Su Revista de Coleccion

Guatemala

JESUS DE LA MERCED

Tomado del muro de FB de: Miguel Alfredo Alvarez Arevalo

Francisco Vidargas, historiador mexicano.
Artículo publicado en el periódico La Jornada, México D.F.
Guatemala tuvo sus primeros acercamientos a los estudios de historia del arte colonial hasta la tercera década de nuestro siglo, con publicaciones deficientes como la referente a Las bellas artes en Guatemala (1934), de Víctor Miguel Díaz, plagada de falsas atribuciones y datos erróneos. Tuvieron que pasar todavía 18 años más para que apareciera el primer gran estudio sobre el arte guatemalteco, la Historia de la imaginería colonial en Guatemala del alemán Heinrich Berlin. A partir de ese momento la disciplina ha incrementado sus adeptos, agregándose a la nómina, entre muchos, los nombres de Ernesto Aguilar Chinchilla, Ricardo Toledo Palomo, Jorge y Luis Luján Muñoz, Humberto Samayoa, Antonio Gallo, Mario Monteforte Toledo, José A. Mobil, Josefina Alonso de Rodríguez y Haroldo Rodas.

Paralelamente, un creciente número de especialistas extranjeros han contribuido ampliamente al estudio de los temas artísticos de la Capitanía General, desde los estadunidenses Pal Kelemen, George Kubler, Martin Soria, Sidney D. Markman, Verle L. Annis y David Jickling, hasta los españoles Diego Angulo Íñiguez, Francisco Javier Mencos, Antonio Bonet Correa, Concepción García Sáiz y Cristina Esteras, además de los mexicanos Salvador Toscano, Efraín Castro, Concepción Amerlinck y Gustavo Avalos.

A este abundante repertorio de historiadores hay que agregar las investigaciones que desde 1980 viene realizando Miguel Álvarez Arévalo, actual cronista de la ciudad de Guatemala, autor -hasta ahora- de 20 publicaciones sobre la historia, el arte y la gastronomía mestiza chapina.

Dos temas son fundamentales en su labor académica: el estudio de la escultura colonial y la defensa del patrimonio cultural. Sobre el primero cuenta su bibliografía con importantes títulos, entre ellos, Algunas esculturas de la virgen María en el arte guatemalteco (1982), Reseña histórica de las imágenes procesionales de la ciudad de Guatemala (1984), Iconografía aplicada a la escultura colonial de Guatemala (1990) y la espléndida edición -en colaboración con Luis Luján- sobre Imágenes de oro (1993). En cuanto a la herencia patrimonial, recopiló la Legislación protectora de los bienes culturales de Guatemala (1980), y ha dado a conocer el Patrimonio de la Catedral de Guatemala (1990), Algunos datos para la historia del Palacio Nacional (1993) y dos tomos de colaboraciones periodísticas, titulados Historia instantánea (1995 y 1996).

Siguiendo con su infatigable labor, el también director del Museo Nacional de Historia presenta ahora un pequeño volumen dedicado a una de las más tradicionales imágenes de vestir que existen en el país centroamericano: el nazareno del templo de La Merced, obra del escultor Mateo de Zúñiga trabajada en 1654. Al contrario de lo que pasa con la mayoría de las esculturas coloniales, ésta sí cuenta con documentación sobre su manufactura y autoría. En el libro de la cofradía de Jesús Nazareno de la Merced se indica que, con anuencia del agustino fray Payo Enríquez de Rivera (posteriormente obispo de México), se mandó tallar la escultura, costando “la hechura en blanco sesenta y cinco pesos, que se los pagaron a Zúñiga, y la encarnación y colores, se los puso Don Joseph de la Serda… y acavada dicha ymagen, se colocó en su capilla el siguiente año en 27 de Marzo de 1655”. Su consagración se efectuó 62 años después, en agosto de 1717. Más tarde, en julio de 1778, fue trasladada del convento mercedario de Santiago de Guatemala, a la nueva capital.

En su Nómina de imagineros’ Berlin considera a Zúñiga, junto con Alonso de la Paz, como uno de los más importantes escultores guatemaltecos. A él se le atribuye la contratación de otros trabajos de relevancia, como “el aderezo” de los retablos de Nuestra Señora de la Antigua y de Santo Tomás en la iglesia de Santo Domingo, además del retablo de la Natividad del templo conventual de la Concepción, junto con el altar mayor y el del Sagrario en la Catedral metropolitana.

Estudio breve en páginas, pero generoso en datos históricos, el Jesús de la Merced. De Pancho y a La Ermita 1655-1778, de Miguel Álvarez, contribuye al mejor conocimiento de una de las más hermosas obras escultóricas del arte barroco guatemalteco.


GUATEMALA: LA VIRGEN DE SOLEDAD DE LOS REMEDIOS: INGENIO DE MONTUFAR Y GLORIA DEL CALVARIO

 Libro de Consulta: El Señor Sepultado del Calvario de la Nueva Guatemala de la Asunción y su legado a la historia Nacional. Autores: Dr. Fernando Urquizú y Arquitecto Mario Alfredo Ubico.  Hermandad Cruzados de Cristo (2012).

Fotos cortesía de su hermandad 

Los albores del siglo XX encontraron a una sociedad guatemalteca fuertemente cohesionada  para  organizar grandes manifestaciones de culto religioso,  dedicadas a la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor.  En esa época, surgieron grupos sociales, que reunidos en torno a ciertas parroquias,  realizaron  actividades religiosas de  pasión, tal el caso de la Parroquia de Nuestra Señora de los Remedios que en 1,896 solicita a las autoridades eclesiásticas el permiso para reorganizar una procesión del Santo Entierro de Cristo en la tarde del Viernes Santo.  Dicha solemnidad fue realizada por un grupo mixto, de hombres y mujeres que conformó la primigenia “Hermandad del Señor Sepultado del Calvario”. En el año de 1,908, el entorno social del Barrio del Calvario experimentó un notorio auge gracias a la cercana inauguración de la Estación Central del Ferrocarril. Este hecho generó una interesante movilidad social,  así como crecimiento del comercio  y por consiguiente,  un alto grado de bonanza económica en dicho vecindario.

En la década de 1,920 la organización del Santo Entierro del Templo de los Remedios da un salto cualitativo,  al ser aprobados sus estatutos y constituirse formalmente como la “Hermandad del Señor Sepultado del Calvario”.  Este hecho,  evidenció la necesidad de fortalecer el cuerpo procesional del Viernes Santo. Es por ello, que el Diario El Imparcial del 3 de abril de 1,925 anunciaba la próxima bendición y estreno  de las imágenes de la Virgen de Soledad, San Juan y Santa María Magdalena, obras del escultor Manuel Montúfar. Figuran los nombres de Adela M. Vda. De Reina, María G. Vda. de Cruz, Sofía Polanco P. y  Carlota Puente Lara M. como integrantes de la Sociedad de Señoras y Señoritas de la Hermandad de Jesús Sepultado del Calvario. Víctor Miguel Díaz, conocido como “El Viejo Reporter”,  en su obra “Las Bellas Artes en Guatemala”, la describió como una Dolorosa vestida a la usanza de las vírgenes españolas.

 

En 1932, el recién inaugurado Templo El Calvario trajo notoriedad y apogeo a la fervorosa procesión. La década de los años 40 trajo un mayor grado de suntuosidad a dicha paraliturgia, en la que Santísima Virgen de Soledad cobraba gran protagonismo al ser revestida, bajo un estilo español,  con  el “Manto de Azucenas”, bordado  en los talleres de “Casa Central”. Para 1,947 según fotografías de turnos, ya era conocida la “Asociación de Nuestra Señora de los Dolores de la Parroquia El Calvario” resultado quizás, de la reciente reorganización de la Hermandad del Señor Sepultado,  que pasó a ser la “Asociación Cruzados de Cristo”, logrando así, la reubicación de dos grupos independientes de hombres y mujeres, en torno a las imágenes del Cristo Yacente y la Virgen de Soledad.

 

La década de 1,944 a 1,954,   estuvo caracterizada por el progreso económico y social que  configuró a un Barrio del Calvario sumamente embellecido, en que el coexistían a pocos metros, tanto el nuevo como el antiguo templo del Calvario, convertido éste último en un museo. En 1,950 asume como Párroco, Monseñor Mateo Perrone que reorganizó la otrora “Asociación Cruzados de Cristo” convirtiéndola en la “Hermandad Cruzados de Cristo”.  En 1,951 Monseñor Perrone  invita a la Señora Francisca Viuda de Nielson, dirigente e inquilina del Mercado “La Placita” a hacer lo mismo con la asociación femenina, refundándola con el hombre de “Hermandad de Dolores del Calvario”.  Prueba de ello, es el actual estandarte oficial de la hermandad que “Doña Paquita”, como era cariñosamente conocida, afirmó en una entrevista, haber mandado hacer bajo su período de presidenta. Dicho estandarte, expresa el nombre oficial  de la asociación, que fue retomado hasta hace algunos años.

 

La procesión del Viernes Santo de 1,957 marcó el inicio de una época fastuosa e innovadora, destinada a embellecer su  aparato artístico. Como parte de ellos, fueron importados algunos pasos de la fábrica Olot de España y un estandarte para la hermandad de varones. Por su parte, la Hermandad de Dolores inicio la recaudación de fondos para la compra de un suntuoso ajuar en España, por medio de bingos, rifas y venta de rosarios.

 

La notoria reinvención de la procesión del Santo Entierro de 1,957, destacada por varios estrenos, atrajo la atención del Diario El Imparcial al haber resaltado que se había “echado la casa por la ventana”.  Esto provocó un fuerte incremento en el número de devotas señoras, señoritas y niñas cargadoras.  El ideario colectivo, reforzado por un uso adecuado de los medios de comunicación,  fijó los famosos apelativos de “Macarena de Guatemala” y “Real Señora del Calvario” que denotaban el gusto con que la Virgen de Soledad era presentada. Dos grandes maestros de la época, Manuel Antonio Ramírez Crocker para el Cristo Yacente y Pedro Donis flores, para la Virgen de Soledad,  dirigían los cuerpos musicales de la procesión.

 

A ochenta y siete años después de la bendición de la hoy “Consagrada Imagen de la Santísima Virgen de Soledad, Reina de la Paz”  y sus Santos Acompañantes, la actual Hermandad de Dolores  del Calvario, constituye la continuidad de los valores que determinaron su surgimiento, siendo principalmente, la genuina devoción para  conmemorar con amor y fe,  los dolores de la Madre de Cristo. Por más de ocho décadas, han venido a sus pies cada Viernes Santo,  miles de mujeres y un creciente número de hombres que ven en ella, la más perfecta idealización de la Madre de Dios.

 

 

 

 

 

 


Guatemala: Parroquia de la Santa Cruz del Milagro, la reseña de Jesús Nazareno de las Tres Potencias

Por: Juan Alberto Sandoval Aldana
Universidad de San Carlos de Guatemala

 Fotografía: Jorge Ordoñez / Edwin Castro / Jose Carlos Flores

Historia

Los devotos de San Felipe se dedican a la proclamación del Evangelio y veneran rendidamente la Pasión de Jesús en sus oratorios y templos alrededor del mundo. Los padres Filipenses logran asentarse en la Capitanía General del Reino de Guatemala gracias a la autorización de una Bula Pontificia.

La imagen de Jesús Nazareno de las Tres Potencias antiguamente se creía había sido burilada por el maestro escultor Quirio Cataño. Sin embargo investigaciones recientes se logra determinar que perteneció a la Orden de los Padres Filipenses. Los cuales contratan al maestro escultor Alonso de la Paz y Toledo para tallar las imágenes del patrono San Felipe Neri y la del Nazareno de las Tres Potencias el cual fue burilado en el año 1697 reflejando un armonioso ejemplo del barroco Guatemalteco, midiendo 1.62 metros de altura, se caracteriza por llevar un paso, como si fuese caminando con su cuerpo doblegado por el peso de la cruz, su rostro reflejando tristeza ya que posee lagrimas que no es común en el resto de nazarenos. Alonso de la Paz se caracterizaba por no encarnar sus obras, por lo que ambas imágenes son encarnadas por el maestro Joseph Evaristo Mazariegos.

Tanto la imagen de Jesús Nazareno de las Tres Potencias como la de San Felipe eran veneradas en la “Escuela de Cristo” en la Ciudad de Santiago de los Caballeros, pero por motivo del traslado de la ciudad, en el año de 1779 la Orden Filipense decide trasladar sus bienes al Valle de la Virgen erigiendo un nuevo Templo y Convento el cual se ubicándose en la 4ta Avenida entre 6ta y 8va. Calle.

En 1882 es suprimida la Orden de Padres Filipenses, a causa de una reforma por parte del Gobierno Liberal de Justo Rufino Barrios, con lo cual son expulsados del país, expropia el terreno en donde se ubicaba el templo y convento de la Escuela de Cristo, ordena la demolición de los mismos hasta de los cimientos, quedando las imágenes y bienes en el descuido y en la intemperie durante tres días. Piadosos devotos deciden rescatar las imágenes y las llevan al Templo de Santa Catalina en donde permanecen unos días.

El 28 de Septiembre los bienes de la demolida Escuela de Cristo son trasladados del templo de Santa Catalina a la Antigua Ermita de la Asunción hoy conocida como Iglesia de la Santa Cruz del Milagro debido a la reliquia que se guarda allí.

A Jesús Nazareno de las Tres Potencias se le ha conocido bajo diferentes advocaciones en las que pueden mencionar:

- Jesús Nazareno del Oratorio, desde 1697 por el lugar de su veneración.
- Jesús Nazareno de los Nobles, desde 1773 por el grupo socioeconómico que lo procesionaba.
- Jesús Nazareno de la Escuela de Cristo, desde 1779 por el lugar de su veneración.
- Jesús Nazareno de las Tres Potencias, desde 1952 hasta la fecha, debido a su resplandor que esta diseñado por tres grupos de rayos o flamas
que representan a las Tres Potencias Divinas: Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo Consolador.
Historia de la Procesión

Se cree que la imagen de Jesús Nazareno de las Tres Potencias antiguamente era procesionado en la Ciudad de Santiago de Guatemala el día Domingo de Ramos en horas de la tarde y, como nota curiosa, era llevado en hombros por la gente noble de la Ciudad.

Luego del traslado de la Imagen al Valle de la Virgen, a principios del siglo XIX era procesionada el día Jueves Santo en horas de la mañana.

Ya estando en la Parroquia Vieja en 1896 don Agustín Barreda junto con otros vecinos de la zona 6, realizan la primer procesión en los alrededores del templo la cual fue suspendida por lo menos una vez entre los años 1906 y 1920 a causa de una prohibición por parte del gobierno del presidente Manuel Estrada Cabrera.

En la década de los años 20 es estrenado un estandarte bordado por Doña María Bran, en el cual se logra leer: Hermandad de Jesús Nazareno de la Escuela de Cristo, Cruz del Milagro, fusionando así los dos templos en los que se le ha rendido culto a tan venerada y bella imagen.

El Lunes Santo 10 de Abril de 1960 es estrenada la marcha oficial “Ternura Infinita” inspiración del Presbítero Julio González Celis.

Historia de la Hermandad

En 1737 se funda la Cofradía de la Santa Pasión quien fue la encargada del traslado de la imagen al Valle de la Virgen.

La actual Hermandad es instituida y erigida canónicamente en el año de 1924 y funciona actualmente como Asociación de Devotos de Jesus Nazareno de las Tres Potencias y santisima Virgen de Dolores

Tradiciones cuaresmales y de Semana Santa en la Parroquia Vieja de la zona 6: Los 7 Viernes a Jesús Nazareno .

La conmemoración de la muerte y resurrección de Cristo constituyen la festividad de mayor importancia durante el año litúrgico. Según el Calendario General de la Iglesia concebido para el rito romano y que contiene el ciclo total de las celebraciones de los misterios cristianos, consta de tres tiempos litúrgicos denominados: Cuaresma, Semana Santa y Pascua del Señor. En ellos se han constituido numerosas costumbres piadosas que contribuyen a la elevación del espíritu y a la penitencia pública y privada a la que la iglesia convoca en este tiempo extraordinario.

El Calendario Litúrgico esta constituido por todo el conjunto de fiestas observadas por la Iglesia, dispuestas en días propios del año, con la excepción de aquellas que no han tenido un día fijo, llamadas “fiestas movibles”, que varían en su fecha cada año, según la celebración de la Pascua de Cristo, de la cual dependen.

La solemnidad de la Pascua de los Judíos regida por las fases de la luna primaveral, la cual recuerda el fin del cautiverio de su pueblo en Egipto y su diáspora por el desierto, durante 40 años, es celebrada desde el día 14 del mes de “Nissan”, mes que cae entre el 13 de marzo y el 11 de abril del calendario cristiano, sufre una oscilación que va desde el 22 de marzo, como fecha más cercana y el 25 de abril como fecha más tardía.

La fijación cada año de la fecha móvil de la festividad de la Pascua y en torno a ella las restantes celebraciones, motivó el Cómputo Eclesiástico, que no es más que el conjunto de cálculos que sirven para establecerla con correspondencia al ciclo lunar, cercano al “perigeo” durante el plenilunio, del cual depende su celebración, afectándola también los fenómenos propios del ciclo solar con sus “equinoccios” y “solsticios”, resolviendo las fechas de otras como la “epacta”, el Número Aúreo, La Indicción y las Letras Dominicales del Martirologio.

Los datos del Cómputo Eclesiástico se tomaron de fuentes bibliográficas anteriores a la norma del Concilio Vaticano II. No obstante lo anterior, el origen de las celebraciones pascuales se remonta al Siglo II durante el paleocristianismo. Desde esa temporalidad se contempló la necesidad de una preparación previa, adecuada, por medio de la oración y el ayuno infrapascual el día Viernes y Sábado Santo, anteriores al Domingo de Resurrección, práctica a la que alude la “Traditio Apostolica” escrita en el Siglo III, cuando se exigía a los candidatos al bautismo, los nuevos cristianos conversos, a que ayunaran el día Viernes Santo.

Los periodos de preparación para la Pascua fueron consolidándose hasta llegar a constituir la realidad litúrgica que hoy se conoce como Cuaresma, influyendo en ella las exigencias del catecumenado y la disciplina cuaresmal para la reconciliación de los penitentes.

La estructura orgánica de la Cuaresma que antecede a la Pascua, se empieza a formar a partir del Siglo IV, la cual surge sin lugar a dudas, vinculada a la práctica penitencial, iniciándose la sexta y última semana, con más intensidad hasta el llamado Día de la Reconciliación, durante la Asamblea Eucarística del día Jueves Santo, primero del triduo pascual. Por durar cuarenta días recibió el nombre de “Cuadragesima” o Cuaresma.
En los últimos años del siglo V, el miércoles, jueves, viernes y sábado del tiempo ordinario previo al Primer Domingo de Cuaresma, se empezaron a celebrar como si estos días formaran parte del periodo penitencial de la Cuaresma, incorporados para compensar los días en que se rompía el ayuno para cumplir con la penitencia canónica.

Durante su primera fase de organización se realizaban únicamente Eucaristías dominicales y asambleas los viernes, siendo hasta las postrimerías del siglo VI que se empieza a celebrar misa los 6 días viernes de la Cuaresma.

El proceso de alargamiento del periodo penitencial continuó de forma irremediable propagándose a toda la comunidad cristiana, contándose desde el viernes llamado por los liturgos como Viernes de Ceniza, conocido popularmente como 1er. Viernes de cuaresma, aunque no lo sea, contándose desde ese día los 5 viernes siguientes más el Viernes Santo, totalizando así los 7 Viernes.

Entre las tradiciones populares poco estudiadas en Guatemala, durante la cuaresma, pero que enriquecen este acervo, se encuentra la visita a las capillas de pasión y el rezo del Vía Crucis en las naves de los templos en los que se acostumbra esta piadosa meditación.

El recorrido inicia en las periferias del centro histórico, ya sea la basílica de Santo Domingo, la iglesia del Calvario, la capilla del Señor de las misericordias, la Recolección o la parroquia de la Santa Cruz -Iglesia Cruz del milagro-, La Parroquia Vieja, en donde se venera desde el 28 de septiembre de 1884, una imagen de Jesús con la cruz a cuestas procedente del extinto templo de la Escuela de Cristo, ataviado con atributos iconográficos acordes al estilo sevillano denominados “Tres Potencias” (Dios padre, Dios hijo y Dios espíritu santo), por el cual se le conoce desde hace unos 35 años como “Jesús de las Tres Potencias”.

Consta en una lapida a la entrada del templo, que con la traslación de las imágenes del Convento de la Escuela de Cristo al antiguo templo del pueblo de indios de la Ermita, hoy casco histórico de la zona 6 capitalina, se abrió de nuevo al culto el referido templo, recibiendo entre los bienes reubicados la imagen de un Jesús de talla extraordinaria, con acabados y expresión natural, de las más hermosas que Guatemala tiene, sino la que más, agrupándose en torno al Cristo, los vecinos del viejo y primitivo barrio citadino, organizándose su procesión solemne el Lunes Santo de 1896, desde el cual se ha realizado en ese día ininterrumpidamente.

A pesar del decreto de extinción de las hermandades y cofradías de pasión y los preceptos constitucionales liberales que entraron en vigencia en 1879 y la persecución sistemática a la Iglesia conllevando la prohibición de las tradiciones populares fuera de los templos, la doctrina cristiana y las piadosas costumbres continuaron a intramuros, realizadas por los fieles vecinos, que nos legaron una devoción auténtica, no improvisada.

En el mes de noviembre de 1924 se logró la institucionalización del culto al Nazareno parroquiano, al fundarse canónicamente y con norma estatutuaria, la Hermandad de la Santa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, bajo el título de Jesús Nazareno de la Parroquia Vieja (Cruz del Milagro), a la que se le otorgan preeminencias, gracias e indulgencias del tesoro espiritual de la Iglesia, por parte del Excelentísimo e Ilustrísimo Sr. Don Jorge J. Caruana, Arzobispo de Sebaste y Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Santiago de Guatemala.

Entre las obligaciones de los hermanos nuevos y antiguos adquiridas de libre y espontánea voluntad al adherirse a la Hermandad canónica, se estipulaba la participación en las actividades destinadas al culto y veneración de la santa imagen a la cual se le dedica el ejercicio piadoso titulado de “Los 7 Viernes a Jesús Nazareno de la Parroquia Vieja Cruz, del Milagro”, acto penitencial cuaresmal con acto de contrición 7 meditaciones, 7 jaculatorias, ruego diario a Jesús Nazareno, oración y petición para cada día, cuyas fórmulas quedaron contenidas en un septenario impreso con licencia de autorización eclesiástica, dada en el Palacio Arzobispal el 1º. De diciembre de 1927, inscrita en el libro de impresos de la Curia metropolitana, folio32, registro No. 185.

El devocional de “Los 7 viernes” dedicado a la antiquísima imagen de Jesús Nazareno de la Parroquia Vieja considera el primer viernes el gozo y tristeza de Jesús a su entrada triunfal en Jerusalem, el segundo viernes considera la angustia y tristeza de Ntro. Sr. Cuando se disponía a orar en el huerto de Getsemaní, el tercer viernes se medita el dolor de Cristo al ser vendido con un beso por Judas el iscariote, el cuarto viernes la tristeza de Jesús al ser aprendido por soldados y fariseos, el quinto viernes se considera la pena de Jesús al ser llevado a las casas de Anás y Caifas, el sexto viernes el dolor de Jesús cargando su pesada cruz y el séptimo viernes, la crucifixión y muerte del redentor en el monte Calvario.

 


Guatemala, Parroquia San Joaquín, Villa Canales: Hermandad de Jesús Niño

Por: Hermandad de Jesús Niño

En Guatemala la devoción al Niño Dios es también parte esencial de las manifestaciones de fe que mueven a  un pueblo y que a través de los siglos han perdurado y recobrado mayor esplendor, esto sin perder el sentido que el de evangelizar por lo cual fueron creadas,  desde los nacimientos en los hogares particulares, hasta los nacimientos con esos toques altareros tan guatemalteco que sobresalen en los templos, parroquias o comunidades que engalanan las fiestas en entorno al Nacimiento del Hijo de Dios.

Villa Canales no se quedo atrás, según cuentan personas de antaño que las actividades para recordar y celebrar dicho acontecimiento para nuestra iglesia eran muy importantes para los pobladores, están daban inicio con las posadas, las cuales eran recreadas con tantos detalles que movían a el pueblo todos los años y así sentir ese fervor que José y María vivieron en aquellos días en que el Salvador llego a tan humilde pesebre, entre animalitos en ese establo frio pero tan lleno de esperanza y amor.

La imagen de Jesús Niño es de talla reciente, encargada al maestro escultor  Gilmar Méndez Paz y encarnada por Alejandro Dardón Barillas en el año 2007, dicha imagen de tan solo 50 cms de alto  es mandada a elaborar tras la necesidad de contar con una imagen titular, pues la que se resguarda en el templo y se cree que era con quien se realizaban los rezados muchos años atrás no fue cedida en custodia por su antigüedad

Jesús Niño una imagen que muchos creen que es antigua, por el trabajo en su encarnado y muy rica en su expresión tan tierna, fue puesta a veneración del pueblo canaleño en misa de noche buena por el Padre José Lino Santos (Q.E.P.D), el 24 de diciembre de 2007, en este mismo acto solemne se instituye la Hermandad quien es la encargada de los preparativos para conmemorar la Solemnidad del Nacimiento de Jesús en nuestro pueblo.

La Devoción  Jesús Niño ha ido en aumento, desde ese primer año en que volvieron a retomarse los rezados con el Niño Dios, en andas de 16 brazos, a las actuales con la capacidad de 40 cargadores, saliendo por espacio de 7 horas con 30 músicos filarmónicos amenizando tan solemne acto con sones, alabados, toda una gama de música festiva entre cohetería y el andar de las gente,  no dudamos entonces que dicho rezado en un futuro llegue a los corazones de todo el pueblo católico de Guatemala y porque no más allá de nuestras fronteras.

 

 

 

 

 

 


Guatemala: La devoción a la CI de Jesús del Consuelo

Por Aníbal Chajón

Fotografia: William Santos

http://jesusenguatemala.com/

Uno de los templos emblemáticos del Centro Histórico de Guatemala es La Recolección de donde sale, el Sábado de Ramos, la procesión de Jesús Nazareno del Consuelo, que reúne a miles de devotos.

El templo de El Santísimo Nombre de Jesús es conocido como La Recolección, porque estaba administrado por los religiosos recoletos. La iglesia fue bendecida el 21 de enero de 1845, y es un templo de estilo es neoclásico.

El edificio fue dañado por los terremotos de 1917 y 1918, gran parte de la estructura se derrumbó y muchos de los bienes que albergaba fueron lastimados. La reconstrucción del edificio se inició en 1924, sin embargo, la situación económica de los pobladores del barrio, que tenían que reedificar sus propias viviendas, no permitió que las obras avanzaran con celeridad.

Después de años de trabajos, el templo se abrió de nuevo el 4 de septiembre de 1949 y, desde entonces, se empezó una nueva etapa de embellecimiento interno. Por ese período, en 1952, llegó a la comunidad de La Recolección otro miembro, Miguel Murcia, quien convirtió las procesiones recoletas de un fenómeno de barrio a otro con proyección en toda la ciudad.

Un cuarto de siglo después de su reapertura, en 1976, otro terremoto dañó la iglesia y sus obras de arte. Fue hasta el 13 de junio de 1978 que se puso a disposición del culto, después de los trabajos de reconstrucción, que es la forma en que puede apreciarse en la actualidad.

El Nazareno de Ganuza 

Por Manuel Morales Montenegro
Se estima que la imagen de Jesús Nazareno de la iglesia de La Recolección fue tallada en el siglo XIX. Algunos autores suponen que fue obra de uno de los escultores Ganuza, quienes tuvieron celebridad en esa centuria.

Un franciscano escribió, en 1974, una historia del templo, era fray Deodato Carbajo. Su estudio fue reeditado con el título de Breve Historia Iglesia de La Recolección. En su artículo, anotó que la iglesia contaba con varias obras de arte religioso, entre las que destacaba un “cuadro de Jesús Nazareno en Semana Santa, firmado por Carlos Jerónimo Sancho, Guatemala, 1935″, que reproducía la procesión de 1933 y que aún puede verse en el transepto del Evangelio en el templo. Incluyó en la lista de objetos una escultura de “San José, de Ganuza”, y el “Cristo Nazareno, siglo XVIII o XIX”.

En esa época, Carbajo ignoraba el autor de la escultura porque no lo incluyó, aunque relacionó a un escultor de apellido Ganuza con las obras de la iglesia. Después se ha dicho que el Nazareno fue realizado por los hermanos Ganuza.

Una publicación, llamada El Tipógrafo, fechada en abril-mayo de 1992, atribuía la escultura a “los hermanos Juan y Santiago Ganuza”. Según este artículo, Juan hizo la imagen del Señor Sepultado, en 1830, y Santiago talló al Nazareno, entre 1830 y 1835. Además, indica que en 1850 se procesionó por primera vez al Nazareno, aunque el cortejo fue suspendido en 1872 por el gobierno liberal. A pesar de eso, El Heraldo Recoleto, del 22 de marzo de 1959, afirma que la primera vez que salió en procesión la imagen del Nazareno fue hasta 1898. En cuanto a los Ganuza, consta en la edición del Diario de Centro América del 7 de agosto de 1915, que Santiago Ganuza fue un violinista aficionado a la escultura, quien “corriendo el tiempo hizo una obra de mérito que debe existir en uno de los templos de la capital”, según la nota del periódico. De su matrimonio con Eduviges Peláez nació Juan Ganuza, el 20 de abril de 1840.

Discípulo del escultor Ventura Ramírez, Juan Ganuza hablaba francés e inglés, además del castellano, y había estudiado monocordio. A los 13 años de edad creó su primera obra, después de lo cual hizo varias tallas que fueron llevadas a templos en México, El Salvador, Honduras, Estados Unidos y América del Sur.

Entre sus esculturas hubo una que se envió a Roma. “Distínguese por la belleza y la corrección de sus perfiles un Nazareno, de tamaño natural, premiado en la exposición del Vaticano con motivo de las Bodas de Oro del Pontífice León XIII, en 1888″, según la crónica de 1915.

Una obra del romanticismo
Por Fernando Urquizú
El historiador Haroldo Rodas probó que la imagen del Nazareno de El Calvario está relacionada con otra obra de Juan Ganuza enviada a la Santa Sede en 1888. Ambas esculturas tienen características comunes con la imagen de Jesús Nazareno del Consuelo. Si se estudian estilísticamente se puede descubrir que son bastante parecidas, lo que les permite ser atribuidas al mismo autor, quien trabajó a fines del siglo XIX en la Nueva Guatemala de la Asunción.

Los tres Nazarenos tienen una posición similar de la mano, la mirada, muestran un singular movimiento girado en los hombros y la posición coincidente del rostro, por todo ello las imágenes siguen patrones que permiten ser atribuidas al mismo tallador. Las diferencias entre el Nazareno de El Calvario y el de La Recolección se deben a factores fortuitos por lo que se alteró una de ellas. La imagen recoleta sufrió a causa de los terremotos de 1917 y 1918, que destruyeron la iglesia, por lo que el Nazareno quedó dañado.

En ese momento imperaba un gusto por los cánones europeos románticos, que se basaban en modelos italianos y franceses. Según estos patrones, varias imágenes religiosas, talladas en madera, recibieron nuevos ojos, preferentemente de color celeste. En esa época, el Nazareno de La Recolección fue restaurada con un color de tez claro, por uno de los más importantes imagineros de la época, Julio Dubois. Según testimonios orales se le pusieron ojos de color claro.

Posteriormente, a mediados del siglo XX, el maestro Huberto Solís adecuó y reencarnó la imagen. Fue entonces cuando cambió el ceño y barba. Eso hizo que dulcificara la expresión pero la escultura quedó igual. El Nazareno fue consagrado el 3 de marzo de 1956, por el Obispo de San Marcos, Celestino Fernández. Un año más tarde, se le cambió la cabellera de rizos, que le acercaba a los patrones barrocos españoles, por otra lacia, con el objeto de darle un efecto más natural y acentuar el espíritu romántico francés.


Guatemala: Jesús de candelaria – Poemas de Miguel Ángel Asturias

Fotografía: Geovani Minera 

http://jesusenguatemala.com/

Sombra de corazón de la amargura
a tu rostro que aviva pulso cárdeno
lirio inclinado bajo el viento, pesa
la cruz del viento.

Tu rodilla sin fuerza es como cera
que se derrite al sol, se ve en la túnica,
lirio inclinado bajo el viento, pesa
la cruz del viento.

Del entrecejo, hendido por los juncos
de la tribulación, hasta los pómulos
se afila tu nariz de asfixia, falta
a tu lengua el aire.

Nube de acabamiento da a tus ojos
frío de muerte que reduce a témpano
tu mirar, y no miras te derramas
agua de llanto.

La tortura va desmayando dentro
de ti palomas negras y tus tímpanos
reventados no oyen, te derramas
agua de llanto.

Menguante de tu sien que medra y pugna
bajo el pelo lluvioso, con el pálpito
hundido, te busca y no te encuentra
en tus sentidos.

Flexible y anillada, tu palabra,
cintura en movimiento, como el cálamo
del cetro quedó rota y no te encuentra
en tus sentidos.

¡Gusano de escarlata el astro labio
de Dios y labio de los hombres! ¡Cáñamo
perfumado el que ahora suda gota
de moribundo!

El cáliz del vacío no se aparta
de tus fauces sedientes y el líquido
de tu sangre lo desborda, vino
de moribundo.

La cadena encendida de las dalias
te ciñe en la penumbra de los párpados
a la desolación de la primera
hora de espinas.

El latón fino de tu pie en el suelo,
alianza sin sandalia con lo mínimo,
abre el camino de la cruz que ahora
es salvavidas.

Y la raíz en lucha de tus manos
retuerce como garfios sus diez pálidos
dedos asidos al madero que ahora
es salvavidas.


Solemne Velación de Jesús de la Candelaria declarado por Pio II como Cristo Rey de Guatemala

Autor: José Victor Gonzalez

Fotografias: Geovani Minera / http://jesusenguatemala.com/

Segun, el foto-comunicadorguatemalteco,  Manuel Serracinni  Jesus de Candelaria  fue declarado Cristo Rey por el Papa Pio II y desde entonces bajo ese nombramiento se hace ya por tradición y su velación anual el día que la iglesia celebra la festividad de Cristo Rey 

Jesús Nazareno de Candelaria se le atribuye a Juan de Aguirre, con una antigüedad del siglo XVI o XVII aproximadamente, pues se le ha colocado en distintas fechas. Jesús Nazareno llegó al Valle de la Virgen el 18 de mayo de 1784.  Su devoción se ha ido crecentando con el paso del tiempo.
Jesús de Candelaria muestra su mirada hacia el frente, sus labios entre abiertos, su tez de color morena, es una bella imagen que representa a Jesús con la Cruz a cuestas.  Se dice que en el Valle de Panchoy el obispo Francisco Marroquín rezaba a sus pies.

Fue tan grande la devoción que en el año de 1917, se consagra  por el entonces Arzobispo de Guatemala, Fray Julián Rivero y Jacinto, convirtiéndose en la segunda imagen de Nazareno en ser consagrada.  En el año de 1928, su santidad el Papa Pio XI instituye la Fiesta de Cristo Rey, y nombra en Guatemala a Jesús de Candelaria con esa Advocación.
Actualmente su procesión de Jueves Santo dura mas de 17 horas, acompañado por mas de 13,000 cucuruchos y mas de 7,000 devotas cargadoras que acompañan a la Santísima Virgen.  El anda es precedida por el cuerpo de palestinos, quienes portan las 14 estaciones del Santo Vía Crucis.
Desde un día antes, los vecinos de los alrededores de la Parroquia de Nuestra Señora de Candelaria, se preparan para recibir a Jesús de Candelaria, elaborando altares, haciendo bellísimas alfombras y preparando las calles para tan magno cortejo. A las 6:45 horas, es levantada el anda del Señor, bajo los acordes de la sublime marcha fúnebre “Una Lágrima”, inspiración de Manuel Enrique Moraga. Jesús es acompañado por la imagen de  la Santísima Virgen de Dolores, quién cautiva por su ternura y belleza, quién llega al corazón al ver en su rostro la expresión de dolor que le causa la pasión de nuestro Señor. También acompañan la Procesión las imágenes de San Juan y Santa María Magdalena, cargados por niños y niñas en el trayecto del Cortejo.

La procesión de Candelaria ha sido gran arraigo entre los guatemaltecos, que cada Jueves Santo, llenan las calles para presenciar el paso solemne de nuestro señor, en el día en que se Instituye la Sagrada Eucaristía.

Dedicado a Jesús de Candelaria:

Jesús de Candelaria,  con el destello de tus bellos ojos verdes,  con tu mirada sublime que nos eleva hacia lo  alto, con el amor con que abrazas tu cruz,  mi alma no tiene nada más que decirte.. perdónanos señor…, pues con nuestros comportamientos somos indignos de llamarnos tus hijos, porque no comprendemos el misterio de tu redención, porque no alcanzamos a entender que tu misericordia es infinita, porque con gran amor te aferras a tu cruz, abrazándola…, perdónanos señor. Jesús de Candelaria, a tus pies traigo esta oración, quizá la más humilde, pero en ella guardo mi profunda devoción . Jesús, tu santísimo nombre que guardo en mi corazón, que siempre hacia ti imploro tu protección,  de ti recibo la fortaleza, de ti recibo la sabiduría. Jesús de Candelaria, permíteme estar cerca de ti, acompañarte en tu piadoso cortejo procesional, con devoción, con regocijo en mi corazón, pues es un Jueves Santo más, Como el primer Jueves Santo en el que te quedaste para siempre con nosotros en la Sagrada Eucaristía . Gracias Señor, porque con tu entrega y obediencia, me permites la salvación de mi alma. Jesús de Candelaria, en cada momento de mi vida señor, imploro tu bendición, y por mis faltas, suplico tu PERDÓN.

JESÚS DE CANDELARIA, BENDICE NUESTRA BELLA GUATEMALA


Guatemala: Virgen de La Soledad, Real Señora de la Reseña

Reportaje Alex Molineros

Dentro de la riqueza del arte sacro sancristobalence se encuentra la bella joya escultórica de la Virgen de Soledad bajo la denominación “Real Señora de la Reseña” por su hijo “Jesús Nazareno de la Reseña” ubicada en la Parroquia de la villa de San Cristóbal.

Esta fue obsequiada a la Parroquia debido a la llegada de su hijo “Jesús Nazareno de la Reseña”, la parroquia contaba con una Virgen de Dolores que fue trasladada al Templo del Señor de las Misericordias “El Calvario”
SU HERMANDAD
La hermandad que tiene a cargo su culto es la Hermandad de Jesús Nazareno de la Reseña y Sección de Soledad, que se ha hecho cargo de procesionar a esta imagen junto a Jesús Nazareno por mas de 130 años, como toda hermandad inicio con los mas humildes cortejos, pero no obstante este no dejo de ser apreciado por mucha concurrencia ya que estas imágenes se procesionan el día Martes, Jueves y Viernes Santo. Hoy en Día el día de sus cortejos el Municipio se viste de gala y se prepara para recibir locales y extranjeros.
Una característica con la que cuenta es de que ella también acompaña a su hijo muerto el Señor Sepultado de la Paz el Viernes Santo por la noche-
Su solemne velación se lleva a cabo el ultimo domingo de febrero en conmemoración de su real llegada, esta fue impulsada por Fray Juan de la Torre en 1879, el primer año de velación.
Apariciones publicas durante el año
Ultimo fin de Semana de Febrero – Conmemoración de su llegada y aniversario de hermandad
Martes Santo – Procesión Penitencial acompañando a Jesús Nazareno de la Reseña
Jueves Santo – Procesión de la Cena del Señor acompañando a Jesús Nazareno de la Reseña
Viernes Santo por la mañana – Procesión del Santo Viacrucis
Viernes Santo por la tarde y noche – Procesión de Santo Entierro
Sábado Santo o de Gloria – Procesión de Pésame
15 de Septiembre – Procesión Intramuros en conmemoración de sus 7 dolores
ORACIÓN DE INICIO DE PROCESIÓN
Santísima Virgen de Soledad “Real Señora de la Reseña”
bendice las calles de tu municipio San Cristóbal
llena de amor el corazón de tus hijos que con devoción salen a tu encuentro.
Te acompañamos en tu soledad
esperando que la tuya reconforte a la nuestra.
Bendícenos Reina y Madre de Reseña

Guatemala: Jesús Nazareno de la Misericordia

Fotografía: Alex Molineros.
A raíz de la llegada de la Virgen de Soledad “Madre de Misericordia” quien ahora luce Coronada, y con el deseo de esta asociación , tomo la iniciativa de buscar una Imagen de Jesús.
El Nazareno de la Misericordia fue burilado por el Maestro Alex Narvarez, el primer contacto con él fue de pura casualidad ya que un miembro de la Asociación viajó hacia la Ciudad Capital para un mejoramiento del Resplandor de nuestra Madre de Soledad, y tras una Visita al Patrón Jurado de la Ciudad de Guatemala (Jesús Nazareno de la Merced) conoció al Maestro quién se encontraba restaurando  algunas imágenes de la Basílica Menor de Nuestra Señora del Rosario (Santo Domingo, Guatemala) y tras una charla con el Escultor se logró un primer contacto con quién fue el creador de nuestro Nazareno.
La importante asociación, le pidió al escultor toma dichas especificaciones:
  1. Características de Rostro Pies y Manos, similares a Jesús Nazareno de la Merced de la Ciudad de Guatemala.
  2. Que fuera una imagen de talla completa.
  3. Que fuera Móvil de la cadera, de los brazos, y rodillas.
  4. Que se hiciera la imagen de tamaño natural.
Ya con estas especificaciones y la guía de Dios nuestro padre, el Maestro Narvarez empezó su labor el 15 de noviembre del año 2,010, y con el tiempo a cuestas para los miembros de la Asociación que deseaban tener al Nazareno lo más pronto posible, para que así, se pudiera cumplir el sueño de la Asociación y tener ya una procesión con imágenes que se encuentren bajo su resguardo.
Es así, como finalmente el día 19 de febrero, de este año 2,011, en Misa de sábado por la mañana (10:00 a.m.) fuera bendecida en la Parroquia Nuestra Señora de las Mercedes, por el Párroco P. Orlando Aguilar, quién también es el encargado general del culto y de la cofradía del Señor de la Merced; para luego ser sacado en andas, en lo que podemos llamar su primer Procesión extraordinaria, del Templo hacia el atrio del mismo para posteriormente ser trasladado en vehículo hacia su nuevo hogar, en la sede de la Asociación Caballeros y Damas de Honor en San Pedro Carchá, llegando al mismo en horas de la noche para ser recibido por algunos miembros de la Asociación que lo esperaban con ansias.
El siguiente día en horas de la mañana salió desde la Sede de la Asociación en Procesión Extraordinaria de Bienvenida, en la que fue presentado ante nuestra Santísima Virgen de Soledad Madre de Misericordia, quién se encontraba en la Ermita San Sebastian esperando la Imagen de Jesús de la Misericordia, posteriormente fueron trasladados desde ese punto hacia el Templo Parroquial para ser presentado ante la Comunidad en Misa Solemne de Domingo. Al final de la Celebración Eucarística se procedió a la Bendición de la feligresía y al traslado en  Procesión de las Imágenes de Jesús Nazareno de la Misericordia y Virgen de Soledad Madre de Misericordia hacia la sede de la Asociación en donde se procedió a dar unas palabras por parte del Presidente de la Asociación y posteriormente a la Veneración de las Imágenes. 
El sábado 09 de abril del 2,011 a las 19:30 Horas dio inicio la Velación de Jesús Nazareno de la Misericordia y Virgen de Soledad Madre de Misericordia en el interior del Templo Parroquial, en dicha actividad se contó con la participación de los Devotos Cargadores de Jesús Nazareno, de los miembros de la Asociación Caballeros de Honor y feligresía en general.
El Solemne Cortejo Procesional quedó planificado para el Quinto Domingo de Cuaresma (Domingo de Pasión) en el que se recorrerían las Principales Calles y Avenidas de San Pedro Carchá y como dato adicional se buscaba tocar los 4 barrios más representativos de nuestra ciudad siendo estos: Barrio San Sebastian  Barrio San Pablo, Barrio Santiago y Barrio San Pedro. La Procesión inició a las 13:30 horas  en el interior del Templo Parroquial y finalizando en el mismo lugar a las 20 horas con 30 minutos ; se contó con la participación de varias Hermandades y Asociaciones de Pasión del medio y de especial es hacer mención de la Hermandad de San José Campur que estuvieron durante todo el recorrido presentes.

Su aproxima aparición publica la hizo el 19 de Febrero de 2012, en motivo de celebrar y rememorar su llegada a San Pedro Carchá, en el cual se destaco por un cortejo procesional de la Parroquia el Calvario hacia la Sede de la asociación 

Finalmente llego de nuevo el 5to. Fin de Semana de Cuaresma, donde se llevo a cabo su solemne velación y procesión acompañado de su Santísima madre la Virgen de Soledad “Madre de Misericordia”.


Guatemala: Consagrada Imagen de Jesus del Consuelo

http://jesusenguatemala.com/2011/03/16/procesion-c-i-jesus-nazareno-del-consuelo-parte-ii/#jp-carousel-43385
http://jesusenguatemala.com

Fotografía: 

Michel A. de L. Pontaza
Por Aníbal Chajón

Uno de los templos emblemáticos del Centro Histórico de Guatemala es La Recolección de donde sale, el Sábado de Ramos, la procesión de Jesús Nazareno del Consuelo, que reúne a miles de devotos.

El templo de El Santísimo Nombre de Jesús es conocido como La Recolección, porque estaba administrado por los religiosos recoletos. La iglesia fue bendecida el 21 de enero de 1845, y es un templo de estilo es neoclásico.

El edificio fue dañado por los terremotos de 1917 y 1918, gran parte de la estructura se derrumbó y muchos de los bienes que albergaba fueron lastimados. La reconstrucción del edificio se inició en 1924, sin embargo, la situación económica de los pobladores del barrio, que tenían que reedificar sus propias viviendas, no permitió que las obras avanzaran con celeridad.

Después de años de trabajos, el templo se abrió de nuevo el 4 de septiembre de 1949 y, desde entonces, se empezó una nueva etapa de embellecimiento interno. Por ese período, en 1952, llegó a la comunidad de La Recolección otro miembro, Miguel Murcia, quien convirtió las procesiones recoletas de un fenómeno de barrio a otro con proyección en toda la ciudad.

Un cuarto de siglo después de su reapertura, en 1976, otro terremoto dañó la iglesia y sus obras de arte. Fue hasta el 13 de junio de 1978 que se puso a disposición del culto, después de los trabajos de reconstrucción, que es la forma en que puede apreciarse en la actualidad. 

El Nazareno de Ganuza

Por Manuel Morales Montenegro
Se estima que la imagen de Jesús Nazareno de la iglesia de La Recolección fue tallada en el siglo XIX. Algunos autores suponen que fue obra de uno de los escultores Ganuza, quienes tuvieron celebridad en esa centuria.

Un franciscano escribió, en 1974, una historia del templo, era fray Deodato Carbajo. Su estudio fue reeditado con el título de Breve Historia Iglesia de La Recolección. En su artículo, anotó que la iglesia contaba con varias obras de arte religioso, entre las que destacaba un “cuadro de Jesús Nazareno en Semana Santa, firmado por Carlos Jerónimo Sancho, Guatemala, 1935″, que reproducía la procesión de 1933 y que aún puede verse en el transepto del Evangelio en el templo. Incluyó en la lista de objetos una escultura de “San José, de Ganuza”, y el “Cristo Nazareno, siglo XVIII o XIX”.

En esa época, Carbajo ignoraba el autor de la escultura porque no lo incluyó, aunque relacionó a un escultor de apellido Ganuza con las obras de la iglesia. Después se ha dicho que el Nazareno fue realizado por los hermanos Ganuza.

Una publicación, llamada El Tipógrafo, fechada en abril-mayo de 1992, atribuía la escultura a “los hermanos Juan y Santiago Ganuza”. Según este artículo, Juan hizo la imagen del Señor Sepultado, en 1830, y Santiago talló al Nazareno, entre 1830 y 1835. Además, indica que en 1850 se procesionó por primera vez al Nazareno, aunque el cortejo fue suspendido en 1872 por el gobierno liberal. A pesar de eso, El Heraldo Recoleto, del 22 de marzo de 1959, afirma que la primera vez que salió en procesión la imagen del Nazareno fue hasta 1898. En cuanto a los Ganuza, consta en la edición del Diario de Centro América del 7 de agosto de 1915, que Santiago Ganuza fue un violinista aficionado a la escultura, quien “corriendo el tiempo hizo una obra de mérito que debe existir en uno de los templos de la capital”, según la nota del periódico. De su matrimonio con Eduviges Peláez nació Juan Ganuza, el 20 de abril de 1840.

Discípulo del escultor Ventura Ramírez, Juan Ganuza hablaba francés e inglés, además del castellano, y había estudiado monocordio. A los 13 años de edad creó su primera obra, después de lo cual hizo varias tallas que fueron llevadas a templos en México, El Salvador, Honduras, Estados Unidos y América del Sur.

Entre sus esculturas hubo una que se envió a Roma. “Distínguese por la belleza y la corrección de sus perfiles un Nazareno, de tamaño natural, premiado en la exposición del Vaticano con motivo de las Bodas de Oro del Pontífice León XIII, en 1888″, según la crónica de 1915.

Una obra del romanticismo
Por Fernando Urquizú
El historiador Haroldo Rodas probó que la imagen del Nazareno de El Calvario está relacionada con otra obra de Juan Ganuza enviada a la Santa Sede en 1888. Ambas esculturas tienen características comunes con la imagen de Jesús Nazareno del Consuelo. Si se estudian estilísticamente se puede descubrir que son bastante parecidas, lo que les permite ser atribuidas al mismo autor, quien trabajó a fines del siglo XIX en la Nueva Guatemala de la Asunción.

Los tres Nazarenos tienen una posición similar de la mano, la mirada, muestran un singular movimiento girado en los hombros y la posición coincidente del rostro, por todo ello las imágenes siguen patrones que permiten ser atribuidas al mismo tallador. Las diferencias entre el Nazareno de El Calvario y el de La Recolección se deben a factores fortuitos por lo que se alteró una de ellas. La imagen recoleta sufrió a causa de los terremotos de 1917 y 1918, que destruyeron la iglesia, por lo que el Nazareno quedó dañado.

En ese momento imperaba un gusto por los cánones europeos románticos, que se basaban en modelos italianos y franceses. Según estos patrones, varias imágenes religiosas, talladas en madera, recibieron nuevos ojos, preferentemente de color celeste. En esa época, el Nazareno de La Recolección fue restaurada con un color de tez claro, por uno de los más importantes imagineros de la época, Julio Dubois. Según testimonios orales se le pusieron ojos de color claro.

Posteriormente, a mediados del siglo XX, el maestro Huberto Solís adecuó y reencarnó la imagen. Fue entonces cuando cambió el ceño y barba. Eso hizo que dulcificara la expresión pero la escultura quedó igual. El Nazareno fue consagrado el 3 de marzo de 1956, por el Obispo de San Marcos, Celestino Fernández. Un año más tarde, se le cambió la cabellera de rizos, que le acercaba a los patrones barrocos españoles, por otra lacia, con el objeto de darle un efecto más natural y acentuar el espíritu romántico francés.

Santos de Pasión 
Por Manuel Morales Montenegro, Fernando Urquizú y Anibal Chajón
La imagen de la madre de Jesús que acompaña al Nazareno recibe el nombre de Dolorosa. La escultura que se venera en la iglesia de La Recolección y que sale en procesión el Sábado de Ramos, según la narración que circula en el barrio, era originalmente una Virgen de Misterio, que fue transformada en Dolorosa.

Es posible que fuera trabajada por Julio Dubois, ya que encaja en su línea de trabajo. Otras versiones apuntan a que la Virgen era una imagen de la Inmaculada Concepción.

En cuanto a las tallas de María Magdalena y San Juan fueron realizadas por Huberto Solís. Según Roberto Vásquez, miembro de la Hermandad de Jesús Nazareno del Consuelo, la imagen de María Magdalena está firmada por Solís y fechada en 1945 en la parte posterior de la escultura.

En torno a esta imagen hay muchas narraciones que atribuyen la inspiración de su talla. Algunos, como Vásquez, cuentan que es un retrato de la hermana de Miguel Murcia, sacerdote de origen español que vivió en la comunidad recoleta. Otros, como Manuel García, exmiembro de la Hermandad, han escuchado la versión de que está inspirada en la fotografía de una mujer de origen judío. Algunos más cuentan que el escultor se basó en una estampa española de Magdalena. El antropólogo Celso Lara comenta que, en una conversación que tuvo con Solís, el escultor le confesó que había tomado como modelo una novia a quien quiso mucho.

De tal manera que esta escultura se convirtió en el icono de belleza femenina guatemalteca de mediados del siglo XX. Actualmente cuenta con una cabellera de color oscuro y lacio, pero se acostumbra sacarla en procesión con otra rizada y de color claro. En torno a la imagen de San Juan, Vásquez comenta que tuvo la oportunidad de comprobar que en la espalda de la escultura tiene dos ranuras, en las que se pueden acomodar alas, por lo tanto, cree en la versión que cuenta que la imagen era un ángel modificado por Solís.

En resumen, son grandes esculturas académicas, de las últimas obras de la escuela altarera guatemalteca y las narraciones que circulan en torno a ellas ponen en evidencia que, cualquiera que sea la verdad, el pueblo convirtió a la imagen de Magdalena en un ícono femenino local.

El paso por las calles
Por Manuel Morales, Fernando Urquizú y Anibal Chajón
La procesión del Nazareno no es muy antigua, probablemente de principios del siglo XX, y dejó de salir algún tiempo. En 1933, salieron por primera vez en Guatemala ocho romanos, pero los trajes se deterioraron por no haber donde guardarlos y no se usaron en 1935, cuando Jerónimo Sancho pintó su cuadro.

Con la llegada de fray Miguel Murcia las procesiones recoletas cobraron auge. Fue Murcia quien bautizó a la imagen como Jesús del Consuelo porque, en su opinión, se sentía consolado por su mirada. 

Gracias al entusiasmo de Murcia, en 1959 se transmitió por las radiodifusoras Universal y Central, la procesión del Nazareno, según El Heraldo Recoleto del 22 de febrero de ese año. Hubo algunas modificaciones en el recorrido de la procesión. Así, en 1961, se trasladó del Sábado de Ramos al Martes Santo, para regresar a su día tradicional en 1967. Para entonces la procesión empezaba a tomar mayores proporciones. Por eso, en 1975 un empresario compró a la Asociación de Candelaria un anda para ser cargada por 54 personas, o brazos como se le conoce. Dos años más tarde el mueble se amplió para que pudieran cargarla 74 personas.

En 1978 continuaron las adquisiciones con el fin de mejorar el cortejo procesional, de tal manera que se estrenó un Vía Crucis. Otros trabajos se realizaron en la década siguiente. En 1987, se estrenó una nueva anda con capacidad para 100 cargadores, y ampliada en 1997, para dar cabida a 110 brazos en cada turno o cuadra del recorrido.

Estas innovaciones obedecieron al aumento de cargadores deseosos de participar en el cortejo. Además, se ha ido ampliando el recorrido, con el mismo objetivo. En 1978, la procesión salía del templo a las 16:00 y retornaba a las 21:30. Diez años después el horario iba de las 15:00 a las 23:00, y, en 1993, se amplió de las 11:00 a las 23:00, con lo que el cortejo pasa por gran parte del centro histórico de la ciudad. Esto refleja el auge y entusiasmo logrado a través de años de trabajo.

En la procesión del Nazareno destaca la música, una banda acompaña el recorrido interpretando marchas fúnebres, en su mayoría inspiradas en las imágenes de Pasión. Murcia compuso una marcha para que fuera la oficial de la procesión, titulada Jesús del Consuelo, que en 1959 ya era la marcha oficial del cortejo, según El Heraldo Recoleto del 8 de marzo de ese año. El mismo periódico indica que Murcia compuso María la Penitente, marcha oficial de la Dolorosa de la procesión del Sábado de Ramos


Villa de San Cristóbal Verapaz, Guatemala: Jesús Nazareno de la Reseña

Jesús Nazareno de la Reseña es la joya escultorica religiosa más venerada en la Villa de San Cristóbal Verapaz, no se tienen antecedentes de quien lo burilo o como llego al pueblo, lo que se tiene dicho según la leyenda oral que los abuelos cuentan que sus abuelos les decían, que este nazareno estaba antes en la Parroquia Calvario Viejo (Primera Parroquia de la Villa) luego fue trasladada a la Parroquia de San Cristóbal donde se encuentra actualmente cuando fue finalmente construida.Otra historia que corre en las calles estrellas y adoquinadas de San Cristóbal de la llegada del Nazareno Reseñero es:

Cuenta la historia que viene de generación en generación, que la imagen fue traída desde España para que fuera venerada en el municipio de Cobán, Alta Verapaz; pero los que tenían en su poder a la imagen de Jesús Nazareno se equivocaron de carretera y fue como llegó a San Cristóbal, quedándose allí por desperfectos mecánicos del vehículo donde se transportaba dicha imagen.
Se contemplan 3 imágenes similares a Jesús de la Reseña, una se encuentra en La Antigua Guatemala, Sacatepéquez y la otra en Honduras. Las 3 son provenientes de España.

Según investigaciones que se han llevado a cabo a cargo de los directivos y miembros activos de la hermandad, lograron llegar  que al analizar a una escultura se debe contextualizarla en el momento en que se realizó, para comprender las tecnicas tanto en su burilacion como en su encarnado. Inciando en este punto:
El encarnado realizado semeja las tecnicas del Siglo XIX (1800 aprox.), no sabemos si esta bella talla fue retocada ya, debido a la palidez marcada en el area de pómulos y la falta de moretones en ella. Puesto que las encarnaciones de Siglo XVII y XVIII son barrocas ensangrentando casi el rostro del señor, asi como la aplicación de moretones.

La talla es sumamente exquisita, tiene una gran coincidencia con el Nazareno Mercedario de la Parroquia Nuestra Señora de las Mercedes en la Ciudad Capital.

Cabe añadir algunas consultas entre estas con el Lic. Juan alberto Sandoval de la Escuela de historia de USAC y el situa a la imagen en el Siglo XVIII por tanto segun el licenciado corresponde a una Replica de Jesus de los Milagros del Senor San Jose y si efectivamente si compara el rostro del nazareno de San Cristobal con el de San jose hay mayores coincidencias.
ADDENDUM> aunque algunos creen que tambien el nazareno de San jose es influenciado por el Mercedario (Comentario hecho por el Lic. Miguel alvarez Arevalo).

Pero algo tienen más que claro los pobladores, no importa quien la burilo, de donde vino, cuando vino, es una joya para la villa; y es una experiencia única verlo recorrer bajo esas calles adornadas bellamente con azerrin. Jesús Nazareno de la Reseña – 134 Años de Procesión, Tradición y Penitencia.

Guatemala: Historiador Miguel Alvarez obtiene la condecoración de la Orden del Patrimonio Cultural

Miguel Álvarez: historia colonial

El Ministerio de Cultura y Deportes de Guatemala ,  ha designado al historiador Miguel Alfredo Álvarez Arévalo para recibir la máxima condecoración de la cartera, La Orden del Patrimonio Cultural.señala el Diario de Centroamérica.

“Quiero indicar que de ser así para mi más que honor es un compromiso aún más fuerte para trabajar y luchar por el patrimonio cultural. Para mi el Patrimonio Cultural es el rostro de nuestra historia, es la cara de nuestra Patria, es el camino para fortalecer nuestra identidad”, señala en su Facebook

Su Biografía

Por: Francisco Vidargas

Guatemala tuvo sus primeros acercamientos a los estudios de historia del arte colonial hasta la tercera década de nuestro siglo, con publicaciones deficientes como la referente a Las bellas artes en Guatemala (1934), de Víctor Miguel Díaz, plagada de falsas atribuciones y datos erróneos. Tuvieron que pasar todavía 18 años más para que apareciera el primer gran estudio sobre el arte guatemalteco, la Historia de la imaginería colonial en Guatemala del alemán Heinrich Berlin. A partir de ese momento la disciplina ha incrementado sus adeptos, agregándose a la nómina, entre muchos, los nombres de Ernesto Aguilar Chinchilla, Ricardo Toledo Palomo, Jorge y Luis Luján Muñoz, Humberto Samayoa, Antonio Gallo, Mario Monteforte Toledo, José A. Mobil, Josefina Alonso de Rodríguez y Haroldo Rodas.
Paralelamente, un creciente número de especialistas extranjeros han contribuido ampliamente al estudio de los temas artísticos de la Capitanía General, desde los estadunidenses Pal Kelemen, George Kubler, Martin Soria, Sidney D. Markman, Verle L. Annis y David Jickling, hasta los españoles Diego Angulo Íñiguez, Francisco Javier Mencos, Antonio Bonet Correa, Concepción García Sáiz y Cristina Esteras, además de los mexicanos Salvador Toscano, Efraín Castro, Concepción Amerlinck y Gustavo Avalos.

A este abundante repertorio de historiadores hay que agregar las investigaciones que desde 1980 viene realizando Miguel Álvarez Arévalo, actual cronista de la ciudad de Guatemala, autor -hasta ahora- de 20 publicaciones sobre la historia, el arte y la gastronomía mestiza chapina.

Dos temas son fundamentales en su labor académica: el estudio de la escultura colonial y la defensa del patrimonio cultural. Sobre el primero cuenta su bibliografía con importantes títulos, entre ellos, Algunas esculturas de la virgen María en el arte guatemalteco (1982), Reseña histórica de las imágenes procesionales de la ciudad de Guatemala(1984), Iconografía aplicada a la escultura colonial de Guatemala (1990) y la espléndida edición -en colaboración con Luis Luján- sobre Imágenes de oro (1993). En cuanto a la herencia patrimonial, recopiló la Legislación protectora de los bienes culturales de Guatemala (1980), y ha dado a conocer el Patrimonio de la Catedral de Guatemala (1990),Algunos datos para la historia del Palacio Nacional (1993) y dos tomos de colaboraciones periodísticas, tituladosHistoria instantánea (1995 y 1996).

Siguiendo con su infatigable labor, el también director del Museo Nacional de Historia presenta ahora un pequeño volumen dedicado a una de las más tradicionales imágenes de vestir que existen en el país centroamericano: el nazareno del templo de La Merced, obra del escultor Mateo de Zúñiga trabajada en 1654. Al contrario de lo que pasa con la mayoría de las esculturas coloniales, ésta sí cuenta con documentación sobre su manufactura y autoría. En el libro de la cofradía de Jesús Nazareno de la Merced se indica que, con anuencia del agustino fray Payo Enríquez de Rivera (posteriormente obispo de México), se mandó tallar la escultura, costando “la hechura en blanco sesenta y cinco pesos, que se los pagaron a Zúñiga, y la encarnación y colores, se los puso Don Joseph de la Serda… y acavada dicha ymagen, se colocó en su capilla el siguiente año en 27 de Marzo de 1655”. Su consagración se efectuó 62 años después, en agosto de 1717. Más tarde, en julio de 1778, fue trasladada del convento mercedario de Santiago de Guatemala, a la nueva capital.

En su Nómina de imagineros‘ Berlin considera a Zúñiga, junto con Alonso de la Paz, como uno de los más importantes escultores guatemaltecos. A él se le atribuye la contratación de otros trabajos de relevancia, como “el aderezo” de los retablos de Nuestra Señora de la Antigua y de Santo Tomás en la iglesia de Santo Domingo, además del retablo de la Natividad del templo conventual de la Concepción, junto con el altar mayor y el del Sagrario en la Catedral metropolitana.

Estudio breve en páginas, pero generoso en datos históricos, el Jesús de la Merced. De Pancho y a La Ermita 1655-1778, de Miguel Álvarez, contribuye al mejor conocimiento de una de las más hermosas obras escultóricas del arte barroco guatemalteco.

 

La Jornada, 15 de abril de 1997, pág. 27.

 


Cristo del Amor” – Hermandad del Señor Sepultado de Santo Domingo

Fotografía y textos. Cortesía de Hermandad y Yo Cucurucho 

La Imagen
Hace algunos años escribió el historiador, Hno. Augusto Acuña (ya fallecido) lo siguiente:

Fray Francisco Ximénez, uno de nuestros historiadores, al escribir sobre la Consagrada Imagen del Cristo Yacente de la Iglesia de Santo Domingo, hoy Basílica de Nuestra Señora del Rosario, dice: el “Cristo de Santo Domingo fué esculpido con tanto amor, con tanta dulzura, y con tanto espíritu, que lo menos que se le puede llamar es:
Cristo del Amor

Y  Ximénez no se equivocó, pues hay alma y corazón, y el escultor, debe haber puesto todo su espíritupara imaginarse en esos momentos como fue y es el dulce rostro del Divino Maestro que impartió por el mundosus sabias enseñanzas, y sus bendiciones para todos los que seguimos sus pasos en el camino de la vida.

La Imagen del Cristo del Amor tiene un origen y un escultor, desconocidos y en su obra Las Bellas Artes de Guatemala, el escritor e historiador Víctor Manuel Díaz, relata lo siguiente:

“Una tradición escrita por Fray Domingo de los Reyes, aceptada como verídica por acreditados cronistas antiguos y modernos, refiere (que la imagen) debe haber sido traída a América procedente de Inglaterra, cuando el cisma de Enrique VIII, fundador del Anglicanismo la embarcación portadora de la escultura, huyendo de los piratas fue a dar cerca de Trujillo, puerto amenazado por los bucaneros, furiosa tormenta azotó la embarcación causándoles perjuicios el capitán hizo llevar a tierra grandes cajas conteniendo mercaderías y cuandros de pintura, dejándolos abandonados.”

Y continúa el señor Díaz: “Por esos días llegó a Trujillo el dominico Fray José de Lazo y se informó de las cajas abandonadas en dicho lugar, y de acuerdo con las autoridades, recogió las que contenían objetos religiosos, enviándolas a la capital del reino. Fray José encaminose enseguida al puerto llamado bodegas (después Izabal) y luego a la capital. Semanas más tarde llegaron las cajas al monasterio del los dominicos y al abrir la más grande, hallaron con sorpresa al Cristo Yacente la comunidad se trasladó al templo, hubo prolongados toques de campanas, afluencia de autoridades eclesiásticas y civiles, multitud de vecinos principales y acto continuo la imagen fué expuesta en la nave central.”

Cabe mencionar aquí que se cree que la bella imagen podría ser parte del patrimonio de Catalina de Aragón (1485-1536), Reina de Inglaterra y primera esposa del Rey Enrique VIII. Este monarca solicitó al Papa Clemente VII, la anulación de su matrimonio a al no habérsele concedido, la abandonó en 1531 y se casó con Ana Bolena en el año 1533.

Desde aquel lejano entonces la imagen ha estado en custodia de los dominicos y cuando la ciudad capital fue trasladada al valle que hoy ocupa, los frailes la trajeron al Templo de Santo Domingo, para su culto y veneración.

La Hermandad

En 1547 se funda por Cédula Real la “Cofradía del Cristo Morto”, y en dicho año salió por primera vez en procesión.

En bula papal de nuestro Pontífice Clemente VIII (Hipólito Aldobrandini) (1592-1605) se indica: “que en las demás provincias y tierras de las Indias, los fieles cristianos que las habitan, …acostumbran sacar el Viernes Santo la imagen de Nuestro Salvador… en solemne procesión y…”

Fué en el año de 1595 cuando se llegó al sabio acuerdo de que la procesión del Templo de Santo Domingo, saliése a las calles, después de que los frailes franciscanos terminarna su ceremonia del descendimiento. Esta única procesión se solemnizó especialmente a partir del año 1650, cuando ya participaron en el cortejo ediles y otras autoridades.

Y así, año con año, de una manera u otra, en los días de Viernes Santo, la bella imagen ha sido levantada en hombros por sus devotos “cargadores”.

En el año de 1852 la visión apostólica de Fray Pedro Mártir Salazar transformó la antigua “Cofradía del Cristo Morto”, en momentos difíciles de nuestro azaroso siglo XIX, en la Hermandad del Señor Sepultado actual, la que tiene, entre otros, como fines principales: 1-La santificación de sus miembros, mediante la práctica de las virtudes cristianas y el recuerdo de la vida, pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo… y 2-El culto y veneración de su consagrada y bella imagen.

(El expediente seguido en 1852, está en el Archivo General del Gobierno, bajo el No. B-78.48 del ramo solicitudes, legajo No. 859, Municipalidad 1852).

El presidente actual de la Hermandad del Señor Sepultado es el Hermano Juan Gavarrete Soberón.


Guatemala: Parroquia San Joaquín, Villa Canales y la Devoción por Jesús Niño

Hermandad de Jesús Niño

Por: Hermandad de Jesús Niño

En Guatemala la devoción al Niño Dios es también parte esencial de las manifestaciones de fe que mueven a  un pueblo y que a través de los siglos han perdurado y recobrado mayor esplendor, esto sin perder el sentido que el de evangelizar por lo cual fueron creadas,  desde los nacimientos en los hogares particulares, hasta los nacimientos con esos toques altareros tan guatemalteco que sobresalen en los templos, parroquias o comunidades que engalanan las fiestas en entorno al Nacimiento del Hijo de Dios.

Villa Canales no se quedo atrás, según cuentan personas de antaño que las actividades para recordar y celebrar dicho acontecimiento para nuestra iglesia eran muy importantes para los pobladores, están daban inicio con las posadas, las cuales eran recreadas con tantos detalles que movían a el pueblo todos los años y así sentir ese fervor que José y María vivieron en aquellos días en que el Salvador llego a tan humilde pesebre, entre animalitos en ese establo frio pero tan lleno de esperanza y amor.

La imagen de Jesús Niño es de talla reciente, encargada al maestro escultor  Gilmar Méndez Paz y encarnada por Alejandro Dardón Barillas en el año 2007, dicha imagen de tan solo 50 cms de alto  es mandada a elaborar tras la necesidad de contar con una imagen titular, pues la que se resguarda en el templo y se cree que era con quien se realizaban los rezados muchos años atrás no fue cedida en custodia por su antigüedad

Jesús Niño una imagen que muchos creen que es antigua, por el trabajo en su encarnado y muy rica en su expresión tan tierna, fue puesta a veneración del pueblo canaleño en misa de noche buena por el Padre José Lino Santos (Q.E.P.D), el 24 de diciembre de 2007, en este mismo acto solemne se instituye la Hermandad quien es la encargada de los preparativos para conmemorar la Solemnidad del Nacimiento de Jesús en nuestro pueblo.

La Devoción  Jesús Niño ha ido en aumento, desde ese primer año en que volvieron a retomarse los rezados con el Niño Dios, en andas de 16 brazos, a las actuales con la capacidad de 40 cargadores, saliendo por espacio de 7 horas con 30 músicos filarmónicos amenizando tan solemne acto con sones, alabados, toda una gama de música festiva entre cohetería y el andar de las gente,  no dudamos entonces que dicho rezado en un futuro llegue a los corazones de todo el pueblo católico de Guatemala y porque no más allá de nuestras fronteras.

 

 

 

 

 


MARÍA HA SUBIDO AL CIELO EN CUERPO Y ALMA: Ahí nos espera; en ninguna otra parte, con los brazos abiertos para abrirnos la puerta de la gloria.

Manuel Murillo Garcia

 Fotografia:  Mario Noriega
El triunfo de María es también el triunfo de sus hijos. María ha subido al cielo en cuerpo y alma para decirnos que un día estaremos con Ella, de manera semejante. Ahí nos espera; en ninguna otra parte, con los brazos abiertos para abrirnos la puerta de la gloria.


La mujer que podemos definir como Amor vivió en este mundo sólo amando: amando a Dios, a su Hijo Jesús desde que lo llevaba en su seno hasta que lo tuvo en brazos desclavado de la cruz. Amó a su querido esposo san José, y amó a todos y cada uno de sus hijos desde que Jesús la proclamó madre de todos ellos.

Desde su asunción a los cielos ha seguido amando durante dos mil años a Dios y a los hombres: Es un amor muy largo y profundo. Y apenas ha comenzado la eternidad de su amor.

Dentro de ese océano de ternura que es el Corazón de María estamos tú y yo para alegrarnos infinitamente. Desde el cielo una Madre nos ama con singular predilección. La fe en este amor debe llenar nuestra vida de alegría, de paz y de esperanza.

Dios adelantó el reloj de la eternidad para que María pudiese inaugurar con su hijo nuestra eternidad. Mientras nosotros esperamos, Ella goza de Dios con su cuerpo inmaculado, el que fue cuna de Jesús durante nueve meses.

El cuerpo en el que Dios habitó es digno de todo respeto. Está eternizado en el cielo, incorrupto, feliz como estará un día el nuestro. El cuerpo que vivirá eternamente en el cielo es digno de todo respeto. No se debe degradar lo que será tan dignamente tratado. Pasará por la corrupción, pero sólo para resucitar en nueva espiga y nuevo cuerpo inmortal, incorrupto, puro y santo.

“Voy a prepararos un lugar”: Así hablaba Jesús a los apóstoles con emoción contenida. Personalmente se encargaría de tener listo ese lugar. Pero sabemos quién le ayudaría cariñosamente a preparar dicho lugar: María Santísima. Ella le ayudó -y de qué manera tan eficaz- en sus primeros pasos a la Iglesia militante. Ella sigue ayudando con su amorosa intercesión a la Iglesia purgante y, de manera muy particular, a preparar la definitiva estancia a la Iglesia triunfante.

Podremos estar seguros de ver un ramo de flores con una tarjeta y nuestro nombre: Hijo, hija, cuánto me costaste. Pero ya estás aquí. También habrá un crucifijo con esta leyenda: “Te amé y me entregué a la muerte por ti”. Jesús. Habrá un ramo de almendro florido colocado por Jesús de parte de María.

El premio de los justos es el cielo, la felicidad eterna. Poco lo pensamos. Mucho lo ponemos en peligro. “Alegraos más bien de que vuestros nombres estén escritos en el cielo”. Sabremos entonces por qué decía Jesús estas solemnes palabras, cuando veamos con los ojos extasiados lo que ha preparado Dios a sus hijos. Si les dio su sangre y su vida, ¿no les iba a dar el cielo?

Pero aquí andamos distraídos, perdidos, olvidados, comiendo los frutos agraces del pecado que pudre la sangre y envenena el alma. Cuantas veces emprendimos el camino del infierno. Tantas otras una mano cariñosa y firme nos hizo volver al camino del cielo. Pensamos en todo menos en los mejor y lo más hermoso. ¡Pobres ignorantes, ingratos, desconsiderados!

El cielo es cielo por Dios y María. Al fin nos encontraremos cara a cara con los dos más grandes amores de nuestra vida. Entonces sabremos lo que es estar locamente enamorados y para siempre de las personas más dignas de ser amadas. Enamorados de Dios, en un éxtasis eterno de amor: amados por el Amor Infinito, la Bondad Infinita. Ahí comprenderemos los misterios del amor aquí muy poco comprendidos. Volveremos a Belén a amar infinitamente, eternamente a aquel Dios hecho niño por nosotros. Volveremos a la fuente de Nazareth donde Jesús llenó el cántaro de María tantas veces. Volveremos al Cenáculo a quedar de rodillas y extasiados ante la institución de la Eucaristía, y comprenderemos las palabras del evangelista Juan: “Habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo”.

Volveremos al Calvario y querremos quedarnos allí mucho, mucho tiempo, siglos para contemplar con el corazón en llamas el amor más grande, la ternura más delicada, y comprenderemos cada uno lo que Pablo decía: “Líbreme Dios de gloriarme en nada si no es en la cruz de nuestro Señor Jesucristo”. Pediremos permiso de bajar a la tierra para visitar los Santos lugares no como turistas sino como locamente enamorados.

Al cielo subió la Puerta del cielo. Sueño en ese momento en que tocaré a la puerta. Y saldrá a abrirme con los brazos abiertos y una sonrisa celestial María Santísima. Tendré que sostenerme para no morir otra vez, pero de puro gozo al ver sus ojos de cielo, su rostro bellísimo, su amor increíble pero real.

María es la mujer más triunfadora. La humilde esclava del Señor ha logrado lo que ninguna mujer famosa ha conseguido. Eligió como meta cumplir la voluntad de Dios; como motivación el amor. El Premio: La Asunción los cielos en cuerpo y alma. Así nos enseña de forma contundente la mejor forma de vivir.

Autor: P. Mariano de Blas LC.

MANUEL MURILLO GARCIA
Para ir al Blog “Solo Informatica, por Manuel Murillo Garcia”, siga este enlace: http://mmurilloinformatica.blogspot.com/ 
Para ir al  Blog ”MIS COSAS”

Guatemala: 295 años de consagración de Jesús de la Merced

Fotos Mario Noriega:

Era una ciudad inmersa en el piadoso mundo de sus devociones,características del modo de vivir de aquella Guatemala. La primera mitad de 1717, era pasado reciente. Ningún presentimiento anidaba en la mente de sus habitantes, acerca de la tragedia sísmica que avecinaba, en el día de San Miguel.

Lejos del drama por acontecer, los preparativos en el mercedario templo, hacían suponer lo singular de la ceremonia de consagración , que se encargaría de realizar el OBISPO DON JUAN BAUTISTA ALVAREZ Y TOLEDO.

LA TERCERA CIUDAD DE AMÉRICA,con mística de sublimes niveles, se cubre de festivo pino, DOMINGO DE GUZMAN(Orden Dominica) y PEDRO NOLASCO(Orden Mercedaria) participan en el fastuoso ceremonial. Los blasones de la ORDEN DE LOS PREDICADORES y  DE LA ORDEN REDENTORA DE LOS CAUTIVOS ocupan un lugar preponderante.

La bella imagen que tan sólo llevaba  sesenta y dos años de estar expuesta a la veneración de sus devotos, La UNCIÓN sería, un hecho sin precedentes, en nuestro suelo. Era la Víspera de la TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR según la Liturgia Católica, una imagen suya habría de ser TRANSFIGURADA.

Óleos sagrados, según el requerimiento del ritual, ungieron su FRENTE, MANOS, PIES Y PECHO.  Este procedimiento se realiza frotando substancias oleaginosas haciendo la SEÑAL DE LA CRUZ,  en donde después fueron colocadas cruces, que en  logro escultórico, señalan el área  anatómica de la unción.

Se dice, que fue ungido  con óleo de catecúmenos a semejanza del rito, que NUESTRA SEÑORA DE LOS REYES DE SEVILLA, motivó con igualdad fidelidad.He aquí un extracto del Libro Recordación Florida Del Siglo XVIII:

HISTORIA DE LA  CONSAGRACIÓN

Después de 62 años 4 meses y 9 días de haber sido colocada la imagen de Jesús Nazareno dentro de una capilla, el Ilmo. Obispo de Guatemala don  Juan Bautista Alvarez de toledo el día 5 de agosto de 1717, le consagra.

”La sacó de su capilla y se puso con quanta desencia se pudo en el presbiterio de el altar mayor de la Iglesia de la Merced.” Asistío la Real Audencia, el ayuntamiento, el Cabildo Eclesiástico, las Ordenes Religiosas y los dominicos que aprendieron -apadrinaron-  el acto religioso.

“Pero lo más singular que tiene dicha devota imagen es estar consagrada en la misma forma, y con los mismos ritos, que se consagró a Nuestra Señora de los Reyes de Sevilla. “

HISTORIA Y RITO DE CONSAGRACIÓN

La ceremonia empezó después de que su Sri. Ilma. Bendijo el incienso y el pan, ungió primero, la cruz en sus cinco partes, en los cuatro extremos y el centro.  Fue el padre Provincial de Santo Domingo Don Fray Joseph Xirón quien sostuvo el Santo Crisma que se utilizó para dicha consagración , el R.P.M. Fray Vicente Guerra los algodones, los padres Fray Agustín Cano, Fray Antonio de Arreaga y Fray Damián Régil, todos de la Orden de Predicadores tenían el pan y otras cosas del uso sagrado. Después se ungió la imagen, primero en la frente, luego en el pecho, en las manos y en los pies, concluido este ceremonial se cantó el Te Deum. Otra versión dice lo siguiente:

 

“La ceremonia se inició cuando llegó el Señor Obispo, como a las diez de la mañana a la dicha iglesia, acompañado de el Señor Br. Don Joseph Varón Dean de la Santa Iglesia y el Sr. Dn. Feliciano de Arrivillaga Maestra Escuela, el Sr. Maestro Don Carlos  de Mencos, y el Sr,. Tesorero Don Joseph de Alcantara, canónigos. El Ilmo. Obispo bendijo el incienso y el pan, ungió primero la cruz en cinco partes: En los cuatro extremos y en el centro. El padre provincial de Santo Domingo el R.P.M. Fray Joseph Xirón sostuvo el crisma que se empleó para la consagración, el R.P.M. Fray Vicente Guerra los algodones, los padres Fray Agústin  Cano, Fray Antonio de Arreaga y Fray Damián Regil, todos dominicos, tenían el pan y otras cosas del uso sacro.   En seguidase ungió la imagen: primero en la frente, luego en el pecho, en las manos y en los pies. Concluida la consagración se cantó un Te Deum Laudamus.

Luego de esto el pueblo le ofreció un castillo de polvora de 400 tiras(Canchinflines), se dispararón salvas de tres compañias que se encontraban en el compas de la iglesia  y luego comenzó el repique general  desde la Catedral avajo, todos los conventos desde esta hora(Que serían las diez) los regocijos de mascaradas, saraos, carros triunfales y muchas demostraciones de juvilo, esta noche del jueves hubo repiques generales, haviendo sido la tarde más plausible que a vivido Goatehamala. Se hizo esta extraordinaria función con extraordinaria pompa, se adornó la iglesia por dentro y por fuera pusieronse dos aparadores con 200 fuentes y 60 picheles de plata.Las fiestas de consagración se prolongaron por ocho dias.

El viernes por la mañana volbio a venir la Religión de Santo Domingo y la Merced salió con San pedro nolasco a la esquina de Santa Theresa a recivirla, y después de estar juntas. La real Audiencia, Ciudad, sagradas religiones y  concurso qual que nunca se ha visto, salió  la procesión por el compas de la iglesia, donde estava otro esquadron de ynfantería , los R.R.P.P.M.M. de Santo Domingo con estolas yban cargando la Sta. Ymagen (Sto.Domingo), entró la proseción en los claustros, cantó la Missa ese día(6 de agosto de 1717) el R.P.M. Fray Joseph Xiron, provincial de la Sagrada Orden de Predicadores, el evangelio el R.P.M. Fray Antonio de Arriaga, la Epistola el R.P.M. Fray Damían Regil todos maestros del Orden de Predicadores.

“Que festivo alboroto es este, que tanto nos inquieta. A Jesús le hecho el agua un baptista, que novedad puede ser para tan grande alegría el que nuestro baptista le ponga los santos oleos. Baptizó a Jesús en al rivera del Jordán San Juan Baptista, y os lo unge con los Santo Oleos quando lo consagra, otro baptista grande, Principe de la Iglesia, y primer parroco de ella, que novedad ai pues oi, para esta ruidosa fiesta, nada mas que lo dicho: Su soberana uncion misteriosa. Es Christo lo mismo ungido y siendo Jesús Nazareno, lo mismo que consagrado. “

“El Rey, el sacerdote y el profeta, eran en la antigua ley ungidos, Christo fue gran sacerdote, Rey de Todos los reyes, y profeta grande: No era novedad en Christo lo ungido. Es la novedad en su imagen a esta novedad de esta imagen ungida es la que oi con mucha razón se celebra.”

“Fue Jacob a buscar esposa a Mesopotamia y aviendo cogida la noche en el mismo camino, se acostó a dormir en el suelo, sirviole de pabellón el cielo, y de almohada para su mayor descanso una piedra, cogió el sueño, y entre sueños vio aquella escala tan maravillosa y el señor arrimado a la escala”.

“Alto pues, con razón el patriarca unge, y consagra esta piedra con razón ensalza, por imagen mas propia de lo vido, porque si lo que mirava entre sueños era el señor con la cruz, nadie mejor que esa piedra lo representara pues fue Christo la piedra del sufrimiento arrimado siempre a la cruz.”

“La transfiguración gloriosa que el Sangrado Evangelio de oi nos menciona(Era el día de la transfiguración) mas oi mismo es el día que en los altos fines de la providencia nos ponen a la vista dos. La transfiguración de Jesús en el monte Tabor es una, y la transfiguración de esta imagen quando nuestro Ilmo. Príncipe la consagra es otra. El redemptor Nolasco y en lugar de el encendido Zelo de Elias la ardiente antorcha de los mejores gusmanes, el gran padre Santo Domingo”.

“Y lo mismo dize a los vecinos de Goathemala esta divina ymagen transfigurada, que no temamos, puesto que la tenemos entre nosotros, porque a de salir a la defensa nuestra siempre que se ofreciere, porque es verdadera ymagen  de nuestro Redemptor Jesús en su pasión dolorosa, y eso le basta para defendernos.”

“O mil veces dichosa y siempre santa ciudad, dichosos nosotros los que vivimos en ella, tenemos en esta sagrada ymagen , quien nos defienda y nos libre de todo el mal, quien nos favorezca y nos haga bien, quien salga y saque la cara si fuere necesario para cualquiera que lanze una invasión enemiga: por que es verdadera imagen de nuestro capitan Jesús, para que quede de oi en adelante por consagrada y ungida, hecha reyna de las demás imágenes; queda sin tener segunda ni semejante: queda ya gloriosamente transfigurada, por favor especial de ntro. Ilmo. Principe, pero no puede negarsele tambien el influjo, al devoto de que lo a conseguido y solicitado, puesto que a el en primer lugar se le debe”


Benedicto XVI envía condolencias a pueblo guatemalteco

En el telegrama enviado hoy, el Papa afirma que “hondamente apenado por el fallecimiento del querido Cardenal Rodolfo Ignacio Quezada Toruño, Arzobispo Emérito de Guatemala, deseo hacer llegar mi más sentido pésame al pastor y a los obispos auxiliares, así como al clero y los fieles de esa iglesia particular, como también a los familiares del difunto Purpurado”.

Seguidamente Benedicto XVI afirma que se une a ellos “con fervientes oraciones de sufragio para que el Señor conceda su paz a quien ha servido tan intensa y generosamente a la Iglesia durante su ministerio pastoral, como guía de la diócesis de Zacapa y Prelado de Santo Cristo de Esquipulas, y después como Arzobispo de esa sede metropolitana de Guatemala”.

“Con la fe en el misterio pascual de Cristo que ilumina y llena de esperanza los momentos de dolor, y el recuerdo de un pastor entregado a la misión evangelizadora, me es grato impartir de corazón a cuantos lloran tan sensible pérdida una especial bendición apostólica”, concluye.

S.S Benedicto XVI


Guatemala: Gran pesar la noticia del fallecimiento de Cardenal Quezada Toruño

Radio Estrella 89.3 Fm
Según señala la agencia Ansa, la vicepresidente de Guatemala, Rossana Baldetí, comentó que recibió con “gran pesar la noticia del fallecimiento de Cardenal Quezada Toruño”.

Nery Rodenas, director de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala, indicó a su vez que la noticia del deceso “lo tiene consternado, ya que Quezada Toruño era una persona que dedicó su vida al bien de las personas”.

Nació el 8 de marzo de 1932 en Guatemala. Estudio teología en la Universidad de Innsbruck (Austria) y en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Allí obtuvo el Doctorado de Derecho Canónico en 1962.

Fue ordenado sacerdote el 21 de septiembre de 1956 y sirvió en la Arquidiócesis de Guatemala, además de ejercer la docencia en distintos lugares de la capital.

El 5 de abril de 1972 fue nombrado Obispo Auxiliar de Zacapa y Chiquimula, diócesis de la que el 16 de febrero de 1980 pasó a ser Obispo titular.

En 1986 fue nombrado Prelado de Santo Cristo de Esquipulas, Patrono de Guatemala, y entre 1988 y 1992 desempeñó el cargo de Presidente de la Conferencia Episcopal.

En esa época fue promotor del diálogo entre el Gobierno y la guerrilla Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG). De 1987 a 1993 presidió la Comisión Nacional de Reconciliación para llegar a un acuerdo de paz.

En su calidad de conciliador, medió de 1990 a 1994 en las negociaciones para la pacificación del país, sumido durante 36 años en una guerra civil que concluyó el 29 de diciembre de 1996 con la firma del Acuerdo de Paz Firme y Duradera.

En 2001 fue designado Arzobispo de Guatemala. El 21 de octubre de 2003 fue creado Cardenal por el Beato Papa Juan Pablo II.

La agencia Efe recuerda que fue también miembro de número de la Academia de Geografía e Historia de Guatemala y miembro correspondiente de las Academias de Historia de España, El Salvador, Honduras, Costa Rica, República Dominicana, Argentina, Venezuela y Uruguay.


Cuánto dolor de Cristo al verse abandonado! Miércoles Santo. ¿Cuál es mi fuerza interior ante las incomprensiones que Dios permite en mi vida?

Manuel Murillo Garcia
 Fotografías: Michel D León Pontaza 

Acompañar a Cristo en su pasión tiene que ser para nosotros un enraizarnos profunda y convencidamente en los aspectos más importantes de nuestra vida. El seguimiento de Cristo es para todos nosotros un atrevernos a clavar la cruz en nuestra existencia, conscientes de que no hay redención sin sacrificio, no hay redención si no hay ofrecimiento.

Quisiera proponerles estar con Cristo en el Pretorio antes de salir a ser crucificado, como nos narra San Juan: “Entonces Pilatos se lo entregó para que fuera crucificado”. Cristo, maniatado, coronado de espinas, flagelado, sentado en un calabozo esperando como tantos otros presos, como tantos miles de prisioneros a lo largo del mundo, el momento en el cual se abra la puerta del calabozo para ir hacia el patíbulo, para ir hacia el cadalso.

Atrevámonos a contemplar a Cristo y veamos cómo, sobre su cuerpo, se ha ido escribiendo como una historia trágica todos los recorridos de su pasión. En su cuerpo están escritos, a través de las huellas, a través de las heridas, a través de los escupitajos, a través de los golpes, a través de la sangre, todos los momentos que le han acontecido. Por nuestra mente pueden pasar como un relámpago las situaciones por las que Él ha querido atravesar. Hagamos nuestra la imagen del Señor listo para ir al Calvario. ¡Cuántos dolores pasó desde el momento de su prendimiento a través de los tribunales y a través de las burlas!

Si nos atenemos simplemente a lo que nos narran los evangelios acerca de los golpes, la flagelación, la corona de espinas, y junto con eso todos los golpes físicos, humillantes y dolorosos, sabremos por qué los evangelistas resumen en una frase el tremendo suplicio de la flagelación…, ¡no hacía falta describir más!: “Pilatos tomó entonces a Jesús y lo mandó azotar”. En el contexto en el que son escritos los evangelios, todos conocían perfectamente lo que significaba la flagelación. Y todo los dolores morales, las humillaciones, las vejaciones, Cristo lo tiene escrito en su cuerpo, lo tiene grabado en su carne, por mí.

A veces los dolores morales son mucho más intensos, mucho más agudos que los dolores físicos. A veces podríamos haber perdido el sentido de lo que es la carencia de todo respeto, la carencia de todo límite, de toda decencia. 

¡Cuántas obscenidades, cuántas groserías, cuántas vejaciones habrá escuchado Jesús! Él, de cuya boca jamás salió palabra hiriente, tiene que escuchar toda una serie de insultos y vejaciones sobre Él, sobre su Padre, sobre su familia… ¡Y todo, por mí!

¡Cuántos dolores -en lo espiritual- al verse abandonado por los suyos! ¿Dónde está Pedro?, ¿Dónde está Juan? “Prudentemente lo seguían”. ¿Dónde está Tomás, Andrés, Nathanael y Santiago? ¿Dónde están los que querían hacer llover fuego sobre la ciudad de Samaria por el simple hecho de que no recibían al Maestro?, ¿Dónde están, ahora que el Maestro no sólo no es recibido, sino que es condenado a muerte, abandonado, traicionado?

Traicionado por los suyos, mal interpretado, injuriado, calumniado. ¡Qué doloroso es ver que lo abandonan sus amigos, que es objeto de burlas soeces, que sufre golpes, malos tratos, despojos! ¡Qué heridas le causan en el alma la tristeza, el tedio, el miedo y las vejaciones!

Contemplemos la corona de espinas en la cabeza, la cara abofeteada y escupida y el cuerpo lleno de heridas. ¡Y todo, por mí! Vayamos sobre nosotros mismos y preguntémonos: ¿qué voy a hacer yo? Éste es el cuerpo de Cristo, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, ante el cual toda la Iglesia se arrodilla, y ante el cual todos los hombres han pasado por encima del respeto humano y le han ofrecido sus vidas.

Y ¿qué hay en el alma de Cristo? Antes de salir a la cruz, nos podría asustar ver su cuerpo. ¿Qué sentimiento podría surgir en nosotros al ver su alma? ¿Me atrevo a bajar ahí para ver qué hay en ella? Quizá nos podría asustar el ver la soledad y el desamparo en que se debate su alma. En el alma de Cristo está profundamente arraigada la soledad y el abandono.

Apliquemos esto a nuestra vida. Cristo acaba de sufrir todos los suplicios. Cristo está sufriendo el suplicio interior de la soledad y la incomprensión. ¿Qué capacidad tengo yo de acompañar a Cristo en su soledad y en su abandono? ¿Hasta qué punto he comprendido yo a Cristo en su misión? Me podré espantar quizá de que Pedro, Juan, Andrés, Santiago, no hayan comprendido a Cristo. ¿Y yo? Si Cristo estuviese en el calabozo y viese mi alma ¿se sentiría acompañado, se sentiría comprendido?

De cara a mi alma, ¿cuál es mi fuerza interior ante las incomprensiones que Dios permite en mi vida, por parte, incluso, de los más cercanos?

Debemos ser para los demás testigos de que la soledad del alma es redentora, de que la soledad del alma tiene una capacidad de fecundidad que, quizá muchas veces, nosotros no somos capaces de valorar porque no la hacemos tesoro junto a Cristo. Contemplemos a este Señor nuestro que tanto ha sufrido por nosotros, para aprender también que nosotros podemos sufrir por Él.

Autor: P. Cipriano Sánchez LC.


Reseña Histórica de La Venerada imagen de Nuestro Señor Jesús Nazareno del Sacrificio

Por Abel Mejia / Especial para Pasos de fe/

Michel D León Pontaza 

La Imagen de Jesús Nazareno del sacrificio, venerada en la Parroquia Jesús Resucitado, la cual se sitúa en la popular colonia Primero de Julio, data del año 1978, el mismo año en que se llevo su entronización, Específicamente el tercer domingo de Agosto.

Fue tallada por el maestro Carlos Enrique Barillas, actualmente se sitúa su casa domiciliar en el Barrio el Gallito.

Al principio se le brindo la advocación de Jesús Nazareno de la Salvación pero por motivos de que ya existía otro nazareno con la misma advocación en San Pedro Apóstol zona 5 se decidió cambiar el nombre por “Jesús Nazareno del Sacrificio”.

La talla es de Cedro, mide 1.65 mts. (7 cuartas) al principio la Imagen poseía una postura totalmente recta, pero por iniciativa de la Hermandad, se decidió hacerle una leve inclinación en el mes de Junio de 1979, encargándose de la misma el señor Rodolfo Rodríguez y fue desde allí el esfuerzo de la Imagen al llevar la Cruz.

La Imagen se procesiona desde 1979 por la tarde, el Quinto Sábado de Cuaresma; sin embargo su primer cortejo se llevo a cabo el 20 de Agosto de 1978.

Jesús nazareno del Sacrificio es una representación del mártir del Gólgota recién sentenciado a cargar la Cruz. Su rostro denota palidez y angustia. Su posición es espigada, es su rostro corren leves gotas de sangre y uno de sus detalles mas significativos es la gota de sangre que sale de su nariz hasta perderse en el bigote. Su rostro triangular muestra a un hombre joven en una talla eminentemente representante del vanguardismo del siglo XX por la época en que fue esculpida.

La Hermandad de Jesús Nazareno del sacrificio fue establecida como tal el 17 de diciembre de 1978 por el padre Fray Antonio Mateo Travadelo.

La marcha oficial de Jesús Nazareno del sacrificio, lleva el mismo nombre, aunque popularmente se le conoce como “Señor del Sacrificio”, su autor es el recién fallecido músico Jaime Mazariegos, el que era feligrés de la parroquia Jesús Resucitado. Una característica  muy importante en la tarde del Quinto Sábado de Cuaresma, momentos antes que se levanten las andas profesionales, se lee con voz firme y fuerte la sentencia dada por Poncio Pilatos, luego se escucha la Fanfarrea, para luego dar paso al sonido del timbre, momento en que es levantada la monumental anda de Jesús Nazareno del Sacrificio, con los acordes de su marcha “Señor del Sacrificio”.

 

 

 

 


Parroquia de San Bartolomé: CI de Jesús de la Caída en solemne procesión

Fotografía:

Michel A. de L. Pontaza

Fue esculpido por el insigne escultor antigüeño Pedro de Mendoza,
alrededor de 1640, siendo esta la única talla de Cristo con la cruz a
cuestas burilada por él. Es una imagen de vestir hecha para ser
posesionada, tallada de cuerpo entero y encarnada, en su totalidad, se
constituye como uno de los ejemplos notables del barroco antigüeño.
También se cree que en tiempos de la colonia era venerada en la ermita
de San Jerónimo. (Textos: La Hermandad)

“La Ermita de San Bartolomé Becerra es un bello y humilde lugar de la
Antigua Guatemala…Hay un título de propiedad en el cual se da fe y
testimonio de repartimiento de los terrenos y plazuela del pueblo,
efectuados el 27 de agosto de 1823 y reza el punto doce del documento:
´Igualmente dejarán en el centro del llano una área sin repartirla
para que sirva de plaza…; quién cedió este terreno fue don Bartolomé
Becerra, derivándose de allí el nombre que tomó dicha aldea, en este
repartimiento participaron 46 vecinos ´.

Trascurridos algunos años pensó el pueblo en levantar un oratorio y
así se elevó el primer trono de fe…Desde entonces ha venido creciendo
la veneración a la milagrosa imagen de Jesús Nazareno de la Caída,
pues antes de trasladarla a la aldea donde hoy se encuentra perteneció
a la Iglesia de San Jerónimo(hoy en ruinas)…San Jerónimo y Retana eran
entonces propiedad de los Arroyo, quienes compraron al Nazareno de la
Caída…

Cuando la familia Arroyo se trasladó a vivir a la finca Retana se
llevaron para aquel lugar al Nazareno, al vender la finca…dispusieron
dejar a la imagen en calidad de propiedad al guardián de San Jerónimo,
siendo esta persona don Cayetano Escobar…al remontarnos al siglo
pasado ya en la segunda mitad del mismo, Cayetano Escobar se despide
de la vida, cediendo la valiosa Joya Artística a dicha Iglesia.”


Consagrada imagen de Jesus de las Palmas, San Miguel de Capuchinas, Domingo de Ramos, Ciudad de Guatemala

Colaboró en esta informaci´+on: Sergio Ramos

Fotografía: Radio Estrella 

La hermosa imagen de Señor de Las Palmas se venera en el templo de San Miguel de Capuchinas.

Esta hermosa imagen única en su genero nació del buril y las hábiles manos del maestro escultor Raymundo Vielman por encargo de Don Manuel Barillas Castilla a fíales del siglo XIX.

Siendo procesionada por primera vez en 1948, aunque la procesión del Domingo de Ramos ya se efectuaba desde 1892 con otra imagen.

Se sabe que originalmente fue una imagen del Sagrado Corazón, similar a la imagen del Sagrado Corazón de Jesús que se venera en el Templo El Calvario, y fue modificada para representar al Señor en su entrada triunfal a Jerusalén.

La Borriquita en la que descansa el Cristo Capuchino fue burilada por el maestro escultor Francisco Masaya en 1954.

Su marcha oficial es la marcha triunfal “Numero Cinco” bella composición de corte neoclásico, de autor anónimo y que antaño fue dedicada al entonces Presidente Jorge Ubico Castañeda.

Sus solemnes y festivos cortejos procesionales se realizan el Domingo de Ramos.

Las alegorías procesionales de Jesús de Las Palmas han sido un perfecto ejemplo del estilo tradicional altarero.

Siendo su mayor exponente el Maestro Decorador Ramiro Araujo Arroyo (+) quien por muchos años se encargó de ejecutar las hermosas alegorías para su solemne procesión.


JESÚS NAZARENO DE JOCOTENANGO, EL DULCE RABÍ

Cortesía:  Sergio Ramos

Manuel Saracinni

Jorge Ordoñez

Giovanni Minera

El primer dato conocido de las cofradías de este pueblo corresponde al año 1717.  En aquella ocasión durante su visita, el obispo Fray Juan Bautista Álvarez de Toledo expuso que en este lugar había las siguientes cofradías: Santísimo Sacramento de Utatecos, Santísimo Sacramento de Guatemaltecos, Animas de Utatecos y Animas de Guatemaltecos, Santa Rosa de Utatecos y Santa Rosa de Guatemaltecos, pero a lo largo del tiempo no se menciona la existencia de ninguna cofradía con la especificación de Jesús Nazareno, por lo que se cree que el culto a una imagen de esta naturaleza pudo estar vinculada a una cofradía de Animas.

En lo que se refiere directamente a la Imagen de Jesús Nazareno de Jocotenango, esta mide aproximadamente 1.60 metros de altura, posee rostro, manos y pies tallados y encarnados, el rostro que es objeto de atención fundamental en cualquier imagen posee un tallado que de frente resalta los ángulos faciales, mientras que vista lateralmente es evidente la inspiración del artista en el Nazareno mercedario existente en la Nueva Guatemala de la Asunción; pues los ojos, el bigote y la barba son de fino tallado, mientras que en general el rostro muestra rasgos nativos lo cual denota la mano de un artista local, sin embargo este rasgo no es nada raro de encontrar dado que esta y otras muchas imágenes existentes en el templo de Jocotenango de Sacatepéquez como de la Nueva Guatemala formaron parte de los bienes de las parcialidades de utatecos y guatemaltecos, que fue como se dividió este pueblo desde remota época.

En cuanto a la fecha exacta en que fue realizada dicha escultora, cabe decir que la misma es de difícil seguimiento porque al igual que otras imágenes, formó parte de los bienes de las cofradías, y específicamente en el caso de Jocotenango se complica el panorama toda vez que luego de la ruina de 1773 parte del  pueblo fue trasladado a la Nueva Guatemala, lo cual acarreó que dicho traslado se diera con imágenes quedando un numero indeterminado en el semiabandonado pueblo cercano al arruinado Santiago capital del reino.

Sin embargo las consultas en el archivo de la Parroquia de San Sebastián de la Antigua Guatemala en donde existe el fondo documental de Jocotenango de Sacatepéquez no evidenció dato alguno que pudiera indicar la procedencia de dicha imagen, sin embargo se cree, sin que ello sea la última palabra al respecto que, esta imagen se remonta al siglo XVIII; pudiendo ser una escultura que perteneció a alguna de las cofradías que existieron en Jocotenango hasta antes de la ruina y que después con muchos problemas sobrevivieron al traslado.

Como todos los nazarenos tallados en aquella época, el color de su piel es moreno, levemente inclinado, recogido su cuello cual si el peso de la cruz produjera contracciones en sus nervios al esforzarse por llevarla hasta el final, su mirada es brillante pero demuestra imploración de piedad por el sufrimiento.

 


Las alfombras constituyen una de las características más importantes de las celebraciones de la Semana Santa guatemalteca.

Colaboración: Sergio Ramos

Por: Celso Lara

  • Las largas y extraordinarias alfombras propias de la cultura guatemalteca forman parte del llamado arte popular efímero y están enraizadas en la memoria colectiva del guatemalteco desde hace mucho tiempo. 
  • Son un claro ejemplo del sincretismo religioso y cultural. 

Su origen tiene dos fuentes: en la época prehispánica se sabe, por los cronistas españoles del siglo XVI y los testimonios indígenas escritos, que los señores y sacerdotes caminaban, en ciertas ceremonias, sobre alfombras de flores, de pino y de plumas de aves preciosas como quetzal, guacamaya y colibrí. .

Esta tradición mesoamericana se encontraba presente, en particular, entre los indígenas tlaxcaltecas que durante la Conquista, en el siglo XVI, fueron traídos como personal militar de apoyo por los conquistadores iberos. En la ciudad de Santiago de Guatemala, en 1527, a estos indígenas les fue asignado solar para vivir en donde hoy se encuentra el pueblo de Ciudad Vieja, en Sacatepéquez. .

Por otro lado, a ello se suma la influencia española, particularmente de las Islas Canarias, en Tenerife e Isla de la Gomera, en donde se elaboraban alfombras desde tiempos remotos, ya que hay testimonios escritos del siglo VII, confeccionadas con tierras de colores, arenas y también de flores.

Otra tradición primitiva catalana consistía en sembrar el suelo, por donde debía pasar la procesión del Corpus Christi, de ramaje de plantas olorosas como el romero o el espliego que, junto a los pétalos de rosas que se echan al paso del Santísimo Sacramento, crean un ambiente especial, medio campesino medio urbano por donde había de pasar la procesión.

El valor sagrado del incienso o del copal lo adquiría en sentido traslaticio el romero o la murta que los huérfanos valencianos esparcían antes del comienzo de la procesión. En algunos lugares, como Toledo, donde la tradición procesional es también muy antigua, además de ese alfombrado se construían arcos. .

En la Guatemala hispánica los franciscanos, que tuvieron a su cargo la mayor parte de la evangelización en Guatemala, mantuvieron la tendencia a favorecer la religiosidad popular. .

Uno de ellos, Pedro de Betancourth, era originario de Villa Flor, pueblecito de Tenerife, por lo que conocía las tradiciones canarias. Con este origen y con el desarrollo histórico de los siglos XVII y XVIII, las alfombras se sincretizaron e hicieron guatemaltecas porque se cargaron de nuevo contenido, que las llevaron a formar parte de la cultura de los habitantes. .

Su funcionalidad está muy ligada al culto propiciatorio y rogativo. Elaborar una alfombra significa para los creyentes agradecer un favor, un milagro y se convierte en obligación personal del individuo hacia la imagen a que venera, que son, en Guatemala, los Cristos Yacentes, los Nazarenos y las advocaciones de la Virgen de Soledad y de todos los Dolores.