familias.”
  2. “Serán iluminados en cuanto a los divinos Misterios.”
  3. “Yo las consolaré en sus penas y los acompañaré en sus trabajos.”
  4. “Les daré cuanta me pidan, con tolde que no se oponga a la adorable voluntad de mi divina           Hijo a la salvación de sus almas.”
  5. “Las defenderé en sus batallas espirituales contra el enemigo infernal y las protegeré cada                     instante de ‘sus vidas.”
  6. “Las asistiré visiblemente en el momento de su muerte – verán el rostro de su Madre.”
  7. “He conseguido de mi Divino Hijo que todos aquellos que propaguen lo devoción a mis lágrimas  y dolores, sean llevadas directamente de esta vida terrena a la felicidad eterno ya que todos sus pecados serán perdonados y mi Hijo será su consuelo y gozo eterno.”

Igualmente, según San Alfonso María Liguorio, Nuestro Señor reveló a Santa Isabel de Hungría que El concedería cuatro gracias especiales a los devotos de los dolores de Su Madre Santísima..

  1. Aquellos que antes de su muerte invoquen o la Santísima Madre en nombre de sus                dolores, obtendrán una  contrición perfecto de todos sus pecados.
  2. Jesús protegerá en sus tribulaciones a todos los que recuerden esta devoción y los protegerá muy especialmente o lo hora de su muerte.
  3. Imprimirá en sus mentes el recuerdo de Su Pasión y tendrán su recompensa en el cielo.
  4. Encomendará a estas almas devotas en manos de María, a fin de que les obtenga todos los gracias que quiera derramar en ellos.

Meditar los siete Dolores de Nuestra Madre Santísima es una manera de compartir los dolores mas hondos He la vida de María en la tierra. Conforme vamos rezando un Padre Nuestro, siete o un Ave María y un Gloria al Padre cada vez, meditamos el dolor que Ella padeció junto a Su Hijo. Al mismo tiempo le pedimos que nos ayude a entender el mal que hemos cometido y nos lleve a un verdadero arrepentimiento. Al unir nuestros dolores a los de Maria, tal como [lía unió Sus dolores a los de Su Hijo, participamos en la redención de nuestros pecados y los reí mundo entero

La fiesta de Nuestra Señora de los Dolores se celebra el 15 de septiembre, al día siguiente de la Exaltación de la Santa Cruz. Al pie de la Cruz. donde una espada de dolor atravesó el corazón de María, Jesús nos entregó a Su Madre como Madre nuestra poco antes de morir, En respuesta a esta demostración suprema de Su amor por nosotros, digamos cada día de nuestras vidas: «Sí, Ella es mi Madre. Jesús. Yo la recibo y Te pido que me prestes Tu Corazón para Amar María como Tú la amas.

 


El Papa celebra misa de Domingo de Ramos tras regreso de gira

CIUDAD DEL VATICANO (AP) — El papa Benedicto XVI celebró misa con motivo del Domingo de Ramos —que da inicio a la Semana Santa de la Iglesia Católica— y trajo buenas noticias de Cuba en el ámbito religioso.

Tras su visita la semana pasada a la isla caribeña, La Habana aceptó la petición papal de que fuera feriado el Viernes Santo, que conmemora la muerte de Jesucristo.

El domingo, el Papa llegó a la Plaza de San Pedro en un jeep blanco antes del comienzo de la misa del Domingo de Ramos, que conemmora la llegada de Jesucristo a Jerusalén y con la que se inicia la Semana Santa.

Benedicto XVI parecía descansado tras su regreso de una gira agotadora de seís días en la que visitó México y Cuba. En el país caribeño, el Papa se entrevistó con el ex gobernante Fidel Castro y con el hermano de éste, el presidente Raúl Castro.

El pontífice, que cumplirá 85 años en dos semanas, tendrá una Semana Santa de intensas actividades, que incluirán servicios religiosos desde el jueves hasta el Domingo de Pascua.


La entrada de Cristo a Jerusalén. Domingo de Ramos. ¿Qué tanto soy capaz de seguir a este Cristo, que como rey, va a ser sacrificado por mí?

Manuel Murillo Garcia

El día de hoy para acompañar a Cristo en su pasión, su muerte y su resurrección, vamos a centrar nuestra reflexión en la entrada de Cristo a Jerusalén

La entrada Mesiánica de Jesús en Jerusalén, tal como la presenta San Juan, se encuentra centrada en un contexto muy particular. No hay que olvidar que los evangelios son una carga espiritual, teológica, de presencia de Cristo. Por así decirlo, son un retrato descrito.

San Juan ubica la entrada de Cristo en Jerusalén, por una parte, en el contexto de la unción de Betania, en la que se ha vuelto a hablar de la resurrección. Junto con este aspecto de la resurrección aparece, como sombra constante, la determinación de los sumos sacerdotes para deshacerse de Cristo. Y como un segundo trasfondo de la entrada de Cristo en Jerusalén está el contexto del discurso de Jesús sobre el grano de trigo que tiene que caer y morir para dar fruto.
Dice el Evangelio: “Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del Hombre. En verdad, en verdad os digo: si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere, da mucho fruto”. En el texto del grano de trigo se vuelve a repetir el mismo dinamismo que se encierra en la voz de “lo he glorificado”, junto con la conciencia clara de la presencia inminente de la pasión.

A nosotros nos llama mucho la atención que todo el misterio de la entrada de Jesús en Jerusalén quiera estar enmarcado en este contraluz de muerte y resurrección (el grano de trigo que muere para poder dar fruto), pero, independientemente de que pueda ser un poco literario, este contexto nos permite ver lo que es exactamente la entrada de Cristo en Jerusalén.

Por una parte vemos que el pueblo realiza lo que estaba escrito que tenía que realizar: “Esto no lo comprendieron sus discípulos de momento; pero cuando Jesús fue glorificado, se dieron cuenta de que esto estaba escrito sobre él, y que era lo que le habían hecho”.

Por otra parte, la voz del pueblo es un signo que indica lo que Cristo es verdaderamente: “Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel”. Sin embargo, como tantas veces sucede con Cristo, los hombres actúan sin saber que están actuando de una forma profética. El pueblo no sabe lo que hace, pero aclama el triunfo y el éxito maravilloso de un taumaturgo que resucitará. Además, las palabras de la gente tienen un total carácter de proclamación mesiánica, por la que Cristo se presenta como liberador de Israel. Y así, Cristo cumple un gesto mesiánico que Zacarías había profetizado: “No temas, hija de Sión; mira que viene tu Rey montado en un pollino de asna”. Cristo se sienta en el asno, aceptando con ello el que se le proclame Rey, realizando así la profecía de Zacarías.

Sin embargo, esto no obscurece su conciencia de que su mesianismo no es de tipo mundano, sino que esta unción como Mesías, esta proclamación, es el camino que lo va a llevar a la cruz. No hay que olvidar que el Mesías es el que resume, en sí mismo, todos los símbolos de Israel: el profeta, el sacerdote, el rey. Y como dijo el mismo Cristo, es el profeta que va a morir en Jerusalén, y es el sacerdote que llega hasta donde está el templo para ofrecer el sacrificio.

Pero, junto con esta visión externa que nos puede ayudar a preguntarnos: ¿qué tanto soy capaz de seguir a este Cristo, que como rey, profeta y sacerdote va a ser sacrificado por mí?, yo les invitaría a contemplar el alma de Cristo, el interior de Cristo en su entrada a Jerusalén.

El alma de Cristo tiene ante sí, con una gran claridad, el plan de Dios sobre Él. Cristo sabe que Dios ha querido unir su glorificación con el misterio de la pasión. Es una gloria que pasa a través de la infamia y del rechazo de los hombres, una gloria que pasa por la paradoja de los planes de Dios, una gloria que quiere pasar por la total donación del Hijo de Dios para la salvación de los hombres.

Cristo tiene claro en su alma este plan de Dios, y con toda libertad y con toda decisión, lo acepta. Él sabe que al ser proclamado Rey, y al entrar en Jerusalén como Mesías, está firmando la sentencia que le lleva al sacrificio, y sin embargo, lo hace. Entonces los fariseos comentaban entre sí: “¿Veis cómo no adelantáis nada?, todo el mundo se ha ido tras él”. Él sabe que la exaltación real que a Él se le dará cuando sea levantado, es la de la cruz, la del cuerpo para el sacrificio.

La cruz será su gloria de dominio, será su palabra profética de discernimiento y también será la unción con la que su cuerpo será marcado como sacerdote de la Nueva y Eterna Alianza. La cruz será su trono de dominio desde el que Él va a atraer a todos los hombres hacia sí mismo: “Y cuando yo sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí”. En su alma aparece el deseo de donarse, porque ha llegado la hora para la que había venido al mundo, la hora del designio de amor sobre la humanidad, la hora por la que Dios entre, de modo definitivo, en la vida de los hombres por la gracia de la redención.

Sin embargo, todos los sentimientos se van mezclando en Cristo. Así como es consciente de que ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del Hombre, es también consciente de que el grano de trigo tiene que caer en tierra para poder dar fruto: “Pero mi alma se turba, ¿y cómo voy a decir? ¡Padre, líbrame de esta hora! Pero es para esta hora que yo he venido al mundo.”

Podríamos terminar con una reflexión sobre nosotros mismos, sin olvidar que nuestra vocación cristiana también es una perspectiva de la luz que pasa a través de la cruz: Mi vocación es luminosa solamente cuando pasa a través de la cruz. Tiene que pasar por el mismo camino de Cristo: la aceptación generosa de la cruz, la aceptación generosa de los signos que nos llevan a la cruz.

Para Cristo, el signo de la entrada de Jerusalén, es el signo que le lleva a la cruz; para nosotros cristianos, nuestro Bautismo es un signo que nos indica, necesariamente, la presencia de la cruz de Cristo. Se trata de ser seguidor de Cristo, marcado con el signo indeleble de la cruz en el corazón y en la vida. El cristiano ha de ser capaz, como Cristo, de recoger los frutos de vida eterna del árbol fecundo de la cruz, para uno mismo y para sus hermanos.

Para quien juzga según Dios, la abnegación es Sabiduría Divina envuelta en el misterio de Cristo crucificado. No existe otro camino para ser seguidor de Aquél que no ha venido para ser servido sino para servir y dar su vida en rescate por muchos.

Toda la vida de Cristo, y particularmente su pasión, tiene un profundo significado de servicio para la gloria del Padre y para la salvación de los hombres. El Primogénito de toda criatura -al cual corresponde el primado sobre todas las cosas que son en el cielo y en la tierra-, el que viene en el nombre del Señor, el rey de Israel, se ha hecho siervo de todos los hombres y dado a muerte en rescate de sus pecados.

Cristo entra en Jerusalén; Cristo nos habla del grano de trigo, nos habla de ser exaltados en la cruz, y nos hace una pregunta que tenemos que responder: “¿Puedes beber del cáliz que yo beberé?.”

Autor: P. Cipriano Sánchez LC.


Domingo de Ramos: La Borriquita. – El Señor del Triunfo en Heredia

Luis Dobles Segreda

La mística aldea de San Francisco es la más dichosa en toda la Provincia de Heredia.

Ella, la humilde, la campesina aldehuela blanqueada de cal, tiene el privilegio de cuidar el asno sagrado en que ha de cabalgar Jesús, el Nazareno, para entrar a Jerusalén el Domingo de Ramos. Los doce hombres mayores del pueblo reciben como recompensa a sus virtudes el derecho a cuidar el manso animal. Cada fin de mes pasa de manos de un patriarca a manos de otro, para que sea guardado casi en olor de santidad.

A lo largo del año, manos cuidadosas de niños dulces y de viejos limpios de corazón, le soba el lomo, le peinan la crin, le dan maíz en guate y pasto fresco sobre el cuenco. Todo el año los chicos miran y remiran, con admiración embobada, el pollino sagrado sobre el cual va a cabalgar un día el Maestro.

Como se acercaba a Jerusalén, Jesús dijo a dos de sus discípulos: Id al pueblo que está ante vosotros. Cuando seáis entrados, hallaréis un asno atado, desatadle y me lo traéis. Si os dijeren: ¿qué hacéis? Responded: El Señor lo necesita y al instante os lo dejarán.

Y he aquí que el pueblo de San Francisco tiene el asno de Betphagué atado bajo el árbol de su piedad y espera día tras día un mes tras otro mes, acariciando aquella acémila, como a una novia, con la ilusión de que una mañana lleguen Ñor Esteban Cambronero y don Elías Quesada a desatarla para mostrar sobre ella al pálido Rabí de Galilea.

Porqué está escrito: he aquí que tu Rey vendrá a ti, lleno de dulzor sentado sobre un asno.

Ese domingo, con los primeros claros del alba, la plaza del pueblo se va hinchando de gente, que llegan del oeste de la provincia: son devotos de Santa Bárbara, de Flores, de Belén, de la Ribera, que llegan a San Francisco, endomingados, para sumarse al regocijo. Don Elías y Ñor Esteban conservan como un timbre tradicional, porque son mansos y honestos, el alto rango de montar al Nazareno sobre este asno y sostenerlo de ambos costados para que no caiga con el menudo trote.

Isaac Morales y Feliz Vargas tienen el derecho de llevar la brida; Chilo Sánchez de poner la silla. ¡Dichosos hombres que pueden santificar las manos en ese afán del que hablan todo el año como de un arduo negocio!

Ya caballero a la jineta, bajo su gran sombrero de teja y su amplia túnica violácea, orlada de oros, las gentes se apiñan y quieren ahogar la pobre bestia del Señor. Toso tienen el ansia de tocar sus lucias ancas, su hocico fragante a hierbas frescas, sus orejas asustadas y erguidas como antenas.

Vienen los niños primero, luego las mujeres, después los hombres, pero ninguno se ocupa de acariciar al Santo, todos santifican las manos pecadoras tocando la piel lustrosa del asno.

No tendrán dicha en el año aquellos que, indiferentes y engreídos, no quisieron poner las manos sobre la humilde bestia, agobiada bajo la montaña del cariño campesino.

Entonces comienza la procesión hacia la ciudad de Heredia, que es Jerusalén.

La tropa marcha en silencio, con unción beatifica, por un kilómetro que tiene la ruta.

Allá, ad portas, la ancha calle de iglesias está cerrada por un muro de cartón y lienzos alegóricos. Hasta él se acerca la respetuosa y muda caravana.

Del otro lado esperan los pueblos del Este de la Provincia: gentes de San Rafael, de Barba, de Santa Lucía, del Rincón, de la Lagunilla, de San Pablo.

Ellos vienen con palmas y con manojos de flores, pero aún permanecen en silencio.

A su cabeza está el señor Gobernador de la Provincia, con su verdeante levita de antiguo corte; el señor Comandante de Armas, en gran uniforme, y con pompones de pluma; el señor Cura, de regia casulla, con gruesos relieves dorados; en torno los frailes en revestidos de toda gala.

En todos los pechos se aposenta el silencio, ávido de captar la palabra sagrada.

Tres golpes secos da el fraile de San Francisco, llamando al muro, y el Párroco de Heredia levanta las manos sagradas y exclama:

–¡Hosanna al Hijo de Dios! ¡Bendito sea quien viene en nombre del Señor!

Entonces se abre el ancho y pintorreado portalón jerosolimitano. Abrense las navetas de los monaguillos, se agitan los blancos roquetes y el incienso sube a perfumar el aire con minúsculas nubes de aroma. La banda militar repica sus tambores y ataca alborotados pasacalles, todas las bocas cantan himnos de aleluya y las que no cantan sonríen para que se derrame el regocijo.

Las manos se agitan y las palmas benditas y las flores, alzadas como banderas, ponen una nota de color y de amor en el cortejo.

Dice Mateo:

“Y he aquí que el pueblo extendió sus manos a lo largo del camino. Otros cortaron ramas de los árboles y las esparcieron por el suelo, y toda la multitud, delante de Jesús y detrás de Jesús, gritaban:

–¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito sea quien viene en nombre del Señor!”

 


Costa Rica: Aclaración de la “vera” Hermandad del Gran Poder

Francesco Di Palma 

Todas aquellas personas y devotos del Señor del Gran Poder de la ciudad de Alajuela, les aclaramos que nuestra Hermandad Penitencial tiene su sede en la Parroquia de Heredia. …Ésta aclaración es necesaria, por incesantes llamadas telefónicas aseguran que nuestro Titular desfilaría en esa Diócesis, lo cual sería un honor, sin embargo, no es así.

La Hermandad Canónica del Señor del Gran Poder fue Eregida Canónicamente como Asociación Privada de Laicos mediante Decreto Canónico del 15.10.2008, emitido por la Santa Iglesia Catedral Metropolitana de San José y nuestra sede procesional está ubicada en la Parroquia de San Pablo de Heredia.

Asimismo aclaramos que nuestra Hermandad no ha solicitado donación alguna a nombre del “SEÑOR DEL GRAN PODER DE ALAJUELA”, por lo que les solicitamos a las personas contactadas, dirijirse directamente a la Santa Catedral de Alajuela para lo correspondiente. Nuestras reglas nos impiden solicitar donación alguna caso contrario, costeamos nuestras salidas procesionales con ventas de comida, colaboraciones de los Hermanos Cofrades y rifas, para atender nuestras necesidades y la ayuda social que ofrecemos. Nuestra Hermandad Penitencial dona esa ayuda econónica a la Sede Procesional.

Por tanto, aclaramos que únicamente existe, debidamente autorizada, una ÚNICA Asociación Privada de Laicos denominada “Hermandad del Señor del Gran Poder, Nuestra Señora de la Soledad Regina Martyrum, Nuestra Señora de las Penas en sus Misterios Dolorosos, la Negación de San Pedro Apóstol, San Juan Evangelista, Santa María Magdalena, Santa Mujer Verónica y Santas Mujeres de Jerusalen”. Come se indicó, goza de Decreto de Erección Canónica y su nombre está debidamente registrado con personería jurídica en el Registro Público.

Por tanto, nuestra Hermandad no se hace responsable de las actuaciones de terceras personas, que han utilizado nuestro nombre para requerir ayuda financiera, usando el buen nombre de nuestra Asociación. Insistimos, si han colaborado o les han requerido ayuda economica para financiar la Semana Santa de la Catedral de Alajuela usando nuestro nombre, informarlo de inmediato a la Santa Iglesia Catedral de Alajuela. Desde hace meses hemos advertido de esta situación en nuestra red social.

Lamentamos mucho esta situación, pero es necesario aclarar que nuestra Hermandad ha estado al servicio de Cristo y su Iglesia por más de 25 años y nunca hemos requerido ni donaciones o ayudas economicas para sufragar nuestras salidas procesionales.

Bendiciones a todos.

Junta de Gobierno de la Hermandad del Señor del Gran Poder.

 


Programa procesional Hermandad del Gran Poder

A nuestros devotos, amigos, creyentes y pueblo de Dios, les informamos que el Señor del Gran Poder saldrá a las calles a partir del

Miércoles Santo en en Santo Vía Crucis que se realizará alas 7:00 p.m., en la Parroquia de San Pablo de Heredia.

Jueves Santo, Jesús Preso 9:00p.m.,

Procesión del Encuentro 10:00 p.m.

Santo Entierro 6:00 p.m. saliendo de La Puebla a la Parroquia de Heredia. Les esperamos,


Oración a la Santísima Virgen de los dolores

Virgen Santísima de los Dolores que por voluntad del Padre compartiste con tu Hijo Jesucristo sus dolores y padecimientos por la Redención de todos los hombres enséñanos a saber asociar todos los sufrimientos de nuestra vida diaria a los de Jesucristo nuestro Salvador.
Ayúdanos a saber participar generosamente como Tú de la Cruz de Jesucristo tu Hijo, cumpliendo con fidelidad nuestros deberes de familia y de Bautizados.
Concédenos ya desde esta vida conquistar contigo junto con el dolor de la separación de tu Hijo, el gozo y la alegría de una gran fe en su resurrección.
Por el mismo Cristo nuestro Señor.
AMEN.

Semana Santa, tiempo de reflexión

Por: Costarricense Católico especial para Pasos de fe 

Que la Semana Santa sea para usted y los suyos momento de paz, reflexión, cambio y bendición

que nuestras miradas se claven en el Crucificado y en el meditar de su Pasión resucitemos a una vida nueva

MI DIOS Y MI REDENTOR

EN QUIEN ESPERO Y CONFÍO

POR TU PASIÓN JESÚS MÍO

ABRAZADME EN VUESTRO AMOR

NOTA: les adjunto dos postales hermosas para que compartan y un vía crucis sencillo y devoto

además abajo van unas oraciones interesantes para estos días

 

Te damos gracias, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno por Jesucristo, 

Hijo tuyo y Señor Nuestro.

Estamos preparando, en el ayuno y en el arrepentimiento, su paso a la Muerte; ante Él nos postramos llorando. Porque el día de nuestra Redención, el día de su Pasión, cuando él, Salvador y Señor Nuestro, entregado por nosotros a los judíos, sufrió el suplicio de la Cruz, fue coronado d espinas, fue abofeteado, objeto de múltiples sufrimientos en su carne, para Resucitar, por último, en virtud de su mismo poder.

En nuestro deseo de llegar con el corazón enteramente purificado a esos días santos, te suplicamos ¡Oh Dios Padre Nuestro! Que nos laves de todo pecado por amor de su Pasión vistiéndonos con la túnica inconsútil que simboliza la caridad que tú derramas sobre todos. Por medio de la caridad, te preparas, a ti mismo, en nosotros un sacrificio, y por medio de la abstinencia harás que nos acerquemos a la Sagrada Mesa con serenidad, libres de nuestros pecados.  Quiera Cristo el Verbo encarnado obtenernos todo esto para los santos días que se avecinan,  Él , a quien pertenece toda alabanza, todo poder y gloria por los siglos de los siglos.

(Prefacio Mozárabe, Liturgia CAL 52)

 

He fijado en ti la mirada, ¡Oh Cristo Crucificado!, te he visto ofrecerte como Víctima al Padre por las almas, y reconcentrándome en esa amplia visión de tu caridad, he comprendido la pasión de amor que tu alma sufrió y quiero entregarme como tú lo hiciste. Oh Maestro!, la hora de tu Pasión la llamabas TU HORA por ella habías venido, ella era el objeto de todos tus deseos!  Cuando se me presente un gran sufrimiento o un mínimo sacrificio, quiero pensar inmediatamente que también ha llegado mi hora, la hora en que me dispongo a dar pruebas de mi amor a ti, Señor, que “tanto me has Amado”.  (B. Elizabeth Catez cd. Cartas XII)

  

Antigüa Oración que se dice recito el Apóstol san Andrés cuando fue conducido al Martirio y viendo la Cruz donde iba a Morir comenzó a Exclamar:

¡Oh Cruz buena, que fuiste embellecida por los miembros del Señor, tantas veces deseada, solícitamente  querida, buscada sin descanso  y con ardiente deseo preparada! Recíbeme de entre los hombres y llévame junto a mi Maestro, para que por ti me reciba, Aquel que me redimió por ti muriendo. Amén

(Tomada del Misal Romano del Opus Dei)

 

No me pesa, Señor, haber faltado

Por el eterno mal que he merecido

Ni me pesa tampoco haber perdido

El cielo como pena a mi pecado.

Pésame haber tus voces despreciado

Y tus justos mandatos infringido,

Porque con mis errores he ofendido

Tu CORAZÓN, Señor Por mi llagado.

Llorar quiero mis culpas humillado,

Y buscar a mis males dulce olvido

En la Herida de Amor de tu Costado.

Quiero tu amor pagar, agradecido,

Amándote cual siempre me has amado

Y viviendo contigo arrepentido. Amén

(himno de Vísperas  de Martes en Cuaresma)

SEÑOR, considerando nuestras miserias y la promesa de su curación, 

respondemos inmediatamente:

HENOS AQUÍ en tu presencia, porque tú eres el Señor Dios Nuestro … hemos sido llamados, y hemos respondido: HENOS AQUÍ en tu presencia. Y mostraremos con los hechos que, habiendo prometido ser tuyos, NO nos sometemos a ningún otro fuera de ti, y decimos: Porque tú, Señor, eres nuestro Dios. En efecto, NO reconocemos a ningún otro dios:  no al vientre, como los glotones, cuyo dios es el vientre. No al dinero, como los avaros, porque la avaricia es idolatría. No divinizamos ninguna otra cosa ni la adoramos como a Dios, según hacen muchos ;  Tú, ¡oh Dios!  Estás por encima de todos, para todos, en todos, y estamos vinculados en la caridad que nos une a ti. Sí! La caridad nos une a Dios. Repetimos : HENOS AQUÍ en tu presencia, porque tú eres el Señor Dios Nuestro.

(oraciones de los primeros cristianos – Orígenes)

 

  

¡Oh Señor, Omnipotente y bonísimo! Mira las llagas con que mis pecados  me hirieron desde la infancia; lloro por el  tiempo perdido inútilmente. Mis fuerzas no bastan para sostenerme en la fatiga, pues se gastaron en vanidades. Y puesto que eres la fuente de toda bondad y misericordia, te conjuro a que tengas piedad y Misericordia, te conjuro a que tengas piedad y misericordia, te conjuro a que tengas compasión de mí. Toca mi corazón con la mano de tu Amor, pues eres el mejor de los médicos, consuela mi alma, pues eres el Buen Consolador.

(Celestial Revelación- Santa Brígida)

 

Oh Señor! El cristiano es un seguidor tuyo. Le asiste tu gracia, pero, a ejemplo tuyo, le es necesario el sufrimiento. Señor un Religioso, un Laico cristiano, un Sacerdote debe ser amigo de la Cruz. Caminando a tu luz, tendré siempre presente el pensamiento de que aquí abajo no tenemos ni tiempo ni lugar para buscar satisfacción ni placer.  Caminando como cristiano hacia la felicidad eterna, nunca llegaré a encontrar la felicidad en este valle de lágrimas. Sin embargo, ¡oh amado Maestro! Nuestros pensamientos están a veces confusos; estamos siempre a la espera de hallar alguna complacencia personal, de escuchar una palabrita de alabanza, de gozar de una pizca de estima, de alcanzar alguna amistad en nuestro ambiente, de gustar de algún consuelo o dulzura en la oración… Señor, dame el consuelo y la satisfacción, si ellos contribuyen a mi salvación; pero dame, sobre todo, el amor y el gusto del mortificación y de la CRUZ.

 

(san E. Poppe miembro de la Guardia de Honor – Intimidades Espirituales)

  

SEÑOR JESUCRISTO, TÚ QUE ERES JUNTAMENTE DIOS SALVADOR DE LOS HOMBRES Y HOMBRE OMNIPOTENTE CABE DIOS; YO TE INVOCO, TE ALABO Y TE SUPLICO. ACÉRCATE A MÍ CON TU INDULGENCIA, CON TU COMPASIÓN Y CON TU PERDÓN. PON EN MI CORAZÓN LOS DESEOS QUE SÓLO TU PUEDES SACIAR;  EN MIS LABIOS, LAS PLEGARIAS QUE SÓLO TÚ PUEDES ESCUCHAR;  EN MI CONDUCTA, LAS ACCIONES QUE SÓLO TÚ PUEDES BENDECIR.

 

ORACIÓN DEL ANTIGÜO SAGRADO MISAL MOZÁRABE

 

 

“¿Qué cosa puede haber más grande que proclamar tu PODER , Oh Señor Nazareno!? Tú has quebrantado las puertas del Infierno y has llevado al cielo al hombre caído por envidia del demonio…

La fuente feliz que broto de tu Costado ha arrastrado el cúmulo de nuestros pecados y desde tus Sagrados Altares distribuyes a los regenerados el alimento  necesario para la Vida Eterna”

Del Antigüo Sacramentario Gelasiano

 

 “Acuérdate  de mí en tu reino, porque estoy crucificada contigo, porque he macerado mi carne con tu temor y temblando delante de tu Juicio. Que el abismo no me separe de tus elegidos… No te acuerdes más de mis pecado, si he faltado por la debilidad de mi naturaleza, de palabra, obra o pensamiento, perdóname, pues que tienes poder de perdonar los pecados de la Tierra. Que al deponer la vestidura del cuerpo, se encuentre mi alma sin culpa. Más aún¸ dígnate recibir en tus manos mi alma sin culpa y sin mancha como una ofrenda agradable”  

Santa Macrina – Oraciones de los primeros cristianos

  

Eres rico, Señor y en misericordia, purificas a todos los pecadores de sus culpas. ¡Purifícame con el hisopo, ten piedad de mí! Concédeme tu Misericordia, como el publicano y a la pecadora. ¡Oh Cristo, que limpias a los pecadores de sus culpas, y acoges a todos los que hacen penitencia, Redentor del género Humano, sálvame por tu Misericordia …

Mis pecados me han aplastado contra el suelo y me han derribado de la altura en que estaba. Me he precipitado en mi propia ruina como un abismo. ¿ quién podrá devolverme mi prístina belleza sino TU, ¡Oh Creador Sapientísimo!, que me plasmaste desde el principio  a tu imagen y semejanza?  Voluntariamente me he convertido en cómplice del demonio y en esclavo del pecado. ¡Líbrame, Señor, por tu Misericordia ten piedad de mí!…

Sé que tu gracia ha dicho a los pecadores: Llamad y os responderé, pulsad y os abriré. YO llamo como la pecadora del Evangelio, suplico como el publicano y como todo el hijo pródigo. He pecado contra el cielo y contra ti.

¡Oh Salvador!, libra a mi alma del pecado, porque mis culpas han despertado tu cólera, ten piedad de mí  por tu Misericordia. 

(oraciones de los primeros cristianos – Himno Penitencial)

  

Dios Mío! Son innumerables las veces que he obrado como si fuera dueño de mí mismo portándome  como un rebelde, buscando, no la tuya, sino mi propia satisfacción. Me he endurecido hasta el punto de No darme cuenta ya de mi error, de no sentir ya horror por el pecado, de no odiarlo ya y temerlo, como debiera. El pecado no produce en mi ni aversión ni repugnancia : al contrario, en lugar de indignarme como un insulto dirigido a Ti, me tomo la libertad de juguetear con él, y aunque no llego a pecar gravemente, me adapto sin gran dificultad a faltas más leves . ¡Dios Mío, qué espantosamente distinto estoy de cómo debiera ser!

(J.H.Newman – Madurez Cristiana)

 

Virgen de Dolores

Para mi eterna calma:

Permíteme llorar cuando tu lloras

Y no apartes tus ojos de mi alma

 

María madre mía

Amargo mar del tormento

Ruega por mí en mi agonía

Y has que en mi último aliento

Alma y voz te llamen Ave María!

  

Oh Señor Jesucristo! Sumo Sacerdote, que volviste a darnos la vida con tu Muerte Preciosa, aleja de mí con la eficacia de tu presencia, en y por la virtud del Espíritu Santo todas las insidias del enemigo, rompe en mí todas las ataduras del pecado, y , por tu Misericordia, mantén apartada lejos de mi toda ceguedad de corazón. Que tu perfecta caridad Oh Cristo! Me haga triunfar virilmente de toda tentación… que tu luminosa Verdad me guíe y me haga caminar a tus ojos con la sinceridad de un corazón perfecto. Que, por tu gracia, mi conducta sea tal, que merezca yo ser templo de Dios, morada del Espíritu Santo. (santa Gertrudis – ejercicios)

 

 

“ Gloria a ti, Oh Cristo Resucitado , Luz de Verdad y Sol de Justicia, que has venido a morar en tu iglesia y ella ha quedado iluminada, has venido a tu creación y ella refulge toda entera. Los pecadores se han acercado a ti y han sido purificados. Los fugitivos y dispersos se han vuelto a encontrar. Los ciegos te han visto y sus ojos se han abierto; hasta las almas tenebrosas se ha aproximado a la luz. Los muertos han oído tu voz y se han levantado; los prisioneros y esclavos han sido liberados; los pueblos dispersos se han reunido. Tú eres luz sin ocaso; eres mañana esplendorosa que no conoce atardecer. Que se abran los ojos de nuestros corazones a tu luz y la aparición de tu aurora sea para nosotros guía hacia el bien. Sean prisioneros de tu amor nuestros sentidos; y pues que nos has hecho dignos, por tu Misericordia, de huir de las tinieblas  nocturnas y de acercarnos a la luz matinal , haz que, por tu palabra viva y todopoderosa, disipemos como humo las aflicciones que nos asedian, y por la sabiduría que nos viene de Ti, triunfemos de todas las astucias del Maligno, nuestro enemigo, que busca presentársenos   como ángel de luz. Protégenos, Señor; haz que no seamos tentados a hacer obras de oscuridad y de muerte; sino que nuestra mirada no se aparte nunca de tu luz fulgurante y nuestra conducta esté regulada por tus preceptos.

(de la Liturgia Oriental)

 

 


Hoy se conmemoran los Siete Dolores de María Santísima


“Y a ti, Madre, una espada de dolor te atravesará el corazón…”

(Lucas 2,35)

Acto de Contrición

1. La profecía de Simeón (Lc 2, 25-35)

Madre tierna, que con tus quince años, cuando feliz ibas a presentar a tu Niño de cuarenta días al Templo de Jerusalén, padeciste un dolor intenso al oír, de los labios del Santo Profeta Simeón, que una “espada de dolor iba a atravesar tu Corazón”, haz que te ame cada día más y que cuando me toque presentarme ante el Trono divino para dar cuenta de mi vida, oiga a Jesucristo, Juez universal, decirme tiernamente: “He oído a mi Madre hablar de ti”. Ave María.

2. La persecución de Herodes y la huida a Egipto (Mt 2, 13-15)

Madre fuerte, por los dolores que padeciste al tener que huir a Egipto con Jesús Niño y José, haz que tenga un corazón atento para huir de todas las ocasiones de pecado y que la Sagrada Familia sea, en mi hogar, el ejemplo a seguir. Ave María.

3. Jesús perdido en el templo, por tres días (Lc 2, 41-50)

Madre de la esperanza, que junto a José sufriste muchísimo cuando perdieron por tres días a Jesús, de doce años, en el Templo de Jerusalén, llévame siempre de tu mano, como a un niño, para que no me pierda. Y si alguna vez, por mis errores, me alejo de ustedes, no descanse hasta encontrarlos nuevamente y poder hacer una buena y sincera Confesión, fuente de Gracia y de Divina Misericordia. Ave María.

4. Su encuentro con Jesús, cargado con la Cruz (Viacrucis, cuarta estación)

Madre de consuelo, que experimentaste un dolor tan fuerte al encontrar a tu querido Hijo con la Cruz a cuestas en la calle de la amargura, ayúdame a cambiar mi corazón para no aumentar más el peso de su Cruz con nuevas ofensas y pecados, causa de su muerte y de su tristeza. Que pueda ser para Jesús otro Cireneo. Ave María.

5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor (Jn 19, 17-30)

Madre dolorosa, por el sufrimiento inmenso que llenó todo tu ser cuando contemplabas a tu Hijo clavado en la Cruz, enséñame a aceptar, con paciencia, todas las cruces que estoy viviendo y las que me toquen vivir en el futuro, ofreciéndoselas con mucho amor por la conversión de los pecadores. Ave María.

6. María recibe a Jesús bajado de la Cruz (Mc 15, 42-46)

Madre del perdón, por esas lágrimas tuyas que se mezclaron con la Sangre de tu Hijo cuando lo recibiste muerto en tus brazos maternales, sé mi fortaleza para que pueda sostener con mi entrega a todos los que necesitan de mí, dándoles mi tiempo, mi cariño y todo mi amor. Ave María.

7. La sepultura de Jesús (Jn 19, 38-42)

Madre de amor eterno, por la soledad en que quedaste al dejar el cuerpo de tu Divino Hijo en el sepulcro, haz que siempre los tenga a Jesús y a ti por compañía, que no me olvide de que estamos de paso en este mundo y que comprenda que solo muriendo a mí mismo es que resucitaré a la Vida Eterna. Ave María.

 

Origen de la Devoción de los Siete Dolores de la Virgen Santísima

La devoción a los Siete Dolores de la Virgen María tiene su origen en diversas revelaciones privadas. En efecto, Ella comunicó a Santa Brígida de Suecia (1303-1373): “Miro a todos los que viven en el mundo para ver si hoy quien se compadezca de Mí y medite mi dolor; mas bollo poquísimos que piensen en mi tribulación y padecimientos. Por eso tú, hija mía, no te olvides de Mi que soy olvidada y menospreciada por muchos. Mira mi dolor e imítame en lo que pudieres. Considera mis angustias y mis lágrimas y duélete de que sean tan POCOS los amigos de Dios.” Nuestra Señora prometió que concederla siete gracias a aquellas almas que la honren y acompañen diariamente, rezando siete Ave Marías mientras meditan en sus lágrimas y dolores:

  1. “Yo concederé la paz a sus familias.”
  2. “Serán iluminados en cuanto a los divinos Misterios.”
  3. “Yo las consolaré en sus penas y los acompañaré en sus trabajos.”
  4. “Les daré cuanta me pidan, con tolde que no se oponga a la adorable voluntad de mi divina           Hijo a la salvación de sus almas.”
  5. “Las defenderé en sus batallas espirituales contra el enemigo infernal y las protegeré cada                     instante de ‘sus vidas.”
  6. “Las asistiré visiblemente en el momento de su muerte – verán el rostro de su Madre.”
  7. “He conseguido de mi Divino Hijo que todos aquellos que propaguen lo devoción a mis lágrimas  y dolores, sean llevadas directamente de esta vida terrena a la felicidad eterno ya que todos sus pecados serán perdonados y mi Hijo será su consuelo y gozo eterno.”

Igualmente, según San Alfonso María Liguorio, Nuestro Señor reveló a Santa Isabel de Hungría que El concedería cuatro gracias especiales a los devotos de los dolores de Su Madre Santísima..

  1. Aquellos que antes de su muerte invoquen o la Santísima Madre en nombre de sus                dolores, obtendrán una  contrición perfecto de todos sus pecados.
  2. Jesús protegerá en sus tribulaciones a todos los que recuerden esta devoción y los protegerá muy especialmente o lo hora de su muerte.
  3. Imprimirá en sus mentes el recuerdo de Su Pasión y tendrán su recompensa en el cielo.
  4. Encomendará a estas almas devotas en manos de María, a fin de que les obtenga todos los gracias que quiera derramar en ellos.

Meditar los siete Dolores de Nuestra Madre Santísima es una manera de compartir los dolores mas hondos He la vida de María en la tierra. Conforme vamos rezando un Padre Nuestro, siete o un Ave María y un Gloria al Padre cada vez, meditamos el dolor que Ella padeció junto a Su Hijo. Al mismo tiempo le pedimos que nos ayude a entender el mal que hemos cometido y nos lleve a un verdadero arrepentimiento. Al unir nuestros dolores a los de Maria, tal como [lía unió Sus dolores a los de Su Hijo, participamos en la redención de nuestros pecados y los reí mundo entero

La fiesta de Nuestra Señora de los Dolores se celebra el 15 de septiembre, al día siguiente de la Exaltación de la Santa Cruz. Al pie de la Cruz. donde una espada de dolor atravesó el corazón de María, Jesús nos entregó a Su Madre como Madre nuestra poco antes de morir, En respuesta a esta demostración suprema de Su amor por nosotros, digamos cada día de nuestras vidas: «Sí, Ella es mi Madre. Jesús. Yo la recibo y Te pido que me prestes Tu Corazón para Amar María como Tú la amas.


Semana Santa en la Parroquia San Blas Nicoya

VIERNES 30 DE MARZO (Templo Colonial)

 

6:00 PM: Santa Misa.

7:00 PM: Procesion con la Imagen de la Dolorosa hacia El Barrio El Carmen.

 

SABADO 31 DE MARZO (Templo Parroquial)

 

6:00 PM: Santa Misa

7:00 PM: Procesion con la Imagen del Señor del Triunfo hacia el Barrio La Cananga

 

DOMINGO 1 DE ABRIL (DOMINGO DE RAMOS)

 

7:00 AM: Santa Misa en el Templo Parroquial.

8:30 AM: Inicio de la Santa Misa en el Barrio la Cananga con la Bendicion de las Palmas y Procesion con el Señor del Triunfo hacia el Templo Parroquial  ( Esta es la unica procesion de caracter obligatorio, la misa inicia con la procesion y no en el Templo, por consiguiente primero se asiste a la procesion y luego se ingresa al Templo)

6:00 PM: Santa Misa en el Templo Parroquial.

 

LUNES 2 DE ABRIL (LUNES SANTO)

 

Confesiones de 9:00 AM  a 12:00 MD (Templo Colonial)

Confesiones de 2:30 PM a 5:30 PM ( Templo Colonial)

6:00 PM: Santa Misa y Ultimo ejercicio de los 7 Lunes

 

MARTES 3 DE ABRIL (MARTES SANTO)

 

Confesiones de 9:00 AM  a 12:00 MD (Templo Colonial)

Confesiones de 2:30 PM a 5:30 PM ( Templo Colonial)

6:00 PM: Santa Misa y Solemne Via Crucis alrededor del Parque Recaredo Briceño iniciando en el  Templo Colonial y guiado por el Cura Parroco…

 

MIERCOLES 4 DE ABRIL (MIERCOLES SANTO)

 

10:00 AM: Solemne Eucaristia Crismal en la Catedral de Tilarán prescidida por Monseñor Vittorino Girardi Stellin Obispo Diocesano de Tilaran-Liberia y concelebrada por todos los sacerdotes de la Diocesis, en la cual se hara la bendicion de los Santos Oleos que seran distribuidos en todas las parroquias de nuestra Diocesis de Tilarán-Liberia.

6:00 PM: Santa Misa en el Templo Colonial  y Procesion con la Imagen Colonial de Jesus del Perdon.

 

JUEVES 5 DE ABRIL ( JUEVES SANTO) SANTO TRIDUO PASCUAL

A partir de este dia las Celebraciones Liturgicas se realizaran en el Templo Parroquial

 

9:30 AM: Eucaristia para los adultos mayores y enfermos. Se les dara el sacramento de la uncion de los enfermos.

7:00 PM: Santa Misa de la Ultima Cena del Señor y Lavado de los pies a los Apostoles e Institucion de la Eucaristia, luego procesion del Santisimo hacia el Monumento. La distribucion para la oracion al santisimo sera la siguiente:

 

8:30 a 9:00 PM: 1era y 2da Comunidades y Legionarias                      

 9:00 a 9:30 PM: 3ra y 4ta Comunidades y Vicentinas

 9:30 a 10:00 PM: 5ta, 6ta y 11ava Comunidades y Pastoral Juvenil

10:00 a 10:30 PM: 7ma, 8va, 9na y 10ma Comunidades y Movimiento Familiar Cristiano

10:30 a 11:00 PM: Cura Parroco

11:00 PM: Procesion del Silencio con la Imagen del Nazareno hacia El Pretorio en Barrio el Carmen

 

VIERNES 6 ABRIL (VIERNES SANTO)

DIA DE AYUNO Y ABSTINENCIA

 

10.00 AM: Procesion del Encuentro con la Imagen de Jesus Nareno, La Dolorosa, San Juan y San Pedro, la samaritana, las mujeres biblicas y el cirineo saliendo del Barrio El Carmen y culminando en el Templo Parroquial.

3:00 PM: Solemne Liturgia de la Pasion de Cristo y Adoracion de la Santa Cruz

5:00 PM: Rito del descendimiento y entonacion del Duelo de la Patria interpretado por la Banda Municipal de Nicoya. Posteriormente Procesion del Santo del Santo Entierro, con la participacion de los apostoles, las 7 palabras, las mujeres biblicas y las tres Marias, recorriendo las principales de Nicoya y culminado en Templo Colonial con la entonacion del Duelo de la Patria con la Banda Municipal de Nicoya…

 

SABADO 7 ABRIL (SABADO DE GLORIA)

 

7:OO AM: Rezo de Laudes (Templo Colonial)

5:00 PM: Procesión de la Soledad saliendo del Templo Colonial con las Imagenes de la Virgen de la Soledad y San Juan, acompañan los 12 apostoles, las tres marias, las mujeres biblicas y las 7 palabras.

8:00 PM: Solemne Vigilia Pascual 

11:30 PM: Solemne Vigilia Pascual de las comunidades  Neo-Catecumenales

 

DOMINGO 8 ABRIL (DOMINGO DE RESURRECCION)

 

9:00 AM: Santa Misa de Resurreccion y Procesion con la Imagen del Resuscitado

6:00 PM: Santa Misa de Resurreccion y Procesion con Jesus Sacramentado alrededor del Templo Parroquial.

 

 

ALELUYA!!!! ALELUYA LA MUERTE VENCIDA ESTA!! JESUS RESUCITO!!!

 

 

Se hace mencion de que el domingo de ramos y el domingo de resurreccion no habra eucaristia en Barrio los Angeles hasta el domingo despues de semana santa!!!


Programa de Semana Santa en Ciudad Colon

8:30am. Bendicion de Ramos en la Farmacia Mora, 200mts Este y 50mts Sur.

10am. Santa Misa.

4pm. Santa Misa.

6pm. Santa Misa.

 

* Lunes Santo – 2 de Abril *

2:30pm. Confesiones en la Casa Cural.

6pm. Santa Misa. Ejercicio de los 7 Lunes.

7:30pm a 9pm. Confesiones en la Casa Cural.

 

* Martes Santo – 3 de Abril *

2:30pm. Confesiones en la Casa Cural.

6pm. Santa Misa.

7:30pm a 9pm. Confesiones en la Casa Cural.

 

* Miércoles Santo – 4 de Abril *

Estará abierto el Huerto toda la tarde en el Antiguio Mercado.

6pm. Santa Misa.

7pm. Solemne Vía Crucis Parroquial, alrededores del Parque de Mora.

 

 

* Jueves Santo – 5 de Abril *

Seguira abierto el Huerto hasta las 12md.

9am. Solemne Misa Crismal en la Catedral Metropolitana.

6pm. Solemne Celebracion de la Ultima Cena del Señor, en el Templo Parroquial.

10pm. Solemne Cortejo Procesional del Silencio, sale del Templo Parroquial rumbo al Sector Barrio Fatima.

 

* Viernes Santo – 6 de Abril *

8:30am. Rezo de Laudes.

10am. Solemne Procesion del Encuentro. Rutas: Jesus Nazareno: Saldra del Sector Barrio Fatima. Virgen Dolorosa: Saldra del Templo Parroquial. El Calvario se encontrara ubicado 200mts Sur de la Pulperia La Estrella. El Sagrado Encuentro sera del Banco de Costa Rica 100mts Este.

4pm. Celebracion de los Santos Oficios de la Pasion del Señor. Templo Parroquial.

6pm. Piadosa Procesion del Santo Entierro. Saldra del Calvario rumbo al Templo Parroquial.

 

* Sabado Santo – 7 de Abril *

3pm. Procesion con la Imagen de Ntra Sra de la Soledad.

8pm. Solemne Vigilia de Pascuas.

11pm. Alegre Procesion con la Imagen del Señor Resucitado en los alrededores del Templo.

 

* Domingo de Resurrecion – 8 de Abril *

9:30pm. Santa Misa. Sector Ntra Sra del Cobre.

11am. Procesion Eucaristica hacia las Antiguas Gradas del Templo.

4:30pm. Santa Misa.

 


SEMANA SANTA 2012, PARROQUIA SAN ANTONIO DE PADUA, PLAYA HERMOSA, GUANACASTE.

Luis Fernando Campos Vargas
DOMINGO DE RAMOS
(1 DE ABRIL)
8:30 a.m. Misa y procesión de Ramos. La procesión sale del Super Dayi hacia el templo.
9:00 a.m. Misa y procesión de Ramos en Hotel Nacascol
10:30 a.m. Misa y procesión de Ramos en Playa Panamá.
12:30 p.m. Misa en Hotel Condovac La Costa.
3:00 p.m. Misa y procesión de Ramos en Alto Roble.

MARTES SANTO
(3 DE ABRIL)
3:00p.m. Confesiones en Hotel Condovac La Costa
7:00 p.m.Misa y confesiones en Playa Hermosa

MIERCOLES SANTO
(4 DE ABRIL)
10:00 a.m. Misa Crismal en la Catedral de Tilarán.
7: 00 p.m. Misa y unción de los enfermos.

JUEVES SANTO
(5 DE ABRIL)
5:00 p.m. Misa en Playa Panamá. Celebración de la Cena del Señor. Lavatorio de los pies.
5:00 p.m. Misa en Hotel Nacascol. Celebración de la Cena del Señor. Lavatorio de los pies.
7:00 p.m. Misa en Hotel Condovac La Costa. Celebración de la Cena del Señor. Lavatorio de los pies.
7:00 p.m. Misa en Playa Hermosa. Celebración de la Cena del Señor. Lavatorio de los pies. Vigilia de
adoración a Jesús Sacramentado.

VIERNES SANTO
(6 DE ABRIL)
9:00 a.m. Viacrucis. En la playa iniciando en la primera entrada a Playa Hermosa.
10:00 p.m. Viacrucis. Hotel Condovac La Costa.
3:00 p.m. Viacrucis. Hotel Nacascol
7:00 p.m. Playa Hermosa. Adoración de la Cruz.
8:00 p.m. Procesión del silencio por la playa.

SABADO SANTO
(7 DE ABRIL)

6:00 p.m. Celebración de la Vigilia Pascual en Alto Roble.
6:00 p.m. Celebración de la Vigilia Pascual en La Cascada.
8:00 p.m. Celebración de la Vigilia Pascual en Playa Panamá.
8:00 p.m. Celebración de la Vigilia Pascual en Playa Hermosa.

DOMINGO DE RESURRECCION
(8 DE ABRIL)
9:00 a.m. Misa de Resurrección del Señor en Playa Hermosa.
10:00 p.m. Misa de Resurrección del Señor en Hotel Nacascol.
12:30 p.m. Misa de Resurrección del Señor en Hotel Condovac La Costa.


San José, Costa Rica, Catedral Metropolitana: Hermandad de San Pedro y San Juan

Semana Mayor, siempre con Fe y devociòn. Esta hermandad nace por el legado de Don Miguel Romero Serrano, un hombre de valores cristianos muy sòlidos, que desde los años 50`s teniendo la edad de 17 años, se acercò a la Catedral Metropolitana y pudo cargar en hombros la imagen de San Juan en la Procesiòn del Encuentro; sintiendo una sensaciòn indescriptible y un llamado a seguir participando.
Don Miguel siguiò alzando las imàgenes durante toda su vida, siempre acompañado de su hijo Miguel y cuando nacieron sus nietos Miguel y Carlos, les inculcò desde pequeños, una gran devociòn y cariño a estas; logrando que ellos tomaran su camino al igual que Èl, de llevar sobre sus hombros y con Fe estas mismas imàgenes que desde el año de 1950, Don Miguel y en los años 70`s su hijo Miguel cargaron siempre con mucha fuerza.
Asì es como sus nietos Miguel primero en 1993 y Carlos en el 2001 respectivamente, cargan por vez primera, y desde esos momentos, sienten la necesidad de que a èstas se les dè el lugar que se merecen; y es asì como en el año 2006, se empieza a gestar la idea de organizar en una forma màs ordenada al grupo de personas que alzan, y ya para el 2007, que fue el año en que las procesiones tomaron la relevancia de muchos años atràs, el grupo va tomando fuerza y ya para el 2009, las personas que alzan van uniformadas; tal y como lo hacen la Hermandad del Santo Sepulcro y la Cofradìa de Nuestra Señora de La Soledad, y para el año 2010, a este grupo se le denomina la Hermandad de San Pedro y San Juan, llegando cada año nuevas personas entre hombres y mujeres, que unièndose a los hermanos Romero, y junto a las personas que tienen varios años de estar con ellos alzando, siguen el legado que Don Miguel Romero Serrano (que ya goza del descanso eterno desde Agosto del 2010); dejò y que esperamos sigua por muchos años màs.

Silencio ante el Sepulcro: Su antología


Presentación

 

La Semana Mayor es uno de los acontecimientos de mayor vistosidad y devoción en la religiosidad piadosa de los pueblos costarricenses. La misma es un lapso privilegiado en que la Iglesia anuncia la Buena Nueva de la Salvación a todas las gentes.

Una de las vías de evangelización que se han empleado son las representaciones de los acontecimientos de la redención con obras de arte. Esto se ha corroborado con minuciosidad desde hace ya más de cuatro años, desde el departamento de Arte Sacro y Ambientación Litúrgica, a través del inventario de todas las expresiones artísticas que se custodian en las iglesias de la Arquidiócesisde San José.

Entre las obras más valiosas desde el punto de vista histórico y piadoso se encuentran los Cristos Yacientes, asociados al Misterio de la Sepultura de Jesús y a la acción salvífica de Dios para los hombres y mujeres de todos los tiempos.

Partiendo de que el tránsito de Jesucristo por el sepulcro, como signo de redención de toda la humanidad caída y cautiva en la región de los muertos, es parte fundamental para comprender de manera íntegra el Misterio Pascual y, siendo este aspecto tan       incomprendido y confuso para la mayoría de los creyentes, es que se haya propicio    realizar una exposición que profundice sobre esta verdad de fe, que tanta relevancia ha tenido en las expresiones piadosas de viernes y sábado santo en nuestras comunidades arquidiocesanas.

Sirva esta publicación con fotografías de setenta y dos obras de arte que custodia nuestra Iglesia particular y estos artículos de reflexión teológico-pastoral para adentrarnos más en la experiencia de fe que tiene como fuente el Misterio Pascual, para  catequizar a nuestros hermanos y  hermanas acerca de la relevancia de comprender el tránsito de Jesucristo por la región de los muertos como fundamento de la fe cristiana y, para valorar el rico legado patrimonial espiritual y cultural que emana de la Historia de Salvación de que formamos parte.

Fraternalmente,

 

 

+ Hugo Barrantes Ureña

Arzobispo Metropolitano