Su Revista de Coleccion

Uncategorized

Mercedes Norte, Heredia: Una elegante Dolorosa

Reportaje: Mynor Esquivel

La imagen de Nuestra Señora de Los Siete Dolores en custodia de este templo parroquial es una de las más bellas esculturas marianas a nivel nacional. La misma es obra de Arte Sacro María Inmaculada, propiedad de Roberto Campos y Adrián Hernández.

La misma es propiedad del Pbro. David Chaverri Miranda, quien considera que para llegar a una obra escultórica de tal belleza se requiere del conocimiento general del ars, pero sobre todo de los momentos que vivió María Virgen. “Esta imagen presenta un marcado acento en lo que es el estilo sevillano tanto en su rostro y manos como en su traje, corona imperial, resplandor corazón y dagas. El escultor logró captar muy bien el rostro de María Dolorosa, llena de dolor sublimado, tristeza y abnegación con la que acompañó a su Hijo”, agregó el clérigo.

Esta imagen – continuó – proyecta dolor y dulzura que recuerda la profecía de Simeón: “ Este niño será causa de división: De salvación para unos y de perdición para otros, y por causa de El una espada de dolor atravesará tu corazón oh María” (San Lucas 2, 34). Desde entonces Nuestra Madre supo que su hijo sería perseguido y que a ella le esperaban grandes penas a causa de su hijo. Porque, como dice San Pablo “Todo el que quiere vivir como lo manda Dios, sufrirá persecuciones”.

“Esta obra en cada Semana Santa como en su conmemoración el 15 de septiembre lleva un hermoso palio como Reina Universal. Ella va entronizada en un bello paso estilo sevillano”, añadió.

Para el sacerdote las siete dagas y el corazón que lleva es de oro, así como el resplandor y la corona imperial, las que son obra de Silvano Quirós Rodríguez.

En relación con su traje señaló que fue traído de Guatemala y confecciones en pana alemana con bordado en hilos de oro con hermosas filigranas


MARÍA, LA VIRGEN TODA HERMOSA

Manuel Murillo Garcia

María era y es preciosa. Sí, por dentro, pero también por fuera.

Fotografía: Juan Pablo Rodriguez . Esta imagen se encuentra en custodia de  la Iglesia de San Francisco, Cuidad de Guatemala.

Francesco Di Palma, Hermandad del Gran Poder

María era y es preciosa. Sí, por dentro, pero también por fuera (recalco esto último). Tenía que serlo. Lo demuestro con un simple silogismo. A Dios corresponden todas las perfecciones en grado sumo. Tener buen gusto estético es una perfección. Por lo tanto, Dios es el que tiene buen gusto en grado sumo. Y siendo así ¿cómo no iba a poner en juego esa cualidad a la hora de escoger nada menos que a su misma Madre? San Bernardo tiene al respecto una expresión muy acertada: “El Creador del hombre, al hacerse hombre, naciendo en la raza humana, debió elegir, o mejor dicho, formar para sí entre todas, una madre tal que fuese digna de Él y de su pleno agrado”.

Casi siempre, al reflexionar sobre la hermosura de María, nos quedamos en la consideración de sus virtudes humanas o espirituales. Y no está mal, desde luego. Pero muy pocas veces ponderamos su belleza física. Si es verdad que Dios, cuando pensó y creó a María, lo hizo adornándola de las más excelsas virtudes en lo humano y en lo espiritual, también lo es que no pudo olvidarse de poner en Ella las más apropiadas cualidades corporales.

María era y es guapa, muy guapa. Y no tiene que darnos pena ni corte decirlo y decírselo a Ella también con frecuencia (aunque le saquemos los colores allá en el cielo…). Y si se sonroja, podemos preguntarle con el poeta Diego Cortés: “¿Por qué va cubriendo / tu frente el rubor, / si más pura eres / y hermosa que el sol?”

San Antonio, en su Itinerarium, hace la observación, confirmada por muchos, de que las mujeres de Nazaret, altas, morenas, bien proporcionadas, son, aún hoy día, las mujeres más bellas de oriente. Y él lo atribuye a un privilegio alcanzado para ellas por la Virgen María. Nosotros sabemos que fue más bien predestinación del Señor que quiso prepararse como Madre a la más bella de las hijas de Israel.

María, la toda hermosa, la enteramente hermosa. Nada feo había en Ella. Nada. Ni en su alma ni en su cuerpo. Por lo menos a los ojos de Dios. El mismo arcángel Gabriel lo dijo claramente en su anuncio: “has hallado gracia delante de Dios”; es decir, le has encantado a Dios, le has cautivado con la belleza que Él puso en ti. El mismo Diego Cortés lo expresaba así: “Placer inefable / al punto que vio / tu rostro gracioso / el cielo gozó”. Y no somos quién ninguno de nosotros para contradecir los gustos de Dios en algo tan delicado como el aspecto interior y exterior de su misma Madre…

Una mujer humilde, pobre, silenciosa, pura, alegre, creyente, trabajadora, hecha al dolor y rebosante de amor. Pequeñas pinceladas pero que ya de por sí dejan entrever, como en bosquejo, una espléndida obra de arte. ¡Qué magnífica mujer! “María inigualable, hermosa si mancha, porque es toda hermosa”, decía San Ambrosio.

La hermosura de María no puede agotarse en un libro, ni en un cuadro, ni en una escultura por geniales que sean sus autores. Es un dechado de belleza que excede la pluma más cultivada, el pincel más delicado o el más diestro cincel. No es obra humana (aunque Ella tuvo su buena parte en el cultivo de algunas de sus virtudes), sino en mucho directamente divina. En palabras de San Luis M. Grignion de Montfort: “María es el paraíso de Dios, su mundo inefable… Dios ha creado un mundo para sí mismo y lo ha llamado María”.

Sólo Dios pudo llenar un alma de gracia con la plenitud con la que llenó a María. Sólo Él pudo preservarla inmaculada desde su concepción. Y lo hizo sólo con Ella. Predilección sin parangón de parte de Dios para con Ella. Hermosura sin par la de María. Ella es, con expresiones de Pablo VI, “el espejo nítido y sagrado de la infinita Belleza, la semblanza divina en rostro humano, la Belleza invisible en figura corpórea”.

Podemos presumir, y con toda razón, de la Madre que tenemos en el cielo. No es para menos. Hemos de sentirnos orgullos de ser hijos de una madre tal. No deberíamos cansarnos de contemplarla y admirarla; su belleza es inagotable. No deberíamos cesar de cantar sus glorias y cubrirla de piropos. Hemos de proclamarla siempre dichosa, alegrándonos con Ella por las maravillas que Dios obró en su favor.

Con una Madre así, no es poca nuestra responsabilidad de ser sus buenos hijos. Es todo un reto el parecernos a Ella imitando las virtudes que ornamentaron su vida. Sería estupendo que se pudiera decir de cada uno de nosotros: este ha salido a su madre… Porque es humilde, sencillo, pobre, sacrificado, discreto, puro, alegre, creyente y rebosante de amor hecho obras como lo fue Ella.

Autor: P. Marcelino de Andrés.

MANUEL MURILLO GARCIA
Para ir al Blog “Solo Informatica, por Manuel Murillo Garcia”, siga este enlace: http://mmurilloinformatica.blogspot.com/ 
Para ir al  Blog ”MIS COSAS”

Cristo nos invita… desde la montaña.

Manuel Murillo Garcia”
Si quieres ser feliz, siembra hoy para cosechar mañana; lucha hoy, para triunfar en el futuro; sacrifícate ahora para recibir los frutos después.

 

En el Sermón de la Montaña, Cristo desborda su corazón, revela los misterios del Reino. Nos da a conocer la sabiduría de Dios y la clave de la felicidad: sembrar con paciencia para recoger los frutos llegado el tiempo, pagar el precio justo.

Es impresionante cómo ha ido cambiando nuestro mundo y con qué rapidez. Para los hombres de hace medio siglo, sería una verdadera fantasía el pensar en la informática, tan avanzada y al alcance de todos. Nuestros bisabuelos nunca se imaginaron los nuevos artefactos de guerra tan sofisticados, tan precisos. Jamás soñaron con nuestros medios de transporte tan seguros y veloces…

Los hombres de hace cincuenta o sesenta años sabían que si alguien quería una buena cosecha, tendría que trabajar muy duro durante todo el otoño y pasarse la primavera escardando sus campos. El alfarero, el zapatero, el herrero, todos ellos tenían muy bien sabido que si querían producir más, les hacían falta más horas de trabajo, más mano de obra…

Nosotros, con nuestra tecnología, nos hemos acostumbrado a lo automático, a lo fácil, lo cómodo. A encender la televisión desde la cama con un botón, a abrir la puerta de casa desde el coche, a viajar cómodamente con la visa… pagando después.

A la gente de nuestra época se le atrae así. Si quieren vendernos algo, que sea rápidamente y sin complicaciones.

Si algo ha de producirnos comodidad, alegría, felicidad, placer, tiene que ser al instante, sin tardar. Si se oprime el botón, es para que el trabajo quede listo en un momento. No queremos trabajos sin frutos inmediatos. Queremos la mayor cantidad de bienes con el menor esfuerzo. Es la moda.

Y sin embargo, Cristo, desde la montaña, usa un vocabulario completamente opuesto: Si quieres ser feliz, siembra hoy para cosechar mañana; lucha hoy, para triunfar en el futuro; sacrifícate ahora para recibir los frutos después.

Cristo nos propone abandonarnos a nosotros mismos para seguir su Evangelio. No consentir a las pasiones. No ser tan delicados. Aguantar y ser firmes ante el sufrimiento. Ser generosos y aceptar el dolor por amor a Él, como un medio seguro para conseguir la ansiada felicidad. El Reino de los cielos no se consigue con palancas y botones sino con sacrificio y amor a Cristo.

Nuestra misma sociedad puede explicarnos muy bien lo que Cristo nos invita a hacer desde la montaña. La vida actualmente es muy cara, muy difícil. Hay que pagar por todo. Nada se regala. También nuestra felicidad tiene un precio: pisar las mismas huellas de Cristo. Aunque más de una vez nuestros pies sangren.

Señor, quiero desde hoy trabajar con paciencia y generosidad, sembrar sin prisas, para alcanzar con mi sacrificio la verdadera felicidad.

Autor: P. José Luis Richard.

MANUEL MURILLO GARCIA
Para ir al Blog “Solo Informatica, por Manuel Murillo Garcia”, siga este enlace:http://mmurilloinformatica.blogspot.com/ 
 Para ir al  Blog ”MIS COSAS”

Mes de mayo, mes de María


Maria es el corazón espiritual, porque su presencia es memoria viviente del Señor Jesús y prenda del don de su Espíritu.

 

Domingo 9 de mayo de 2010, palabras pronunciadas por el Papa Benedicto XVI durante el rezo del Regina Caeli

Queridos hermanos y hermanas

Mayo es un mes amado y llega agradecido por diversos aspectos. En nuestro hemisfero la primavera avanza con muchas y polícromas florituras; el clima es favorable a los paseos y a las excursiones. Para la Liturgia, mayo pertenece siempre al tiempo de Pascua, el tiempo del “aleluya”, del desvelarse del misterio de Cristo a la luz de la Resurreción y de la fe pascual: y es el tiempo de la espera del Espíritu Santo, que descendió con poder sobre la Iglesia naciente en Pentescostés. En ambos contextos, el natural y el litúrgico, se combina bien la tradición de la Iglesia de dedicar el mes de mayo a la Virgen María.

Ella, en efecto, es la flor más bella surgida de la creación, la “rosa” aparecida en la plenitud del tiempo, cuando Dios, mandando a su Hijo, entregó al mundo una nueva primavera. Y es al mismo tiempo la protagonista, humilde y discreta, de los primeros pasos de la Comunidad cristiana: Maria es su corazón espiritual, porque su misma presencia en medio de los discípulos es memoria viviente del Señor Jesús y prenda del don de su Espíritu.

En el Evangelio, tomado del capítulo 14 de san Juan, nos ofrece un retrato espiritual implítico de la Virgen María, allí donde Jesús dice: Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él (Jn 14,23). Estas expresiones se dirigen a los discípulos, pero se pueden aplicar al máximo grado a Aquella que es la primera y perfecta discípula de Jesús. María de hecho observó primera y plenamente la palabra de su Hijo, demostrando así que le amaba no sólo como madre, sino antes incluso, como sierva humilde y obediente; por esto Dios Padre la amó y tomó morada en ella la Santísima Trinidad. Y aún más, allí donde Jesús promete a sus amigos que el Espíritu Santo les asistirá ayudándoles a recordar cada una de sus palabras y a comprenderla profundamente (cfr Jn 14,26), ¿cómo no pensar en María, que en su corazón, templo del Espíritu, meditaba e interpretaba fielmente todo lo que su Hijo decía y hacía?

De esta forma, ya antes y sobre todo depués de la Pascua, la Madre de Jesús se convirtió también en la Madre y el modelo de la Iglesia.

Domingo 9 de mayo de 2010, palabras pronunciadas por el Papa Benedicto XVI durante el rezo del Regina Caeli

Autor: SS Benedicto XVI

MANUEL MURILLO GARCIA
Para ir al Blog “Solo Informatica, por Manuel Murillo Garcia”, siga este enlace:http://mmurilloinformatica.blogspot.com/ 
Para ir al  Blog ”MIS COSAS”

María y la fe de una mamá

Manuel Murillo Garcia


Cuando hagas oración por alguien, no esperes que esa persona ponga de sí “algo” para alcanzar el milagro.

Hoy te encuentro, mujer cananea, en un pasaje del Evangelio… (San Marcos 7, 24-30) Y me quedo pensando en ti, en tu dolor de madre, en tu búsqueda de caminos para tu hija.

Pasan las horas y siento que sigues estando allí, en mi corazón, tratando de hacerme entender, tratando de explicarme algo… Pero no te entiendo.

Y como mi corazón sabe que cuando no entiende debe buscar a su Maestra del alma, entonces te busco, Madre querida, te busco entre las letras de ese pasaje bíblico que leo y releo una y otra vez.

De pronto mi alma comienza a sentir tu perfume y me voy acercando al lugar de los hechos…

Allí te encuentro, Madrecita, mezclada entre la gente que hablaba de Jesús… me haces señas de que tome tu mano. ¡Qué alivio para el alma tomar tu Mano, Señora Mía!!! ¡¡¡Como se abren caminos santos cuando nos dejamos llevar por ti!!!

Así, aferrada a ti, te sigo hasta muy cerquita de una mujer de triste mirada… Esa mirada que tiene una mama cuando un hijo no esta bien, sea cual sea el problema. Es la cananea. Pasa por aquí, quizás va a buscar agua o comida… Ve la gente que habla y se acerca. Su dolor le pesa en el alma.

- Presta atención, hija, - me susurras dulcemente, Madrecita…

Alguien habla de Jesús, de sus palabras, de sus enseñanzas, de sus milagros… Los ojos de la cananea parecen llenarse de luz.

No alcanzo a divisar a quien habla, ni a escuchar lo que dice, pero, en cambio, puedo ver el rostro de la cananea.

- Mira cómo cambia la mirada de ella, Madre- te digo como buscando tu respuesta

- ¿Sabes que es ese brillo que va creciendo en sus ojos? Es la luz de la esperanza. Una esperanza profunda y una fe incipiente que, como lluvia serena en tierra árida, va haciendo florecer su alma. Dime, qué piensas de esto.

- Pues… que me alegro por ella.

- Esta bien hija, que te alegres por ella, pero si te explico esto, es también para que comprendas algo. Te alegras por esa mama, pero nada me has dicho de quien estaba hablando de Jesús.

- No te entiendo, Madre

- Hija ¿Cómo iba a conocer a mi Hijo esa sencilla mujer si esa persona no hubiese hablado de Él? Lee con atención nuevamente el pasaje del Evangelio, “habiendo oído hablar de Él, vino a postrarse a sus pies…” habiendo oído, hija mía, habiendo oído…

Te quedas en silencio, Madre, y abres un espacio para que pueda volver, con mi corazón, a muchos momentos en los que mi hermano tenía necesidad de escuchar acerca de tu Hijo, acerca de ti… y yo les devolví silencio, porque estaba apurada, porque tenía cosas que hacer.

Trato de imaginar, por un momento, como fue aquel “habiendo oído”. Cuáles fueron los gestos y el tono de voz de quien habló, cuáles fueron sus palabras y la fuerza profunda de su propia convicción. Cómo la fe que inundaba su corazón se desbordó hacia otros corazones, llegando hasta uno tan sediento como el de la cananea.

¡Bendito sea quien haya estado hablando de tal manera! los Evangelios no recogen su nombre pero sí recogen su fruto, el fruto de una siembra que alcanzó el milagro.
¡Dame, Madre, una fe que desborde mi alma y así, llegue al corazón de mi hermano!

De pronto, veo que la cananea va corriendo a la casa donde Jesús quería permanecer oculto… Tu mirada, Madre, y la de ella se encuentran. Es un dialogo profundo, de Mamá a mamá…

Entonces, con esa fuerza y ese amor que siente el corazón de una madre, la mujer cananea suplica por su hija. Jesús le pone un obstáculo, pero este no es suficiente para derribar su fe….

Ella implora desde y hasta el fondo de su alma… Todo su ser es una súplica, pero una súplica llena de confianza.

Entonces, María, entonces mi corazón ve el milagro, un milagro que antes no había notado… un milagro que sucede un instante antes de que Jesús pronuncie las esperadas palabras…

El milagro de la fe de una mamá…

Aprieto tu mano, María Santísima y te digo vacilante:

- Madre, estoy viendo algo que antes no había visto…

- ¿Qué ves ahora, hija?

- Pues… que Jesús no le dice a esa mujer que cura a su hija por lo que su hija es, por lo que ha hecho, por los méritos que ha alcanzado, ni nada de eso. Jesús hace el milagro por la fe de la madre.

Así es, hija, es la fe de la madre la que ha llegado al Corazón de Jesús y ha alcanzado el milagro la fe de la madre. Debes aprender a orar como ella.

- Enséñame, Madre, enséñame

- La oración de la cananea tiene dos partes. La súplica inicial, la súplica que nace por el dolor de su hija, ese pedido de auxilio que nace en su corazón doliente. Pero su oración no termina allí. Jesús le pone una especie de pared delante.

- Así es Madre, si yo hubiese estado en su lugar quizás esa pared hubiera detenido el camino de mi oración…

- No si hubieses venido caminando conmigo. Pero sigamos. Jesús le pone una pared que ella ve y acepta… y así, postrada a los pies del Maestro su fe da un salto tal que le hace decir a Jesús “¡Anda! Por lo que has dicho, el demonio ha salido de tu hija”. Ese salto de su fe es esa oración que persevera confiada a pesar de que las apariencias exteriores la muestren como “inútil” “para qué insistir”… por tanto, hija, te digo que no condiciones tu oración a actitudes de otras personas…

-¿Cómo es esto Madre?

Cuando hagas oración por alguien, no esperes que esa persona ponga de sí “algo” para alcanzar el milagro. Tú continúa con tu oración, que los milagros se alcanzan por la fe de quien los pide más que por los méritos del destinatario. Suplica para ti esa fe, una fe que salta paredes, una fe que no se deja vencer por las dificultades, una fe como la de la cananea…

Y vienen a mis recuerdos otras personas que han vivido lo mismo… desde Jairo (Mt 9,18; Mc 5,36; Lc 8,50) o ese pobre hombre que pedía por su hijo (Mt 17,15 Mc 9,24) hasta Santa Mónica, suplicando tanto por su Agustín… y alcanzando milagros insospechados, pues ella solo pedía su conversión y terminó su hijo siendo no solo santo sino Doctor de la Iglesia…

Las oraciones de una mamá.

La fe de una mamá.

Te abrazo en silencio, Madre y te suplico abraces a todas las mamás del mundo y les alcances la gracia de una fe como la de la cananea, esa fe que salta paredes y se torna en milagro.

NOTA de la autora: ”Estos relatos sobre María Santísima han nacido en mi corazón por el amor que siento por Ella, basados en lo que he leído. Pero no debe pensarse que estos relatos sean consecuencia de revelaciones o visiones o nada que se le parezca. El mismo relato habla de “Cerrar los ojos y verla” o expresiones parecidas que aluden exclusivamente a mi imaginación, sin intervención sobrenatural alguna.

Autor: Susana Ratero.

MANUEL MURILLO GARCIA Para ir al Blog “Solo Informatica, por Manuel Murillo Garcia”, siga este enlace: http://mmurilloinformatica.blogspot.com/   Para ir al  Blog ”MIS COSAS”http://murillomanolo.blogspot.com/

 


LA EUCARISTÍA: PAN DE VIDA PARA NUESTRO PUEBLO IV CONGRESO EUCARÍSTICO NACIONAL


Cartago, abril de 2013
Mensaje de los Obispos de Costa Rica
a los Sacerdotes, miembros de la Vida Consagrada y a todos nuestros Fieles.
1. Queridos hermanos y hermanas.
Los Obispos de la Iglesia en Costa Rica, hemos decidido celebrar el IV Congreso Eucarístico Nacional, en Cartago del 17 al 21 de abril del 2013, para:
Conmemorar el fervor y el amor a Jesús Eucaristía con que celebraron nuestros antepasados el Primer Congreso Eucarístico Nacional en San José en el Año 1913, el Segundo en 1955 y el Tercero, con motivo de los 500 años de Evangelización de nuestro Continente, en 1992.
Ahondar en el Misterio Eucarístico
Celebrar cada vez con mayor conocimiento, conciencia, dignidad y participación el don eucarístico.
Vivir el aumento de la Caridad que se traduce en convivencia fraterna, pacífica, justa y solidaria.
2. Ha llegado la hora para que Costa Rica toda vuelva a reunirse en torno a Cristo Redentor, con la celebración del IV Congreso Eucarístico Nacional. Nos impulsa a ello la convicción de que la Iglesia vive de la Eucaristía. Y esta verdad no expresa solamente una experiencia cotidiana de fe, sino que encierra en síntesis el núcleo del Misterio de la Iglesia (cfr. E.E. 1) En efecto, Jesucristo después de haber dado el mandato misionero universal a sus Apóstoles, “vayan por todo el mundo…”, les promete solemnemente: “he aquí que yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28,20). Jesús Eucarístía es el Enmanuel, a saber, el “Dios con nosotros” y forma una unidad indisoluble con la Iglesia que es “su Cuerpo” (1 Cor 12, 27), la esposa a la que purifica contantemente con su sangre y a quien alimenta con su cuerpo. “Grande misterio hay aquí”, exclamamos con san Pablo. Es el misterio del infinito, y entonces siempre sorprendente amor de Dios hacia la humanidad entera. Lo supo expresar con particular énfasis san Agustín cuando, refiriéndose precisamente a la autoentrega de Cristo en la Santísima Eucaristía, comentó: “siendo Dios sapientísimo, no supo darnos más; siendo omnipotente, no pudo darnos más; siendo amantísimo, no pudo amarnos más”. En la Santísima Eucaristía lo encontramos todo. Si podemos comparar, siguiendo la tradición, los demás sacramentos o “canales de gracia”, la Santísima Eucaristía bien debe ser considerada la misma “fuente” de toda gracia. Realmente, “la Iglesia hace la Eucaristía y la Eucaristía hace a la Iglesia” (EE 26).
3. “La Eucaristía, es el origen de toda forma de santidad, y todos nosotros estamos llamados a la plenitud de la vida en el Espíritu Santo. La santidad ha tenido siempre su centro en el sacramento de la Eucaristía. Por eso, es necesario que en la Iglesia se crea realmente, se celebre con devoción y se viva intensamente este santo Misterio. La celebración y adoración de la Eucaristía nos permiten acercarnos al amor de Dios y adherirnos personalmente a él hasta unirnos con el Señor amado”.
Con estas palabras nuestro santo Padre Benedicto XVI concluía su exhortación apostólica postsinodal, Sacramentum Caritatis del 2007 sobre “La Eucarístía, fuente y culmen de la vida y de la misión de la Iglesia”.
4. Entre los medios que nos ayudan a mantener y a acrecentar nuestro amor y devoción a la Santísima Eucaristía, no cabe duda, ocupan un lugar privilegiado, los Congresos Eucarísticos, los internacionales que se celebran cada cuatro años, los nacionales y los diocesanos. En ellos la Eucaristía es celebrada y “vivida” con júbilo cristiano, como corazón de la Iglesia y verdadera manifestación de comunión con Cristo, por ello, hemos escogido como tema para nuestro Congreso: “La Eucaristía: Pan de Vida para nuestro pueblo”.
5. Estas convicciones son más que suficientes para justificar la decisión de celebrar el IV Congreso Eucarístico Nacional –sin embargo, actualmente se añaden también unas circunstancias que evidencian aún más su urgencia. De entre ellas, la proclamación del Año de la Fe, con el “motu proprio” Porta Fidei de nuestro santo Padre Benedicto XVI, a partir del 11 de octubre del 2012 hasta el 12 de octubre del 2013, con ocasión del cincuenta aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II y el veinte aniversario de la publicación del nuevo Catecismo de la Iglesia Católica (11 de octubre de 1992). Son aniversarios que el mismo papa Benedicto XVI quiere que sean celebrados, con múltiples y renovadas actividades evangelizadoras. Son fechas de enorme significado e importancia en la historia de nuestra Iglesia
Todos los anteriores Congresos Eucarísticos tuvieron lugar en San José, ciudad capital, pero en esta ocasión los Obispos de Costa Rica hemos querido dar comienzo a una sabia tradición como ya se está dando en otras naciones, a saber, que se celebre de ser posible, nuestros Congresos Eucarísticos Nacionales, de manera sucesiva en las distintas diócesis. Para el IV Congreso se ha escogido la Diócesis de Cartago, específicamente la Ciudad de Cartago.
6. Para que nuestro IV Congreso Eucarístico Nacional sea preparado convenientemente y pueda celebrarse con mucho fruto para bien de la Iglesia que peregrina en Costa Rica y para bien del país, los Obispos de Costa Rica convocamos a un AÑO EUCARÍSTICO a partir de la Solemnidad del “Corpus Christi” de este año, a saber desde el 10 de junio, hasta el día de la misma solemnidad del año próximo, el 30 de mayo.
Confiamos plenamente en que cada Diócesis y cada parroquia de nuestra Costa Rica, establecerán un adecuado programa de actividades de reflexión y de celebraciones y de entre ellas, exhortamos a que tengan lugar: un Congreso Eucarístico Diocesano, Parroquial y una Semana eucarística, para así acrecentar el amor y la devoción de nuestros fieles hacia el Misterio Eucarístico. De este modo el próximo IV Congreso Eucarístico Nacional será el lugar (statio) privilegiado para que toda una Nación se sienta unida en torno a Cristo, “pan de Vida” y le suplique con fe y amor agradecido con el lema: “DANOS SIEMPRE DE ESTE PAN”
7. Que el Espíritu Santo, encienda en nosotros el mismo ardor que sintieron los discípulos de Emaús (cfr. Lc 24, 13-35) y renueve en nuestra vida el asombro eucarístico por el Don del misterio santo de Dios. Aquellos discípulos se levantaron y volvieron de prisa a Jerusalén para compartir la alegría con los hermanos y hermanas en la fe. En efecto la verdadera alegría está en reconocer que el Señor se queda con nosotros, compañero fiel de nuestro camino. En el Don de la Eucarístía, el Señor se hace contemporáneo nuestro.
Que María, la Virgen inmaculada, “Mujer Eucarística”, como la llamó el beato Juan Pablo II, nos acompañe y nos participe su pureza y su amor para acoger a su Hijo que vino para quedarse, que nos dice como a sus Apóstoles: “Yo estoy con ustedes, todos los días, hasta el fin del mundo” (Mt 28, 20).
Reciban todos, nuestro afecto y bendición pastoral.
Los Obispos de Costa Rica.
† Óscar Fernández Guillén
Obispo de Puntarenas
Presidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica
† Guillermo Loría Garita
Obispo de San Isidro de El General
Vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica
† Osvaldo Brenes Álvarez
Obispo de Ciudad Quesada
Secretario General de la Conferencia Episcopal de Costa Rica
† José Rafael Quirós Quirós
Obispo de Limón
Tesorero de la Conferencia Episcopal de Costa Rica
† Hugo Barrantes Ureña
Arzobispo Metropolitano de San José
† Vittorino Girardi Stellin
Obispo de Tilarán-Liberia
† José Francisco Ulloa Rojas
Obispo de Cartago
† Ángel San Casimiro Fernández
Obispo diocesano de Alajuela
San José, Sede de la Conferencia Episcopal, 29 de abril, año del Señor 2012, Domingo IV de Pascua, fiesta del Buen Pastor


¿La Biblia puede ayudarle en sus negocios?

by Versión original por Kevin Miller

 

La vida de John D. Beckett,  Presidente de la Junta Directiva y Gerente General de la Corporación R.W. Beckett
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

 

Mucha gente piensa que la única manera de lograr el éxito en el mundo de los negocios es a través de la competencia despiadada y la astucia deshonesta. El lema del empresario es una regla que va en contra de todo lo que la Biblia enseña: “Todas las cosas que no quieres que los demás te hagan, hazlas tú a ellos primero.” Tomando en cuenta esta actitud tan común entre los empresarios, ¿es posible que una empresa surja si hace exactamente lo opuesto?

John D. Beckett, Presidente de la Junta Directiva y Gerente General de la Corporación R.W. Beckett cree firmemente que se puede alcanzar el éxito de esta manera.

¿Por qué lo cree así? Porque la “Regla de Oro”, y otros principios bíblicos son los fundamentos sobre los cuales se ha construido su empresa multi-millonaria. La compañía tiene su oficina central en Elyria, que se encuentra en el estado de Ohio. En esta ciudad se encuentran las empresas más exitosas del mundo en el ámbito de las piezas para calentadores.

Un año de terribles sucesos le enseñaron a John a buscar las cosas importantes y transcendentales de la vida. En ese año falleció su padre, su hija sufrió un accidente automovilístico casi fatal, y,  por poco, un incendio acaba con su fábrica.  John se dio cuenta que había llegado la hora de tomar su fe en serio:  “Llegó el momento en que tuve que rendirme completamente y encomendarme al cuidado del Dios Todopoderoso”  John asegura que fue su esposa quien le ayudó a descubrir una nueva dimensión del cristianismo que nunca había conocido. Su vida cambió drásticamente al encontrar una nueva y más íntima relación con el Señor Jesucristo:  “Al conectarme más íntimamente con el Señor Jesús pude mirarle a los ojos por medio de la fe.  Pude escuchar Su voz, también por la fe. Tuve un encuentro con una persona real; alguien quien me amaba y se preocupaba por mí.”

Al crecer su relación con el Señor Jesús la vida personal de John comenzó a transformarse también. Se dio cuenta de la necesidad que tenía de forjar un lazo más fuerte entre su fe y su negocio. Empezó por emplear algunas reglas bíblicas sencillas de resolución de conflictos dentro del manejo de las relaciones interpersonales de su empresa. Supo que estos principios le darían buenos resultados cuando, a través de ellos, pudo resolver un conflicto que había surgido entre dos de sus supervisores. John comenzó a encontrar otras áreas de su empresa en las que su fe y los principios bíblicos pudieron producir la misma efectividad.  Encontró soluciones para varios problemas que habían surgido en las finanzas, en el manejo de los recursos, en el área de la ética corporativa, y en el trato entre los empleados y los clientes.

Estos cambios fueron muy positivos para la empresa. No obstante, el área en que más se hizo evidente la nueva fe de John fue en el liderazgo de la organización. Desde temprano, adoptó un nuevo estilo administrativo y lo llamó “liderazgo servicial”.  Según John, este estilo implica poner las necesidades de los trabajadores y de los clientes antes que las suyas. Aún en el área de las finanzas de la corporación esta actitud tiene mucho sentido. En las reuniones de liderazgo siempre se hace la misma pregunta: “¿A qué cliente nuestro no le gustaría que le atendamos bien? Y, ¿a cuál de nuestros empleados no les gustaría trabajar en un ambiente donde hay respeto y las personas son valoradas?” Los resultados de esta línea de pensamiento son claros. Las ventas han multiplicado año tras año y todos los trabajadores son muy leales a la compañía. Desde que heredó el negocio de su padre en los años finales de la década ’30 el Sr. Beckett ha logrado un crecimiento asombroso en la empresa. Al principio era una compañía pequeña que contaba son solamente doce empleados y el monto de un millón de dólares americanos en ventas anuales. Ahora es una corporación importante compuesta por tres diferentes compañías. Tiene 600 empleados y una ganancia aproximada de cien millones de dólares al año.

A pesar del éxito que ha alcanzado John afirma constantemente que su mayor preocupación no son los ingresos mensuales ni el dinero. La vida de la empresa gira alrededor de un trato agradable e íntegro hacia los trabajadores y los clientes y más que nada se basa en Dios y en sus principios. Jesucristo siempre es el número uno en todo lo que hace la compañía.  John dice:  “Me concentro en estas cosas y los ingresos y el dinero vienen solos.”

Si has llegado a un punto que, así como John, estás cansado de manejar todo por si solo, y ahora quieres que el Señor Jesús ocupe un papel mucho más importante en tu vida te animamos a que hagas la siguiente oración:

Señor Jesús, quiero conocerte personalmente. Gracias por morir en la Cruz por mis pecados. Abro la puerta de mi corazón, y te recibo como mi Señor y Salvador. Gracias por perdonar mis pecados, y por darme la vida eterna. Toma el control de mi vida. Hazme la persona que Tú quieres que sea.


Ante Ti, Jesús, recordando el sepulcro vacío Allí descansó tu cuerpo sin vida, envuelto en blanco sudario. Allí te quedaste solo… solo, como se quedan los muertos.

Manuel Murillo Garcia

Ante Ti, Jesús, recordando el sepulcro vacío
Allí descansó tu cuerpo sin vida, envuelto en blanco sudario. Allí te quedaste solo… solo, como se quedan los muertos.

Hoy es jueves, Señor, y como siempre vengo a estar un rato contigo. Tu eres alimento para los que tenemos hambre de ti, tu eres consejero para los que venimos en busca de luz en nuestro diario vivir, tu eres el amigo fiel, el que nunca traiciona, el que sabe esperar, el que sabe oír…tu lo sabes todo pero te gusta nuestra compañía y que te vengamos a decir nuestras cosas…

Y me quedo recordando… Tu, Jesús, estuviste acompañando a nuestro Papa Benedicto XVI, en su viaje a Tierra Santa en mayo de 2009, importante y cansado, pero lleno de frutos y sobre todo de esperanza. Esperanza en que la paz reine ya por siempre en esos lugares, en esa Tierra Santa.

Y vimos al Papa orar ante el Santo Sepulcro.

La tumba donde estuviste ya muerto, con tu carne llagada, golpeada, con tus pies y manos, ya sin clavos pero con profundas heridas, así como la del costado, tan honda , que te llegó hasta el corazón.

Allí descansó tu cuerpo sin vida, envuelto en blanco sudario que después hemos conocido como la Sábana Santa. Allí te quedaste solo… solo, como se quedan los muertos.

El sepulcro, aún sin estrenar, era de piedra igual que la enorme roca que tapó la entrada y hubo una guardia especial porque se podía pensar que los discípulos podrían llevarte a otro sitio.

Así nos lo cuenta, San Mateo: Pilato les dijo: Teneís una guardia. Id, aseguradlo como sabeís. Ellos fueron y aseguraron el sepulcro, sellando la piedra y poniendo la guardia. (Mateo 27, 65-66)

Y San Lucas nos dice: El primer día de la semana, muy de mañana, llegaron al sepulcro llevando los aromas que habían preparado. Pero encontraron que la piedra había sido retirada del sepulcro y entraron pero no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. No sabían que pensar de esto, cuando se presentaron ante ellas dos hombres con vestidos resplandecientes. Como ellas temiesen e inclinasen el rostro a tierra, les dijeron: ¿Por qué buscaís entre los muertos al que está vivo? No está aquí, ha resucitado. Recordad como os habló cuando todos estaban en Galilea, diciendo: Es necesario que el Hijo del hombre sea entregado en manos de los pecadores y sea crucificado y al tercer día resucite. Y ellas recordaban sus palabras. (Lucas 24,1-8)

Después llegaron Pedro y Juan, pero…. tu ya no estabas.

Pedro miró el sepulcro vacío casi sin comprender… ya no estaba allí su Señor, su Maestro. Y así, más de dos mil años después, hemos visto al Papa Benedicto XVI, sucesor de Pedro, y al igual que él, estar frente a la tumba vacía, juntar sus manos, arrodillarse y lleno de emoción vibrar ante la certeza de esa Gran Verdad: ¡el sepulcro vacío, Cristo ya no está, porque Cristo resucitó!.

¡Esa es tu Verdad y esa es nuestra Verdad, Jesús!.

Tu resurrección es el fundamento de nuestra fe…. y hoy te quiero dar las gracias porque también nosotros, si seguimos tus pasos, resucitaremos después de morir, a una vida plena y eterna.

Sigamos viviendo en la alegría de la Pascua, en la resurrección de nuestro Salvador que ha vencido a la muerte.

¡Dios mío, Jesús, cuánto nos amas!

Autor: Ma Esther de Ariño.

MANUEL MURILLO GARCIA
Para ir al Blog “Solo Informatica, por Manuel Murillo Garcia”, siga este enlace:http://mmurilloinformatica.blogspot.com/
Para ir al Blog “MIS COSAS”

 


PRESENTAN “GIGANTE”: PRIMERA PELÍCULA 3D SOBRE EL BEATO JUAN PABLO II


ROMA, 19 Mar. 12 (ACI/EWTN Noticias) .- El 14 de marzo, el director de la Sala de Prensa del Vaticano, Padre Federico Lombardi, presentó la primera película 3D sobre el Beato Papa Juan Pablo II, basada en la ceremonia de beatificación celebrada el 1 de mayo de 2011.

 

La película fue dirigida por Italo Moscati, tiene una duración de 22 minutos y fue desarrollada por la RAI en colaboración con el Centro Televisivo del Vaticano (CTV).

 

La presentación tuvo lugar en la sede de Radio Televisión Italiana (RAI). Durante el evento, según informó Radio Vaticana, el Padre Lombardi señaló que el objetivo de CTV “no era solo el de estar presentes para la comunicación religiosa y vaticana en la frontera de las tecnologías más avanzadas, sino también el de reflexionar y experimentar estas tecnologías –como el 3D-, permiten expresarse, comunicarse, combinarse con el mensaje que queremos dar”.

 

Por su parte, el director Moscati, explicó que debió innovar de manera especial para la película una nueva forma de hacer 3D, “tuve que buscar la dimensión espiritual y religiosa del Papa a través de la evocación de su vida”.

 

“Gigante” saldrá en onda en la televisión italiana la noche del 1 de abril, con el objetivo de coincidir con el séptimo aniversario de la muerte del Beato Juan Pablo, el 2 de abril.


Cardenales aprueban virtudes heroicas del Padre Félix Varela

Oscar Lobo Oconitrillo

Cardenales aprueban virtudes heroicas del Padre Félix Varela

 

ROMA, 07 Mar. 12 (ACI/EWTN Noticias) .- El Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Cardenal Angelo Amato, celebró ayer 6 de marzo la reunión plenaria de los Cardenales y Obispos que aprobaron el decreto sobre las virtudes heroicas del Padre Félix Varela, considerado como el padre de la patria de Cuba.

 

En declaraciones a ACI Prensa el 7 de marzo, el Postulador de la Causa de Beatificación del Padre Félix Varela, Hermano Rodolfo Meoli, explicó que “los cardenales han aprobado lo que dijeron los teólogos, hemos tenido el voto positivo de la comisión de cardenales y obispos, y eso significa que ahora el Prefecto de la congregación de los santos tienen que ir al Papa para hacerse autorizar de proclamar el decreto sobre las virtudes heroicas”.

 

Junto a este decreto los cardenales también aprobaron tres causas más.  El Postulador explicó a ACI Prensa, que todavía no se sabe cuando el Papa aprobaría este decreto. “Tengo pensado llamar al Cardenal Amato para reunirnos en breve y saber si tiene intención antes de la visita del Papa a Cuba de presentar la documentación”.

 

El religioso, señaló también que “por lo general, cuando el Prefecto para la Congregación de las Causas de los Santos presenta ante el Papa un decreto, al mismo tiempo presenta otros de diverso tipo, y esto puede producir demora”.

 

El hermano Meoli dijo que tras conocer la noticia se comunicó con el Cardenal Jaime Lucas Ortega Alamino, Arzobispo de La Habana.

 

El religioso también llamó a Mons. Felipe de Jesús Estévez, Arzobispo de San Agustín, Florida (Estados Unidos), donde murió el sacerdote; Mons. Nicholas Anthony DiMarzio, vice postulador de la causa y Obispo de Brooklyn (Nueva York), donde Varela vivió por muchos años.

 

“Estoy muy contento. Todos me han respondido con gran entusiasmo esperando que el Papa cuando vaya a la Habana, proclame que ya, Félix Varela es venerable”.

 

Ahora solo falta que “el Cardenal Angelo Amato, vaya al Papa para pedir la autorización de la emisión del documento de venerable, que recibe el nombre de ‘Decreto sobre las virtudes heroicas’”.

 

Para declararlo venerable no haría falta ningún acto público como es necesario para la beatificación y la canonización, y la noticia se haría pública a través del diario de la Santa Sede, L’Osservatore Romano.

 

La vida del sacerdote Varela

Félix Varela Morales nació en La Habana el 20 de noviembre de 1788, quedó huérfano a temprana edad y fue criado por sus abuelos. A la edad de 23 años fue ordenado sacerdote.

 

Su mayor campo de acción fue la enseñanza. “Si se pregunta a cualquier cubano que conozca la historia de su patria quien era Félix Varela te dirá, ‘es aquel quien nos enseñó a pensar”, explicó Rodolfo Meoli.

 

En el año 1821, Varela fue elegido representante de la colonia española de Cuba ante las Cortes de Madrid.

 

“Su dedicación a la política debe interpretarse dentro del contexto de su vocación al servicio de Dios y de su tierra”, puntualizó el Postulador.

 

Varela se embarcó ese mismo año hacia España para defender los derechos y libertades de los cubanos, y no podía sospechar que nunca más regresaría en vida a su isla.

 

Varela hizo tres propuestas de ley ante las Cortes españolas que le llevarían al exilio. Exigió la abolición de la esclavitud en la isla, la independencia cubana, y un Gobierno para las provincias de ultramar. Ninguna de las tres fue aprobada.

 

Con el estallido del absolutismo en España en el año 1823, Varela huyó de Madrid y vio negada la entrada a su isla.  El sacerdote se vio obligado a instalarse en Nueva York, donde vivió como párroco y vicario episcopal y desde donde continuó su lucha en la defensa de los derechos humanos y libertades de los cubanos.

 

Félix Varela motivo de reconciliación entre Estados Unidos y Cuba

El H. Meoli señaló que Varela sería un punto de encuentro entre Cuba y los Estados Unidos, porque “aporta la unión ideal en este momento de hoy en el que las dos naciones están en conflicto ideológico total”, y “desde el punto de vista espiritual es del bando de los dos”, explicó.

 

Mientras que en Cuba, el sacerdote Varela trabajó como profesor, filósofo y escritor, durante su exilio en Nueva York “su acción fue la defensa del catolicismo de cara a la mayoría protestante”.

 

“También tuvo un gran papel didáctico para enseñar el catolicismo a los inmigrantes que llegaban. Los mantenía en la fe. Fundó iglesias, orfanatos, y escuelas, y se dedicó al ministerio pastoral en favor de los pobres, de los ignorantes y de los marginados”.

 

Por motivos de salud, se trasladó a San Agustín, Florida, donde pasó los últimos cuatro años de su vida. Murió un 25 de febrero de 1853.

 

GRAN APORTACION DE LOS MUSEOS VATICANOS A LA MUESTRA “LOS ETRUSCOS: EL IDEAL HEROICO Y EL VINO CHISPEANTE”

Ciudad del Vaticano, 8 de marzo de 2012.- “Los etruscos: el ideal heroico y el vino chispeante”, es el título de la exposición presentada esta mañana en los Museos Vaticanos y que se abrirá en el Palacio Mazzetti de Asti (Italia) el próximo 17 de marzo.

 

La muestra presenta más de 300 piezas, en algunos casos expuestos por vez primera o poco conocidas, de las cuales 140 proceden del Museo Gregoriano Etrusco de los Museos Vaticanos y el resto de las principales colecciones etruscas italianas.

 

La exposición, que documenta la relación histórico cultural entre el Mediterráneo oriental y el mundo etrusco, se abre con el Yelmo de Villanova, el símbolo del primer contacto entre los etruscos y la comunidad del valle del Tanaro, descubierto a finales del siglo XIX en las aguas del río que baña Asti. La primera parte de la muestra está dedicada a la importación del ideal heroico y de las costumbres homéricas en Etruria a través de una serie de temas -mito, comercio, atletismo-, que distinguen las primeras fases de la cultura etrusca. Con la difusión de los poemas de Homero en Italia, cambia la representación de la autoridad en la comunidad etrusca, que adopta el modelo del príncipe-héroe que cuenta entre sus méritos no solo las hazañas militares, sino también la acumulación de riquezas. Una de las piezas más significativas de este sector es la visera de bronce, procedente de los Museos Vaticanos, que ilustra el cartel de la muestra.

 

La segunda parte está dedicada a las ceremonias del banquete en sus diversas representaciones, documentadas sea por preciosos objetos que por esculturas y pinturas. Se podrá ver así la composición original de la Tumba de la Cerda Negra, cuyos frescos se extrajeron del hipogeo original para conservarlos mejor. También se podrá contemplar completo, por primera vez, el sarcófago de los Vipinana de Tuscania, con la imagen del difunto que participa en el banquete, en la tapa (conservada en el Museo Arqueológico Nacional de Florencia) y el mito de Níobe en el sepulcro (perteneciente a la colección del Museo Gregoriano Etrusco). La sección se cierra con una reseña de cabezas votivas de diversos tipos, desde niños a ancianos, hasta dos máscaras grotescas, que salen para esta ocasión de los depósitos de los Museos Vaticanos, procedentes de santuarios etruscos.

 

Cierra la muestra el lujoso gabinete etrusco del castillo de Racconigi, que perteneció al rey Carlo Alberto de Saboya, como ejemplo de la difusión del gusto artístico “a lo etrusco”, que se difundió en Europa entre los siglos XVIII y XIX.

 

125 años de presencia salesiana en Chile

 

Concepción (Chile), 8 Mar. 12 (AICA)

El martes 6 de marzo se cumplieron 125 años de la llegada de los padres salesianos a Chile con el objetivo de iniciar una obra educativa-evangelizadora que hoy se extiende por todo el territorio, en 15 ciudades desde Iquique hasta Punta Arenas. La fecha recuerda la fundación de la primera casa salesiana en el país en la ciudad de Concepción, donde actualmente funciona un colegio con más de 1.500 alumnos.

El historiador salesiano, padre Simón Kuzmanic, recuerda que el Consejo General de la Congregación de la época, con sede en Italia, decidió fundar la primera casa salesiana de Chile en Concepción, asumiendo así la dirección y administración de la Escuela-Taller “San José” (actual escuela industrial del colegio) que fundada  por el sacerdote Espiridión Herrera, secretario del obispado.

En febrero de 1887 inició viaje desde Buenos Aires un grupo de seis salesianos para la fundación de la casa en Concepción. Esa misma tarde tomaron el tren a Mendoza, donde, días después, emprendieron el cruce de la cordillera a lomo de mula, como se acostumbraba entonces, llegando a Santiago el día tres y a Concepción el día seis.

Antes que finalizara marzo, la escuela taller asumida por los salesianos contaba con 12 alumnos internos. Pronto ascendieron a 40. A fin de año pasaban de 60 a más de un centenar de niños que acudían al oratorio festivo que funcionaba los domingos. Pronto se convirtió en la atracción de la niñez y juventud: nunca se había visto a un grupo de religiosos ocupar el domingo en divertirse, correr y gritar con los niños.

Cuatro meses más tarde, otro grupo de salesianos, guiados por monseñor José Fagnano, Prefecto Apostólico de la Patagonia Meridional, Tierra del Fuego e islas Malvinas, desembarcó en la pequeña Punta Arenas, fundaron una escuela, asumieron una parroquia, abrieron un observatorio meteorológico (obras aún vigentes) e iniciaron el trabajo pastoral con las tribus indígenas.

Poco después se fundan los talleres “El Salvador” de Talca. Antes de un año, la presencia salesiana en Chile ya contaba con tres Casas para la educación de la juventud; más de 500 niños corrían junto a sus educadores, tanto en las escuelas como en los oratorios festivos.

Hoy los salesianos atienden en Chile 22 colegios, 19 parroquias y santuarios, una universidad, fundaciones al servicio de niños y jóvenes en riesgo, entre otras obras.

Para celebrar estos 125 años la Inspectoría inició la renovación total del sitio web muy dinámico y con muchos elementos de información de todas las obras.+

 

AMERICA/PANAMA – Suspensión inmediata del Proyecto Hidroeléctrico de Barro Blanco, primer acuerdo entre las partes

Ciudad de Panamá (Agencia Fides) – El gobierno de Panamá y los líderes indígenas de la etnia Ngäbe Buglé han acordado la suspensión temporal del polémico proyecto de Blanco (véase Fides 02/09/2012), que debería desarrollarse, en parte, dentro de la región habitada por el grupo étnico. Mientras tanto, se debe redactar un plan de gestión ambiental. El Gobierno y los líderes indígenas han anunciado esta decisión en un comunicado leído al final de la sesión de diálogo del 5 de marzo, con el fin de delimitar la explotación de los recursos naturales en la región Ngäbe Buglé durante este fin de semana, a puerta cerrada, en la Sede de las Naciones Unidas en Panamá. El mediador entre las partes, el Obispo de la Diócesis occidental de David, Su Exc. Mons. José Luis Lacunza, ha leido públicamente la Declaración, que establece las condiciones para una revisión técnica, “con efecto inmediato”, del impacto ambiental del proyecto hidroeléctrico (CE) (Agencia Fides, 08/03/2012)


AMÉRICA/REPÚBLICA DOMINICANA – UNA REFLEXIÓN POR LOS 50 AÑOS DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL, SIRVIENDO A LA IGLESIA Y LA SOCIEDAD, EN LA VERDAD Y SIN VIOLENCIA

 Fotografía: Mario Noriega

Santo Domingo (Agencia Fides) – Los Obispos de la República Dominicana han preparado una carta pastoral titulada “50 aniversario de la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED),” en la que exponen con detalle su misión como pastores de la Iglesia Católica en el país. La carta, cuya copia fue enviada a la Agencia Fides, se presentará a la comunidad con motivo de la festividad de Nuestra Señora de la Altagracia, el 21 de enero de 2012. En el documento, firmado por todos los miembros de la Conferencia del Episcopado Dominicano, los Obispos ofrecen una reflexión densa e histórica de lo que la CED y su gran contribución tanto a la Iglesia local como a la nación dominicana.

 

Después de la introducción, desde el tercer párrafo al décimo tercero, el documento, que consta de 45, llama a los “fundamentos teológicos” de la Conferencia Episcopal y su vínculo con la Iglesia universal. Luego sigue la parte histórica: el primer núcleo de la futura Conferencia Episcopal, en su base y su desarrollo, a continuación, describe la contribución a la Iglesia local y a la sociedad, y concluye con un homenaje a los fundadores.

 

En el párrafo 34 los obispos dicen: “Quien haya leído o lea todos los Mensajes anuales del día de la Independencia dominicana se convencerá de que la Conferencia del Episcopado Dominicano se ha sentido siempre obligada y comprometida a contribuir desde su misión con una nación más sana moralmente, más fraterna, justa y equitativa. En el momento presente la humanidad se siente muy preocupada por la gran crisis económica y financiera, alimentaria y política. Nosotros en cambio, sin negar lo anterior, proclamamos que la gran crisis moderna es humana y moral, el verdadero origen y causa de las crisis que se señalan y que tanto inquietan hoy. Nos preocupa en estos momentos que esa crisis moral haya ido enquistándose en el alma nacional. Aquí hay que situar la causa de la violencia en general que nos envuelve, de la creciente violencia contra la mujer y la familia, de la precariedad de los salarios y de los servicios básicos para todos, la dimisión de su deber educativo por parte de las familias, de la escuela y de los medios de comunicación social, la mediocridad de muchos políticos, la corrupción rampante. Nos preocupa todo esto y prometemos que al pueblo dominicano no le faltará ni nuestra voz sincera ni nuestra crítica como tampoco nuestro aliento al comportamiento correcto”.(CE) (Agencia Fides 19/01/2012)


JORNADA DE PROFUNDIZACION Y DIALOGO ENTRE CATOLICOS Y JUDIOS


 

CIUDAD  DEL VATICANO, 17 ENE 2012 (VIS).-Se celebra hoy en Italia la Jornada para la  profundización y el diálogo entre católicos y judíos; una iniciativa  comenzada en 1990 por la Conferencia Episcopal Italiana que se propone  fomentar el conocimiento recíproco entre los miembros de ambas religiones.

 

El rabino Giuseppe Laras, presidente emérito de la Asamblea Rabínica  Italiana, entrevistado por Radio Vaticano, explica que el objetivo de la  Jornada es “simplificar el diálogo judío-católico y resaltar su importancia.  Para ello, en esta fecha, judíos y católicos se reúnen para discutir sobre  todo de las cuestiones que pueden afrontar juntos, como la paz y la  comprensión recíproca, después de dos mil años de incomprensión y de hechos  muy negativos. Por lo tanto, es una fecha que, el mundo católico en  particular, espera con gran interés, al igual que el mundo hebreo, porque en  la medida en que el diálogo se refuerza, se aleja y se debilita el peligro  del antisemitismo”.

 

Hace algunos años, los responsables de la CEI y de la Asociación Rabínica  concordaron en dedicar la Jornada a los Diez Mandamientos. El tema de 2012 es  “No matarás”. “El imperativo de no matar -comenta Laras- va  más allá de la pertenencia a una u otra religión. Es fundamental respetar la  vida humana, honrarla en su carácter sagrado y único. Se trata de un tema que  se presta muy bien a ser tratado en nuestra época en que, en todo el mundo,  el respeto por la vida humana es, con frecuencia, olvidado y violado”.

 

     Por su parte el sacerdote Gino Battaglia, director de la Oficina nacional  para el Ecumenismo y el Diálogo Interreligioso, observa al respecto que  “la riquísima tradición religiosa judía, desarrollada a lo largo de  milenios de meditación sobre la ley, nos brinda una aportación inapreciable.  La actualidad de este mandamiento es evidente, y no sólo en sentido literal,  refiriéndose al homicidio como delito. Pienso, por ejemplo, en la batalla por  la abolición de la pena de muerte, pienso en la violencia difusa, en el  desprecio por la vida y en los problemas del respeto por la vida. En este  sentido, el diálogo entre judíos y cristianos se  hace concreto en el  compromiso con la sociedad y con el mundo”.


Poder olvidar, don de Dios ¡Dejar el pasado totalmente enterrado! Y viviendo la alegría de los hijos de Dios que se saben perdonados, y acogidos.

  • Poder olvidar, don de Dios
    ¡Dejar el pasado totalmente enterrado! Y viviendo la alegría de los hijos de Dios que se saben perdonados, y acogidos.

    Mientras miraba una pequeña herida que me hice hace pocos días en mi mano, observaba como el daño en mi piel iba hora a hora desapareciendo, borrándose. Las células de a poco se iban regenerando para dejar mi piel exactamente como era antes del corte. ¿Acaso alguien puede dudar de la existencia de Dios, al observar como se suelda un hueso quebrado, o se cicatriza una herida?. Los médicos, testigos cotidianos de tantos milagros de sanación, debieran ser los primeros evangelizadores, como lo fue San Lucas. ¿Qué extraña fuerza interior puede producir la recomposición de las fibras, la regeneración de lo lastimado, si no es Dios?.

    Hoy, meditando con inmenso dolor en muchas cosas no muy buenas que he hecho en mi pasado, he pensado que el poder olvidar es también un Don de Dios, es el equivalente a la cicatrización de las heridas. Es una forma que El nos concede de sanarnos interiormente, para poder seguir viviendo pese a los golpes que sufrimos en el transcurso de los años. Cuando el dolor o la culpa nos arrasan el alma, castigando nuestra mente con recuerdos dolorosos, sentimos una conmoción interior, una necesidad de apretar los dientes, una sacudida que nos dice, nos grita, ¡qué me ha pasado, qué he hecho!. Cuando estas arremetidas del pasado asaltan mi alma, suelo gritarle al Señor en mi interior: ¡piedad, Hijo de David!. Una y otra vez, le pido piedad a Jesús. Siento que estoy a la vera del camino de la vieja Palestina, mientras mi Señor pasa junto a mí, y le grito otra vez, ¡piedad, Hijo de David!. Sé que el dolor es parte de la sanación, pero cuando el Señor nos ha perdonado los pecados en el Sacramento de la Confesión, ¡El si que los ha olvidado!.

    Cómo nos cuesta entender y creer que Jesús realmente perdona y olvida nuestros pecados. Solemos confesar una y otra vez el mismo pecado cometido años atrás, demostrando falta de fe en nuestro Dios, que ya ha dado vuelta la página y nos ha lavado con el agua de Su Misericordia. Sin embargo, nosotros, seguimos volviendo a sentir esa espada que atraviesa nuestro corazón con ese recuerdo. Es en ese momento que debemos pedirle a Dios el Don de olvidar, de dejar atrás esa mancha oscura de nuestra alma, borrarla totalmente. Que hermoso es conocer gente que tiene ese Don, esa capacidad de levantarse pese a las más profundas caídas, y puede mirar una vez más el futuro con optimismo y esperanza. ¡Dejando el pasado totalmente enterrado detrás de sí!. Y viviendo la alegría de los hijos de Dios, que se saben perdonados, y acogidos nuevamente en los brazos amorosos de María, nuestra Madre Misericordiosa.

    El Señor nos ha dado todo lo que somos, ha impregnado nuestra naturaleza humana de dones, herramientas que debemos llevar por la vida como sostén de nuestro cuerpo y alma. El poder olvidar, dar vuelta la página de las etapas más dolorosas de nuestra vida, es también una herramienta que El nos concede. El poder olvidar es abrir las puertas a la cicatrización de las heridas del pasado, aceptando con fe, esperanza y alegría el perdón de nuestro Buen Dios.

    Jesús, como el Gran Médico de las almas, quiere que vivamos de cara al futuro, con esperanza, confiados en Su perdón, felices de tenerlo como Dios y Amigo. Sé que tienes dolores, que los recuerdos te asaltan como un ladrón en la noche, cuando menos los esperas. Que quisieras volver al pasado, y cambiar tu historia. No quisiste vivir tanto dolor, es demasiado fuerte para poder soportarlo. ¡Pero se ha ido!. Mira la luz, mira el día, mira a la Madre de Jesús que te invita a amarla, que te ofrece sus brazos amorosos para cobijarte, para tenerte allí, junto a Ella, como lo hizo Jesús. ¿Acaso no te ha perdonado tu Dios?. Da vuelta la página, ilumina tu rostro con una hermosa sonrisa, para que Jesús pueda mirarte, sonreír, y decirte:

    ¡Abrázame, dame tu amor, tu amistad, tu afecto, deseo tenerte en Mi, porque te quiero feliz de saber que te amo!
    Autor: Oscar Schmidt.


El Papa insta a un humanismo capaz de generar cultura

 

Benedicto XVI presidió las Vísperas y la solemne ceremonia del Te Deum en la imponente Basílica de San Pedro

ROMA, ITALIA (31/DIC/2011).- Benedicto XVI dijo hoy que hay que “reavivar una fe que instaure un nuevo humanismo capaz de generar cultura y compromiso social” en su última alocución de 2011, durante la celebración del Te Deum de Acción de Gracias por el año que finaliza y las Vísperas de la Solemnidad de Santa María, Madre de Dios.

El Papa, ataviado con capa pluvial y mitra doradas, presidió las Vísperas y la solemne ceremonia del Te Deum en la imponente Basílica de San Pedro, como es habitual cada 31 de diciembre, una tradición que inició el Papa Pablo VI en su “Marialis Cultus”.

Joseph Ratzinger agradeció la presencia del consistorio romano, con su alcalde a la cabeza, Gianni Alemanno, quienes acudieron a San Pedro para acompañar a su Obispo, Benedicto XVI, a quien regalaron un cáliz, “según una hermosa tradición”.

Tras el canto de los salmos, Benedicto XVI dirigió su alocución ante cardenales, obispos y autoridades civiles y religiosas.

“Otro año llega a su término, mientras que, con la inquietud, los deseos y las esperanzas de siempre, aguardamos uno nuevo” y agregó que “muchas veces nos preguntamos ¿qué sentido damos a nuestros días?”.

“Hay una respuesta a este interrogante, se encuentra escrita en el rostro de un Niño que hace dos mil años nació en Belén y que hoy es el Viviente, resucitado para siempre de la muerte”, afirmó.

Y agregó: “En el tejido de la humanidad, desgarrado por tantas injusticias, maldades y violencias, irrumpe de manera sorprendente la novedad gozosa y liberadora de Cristo Salvador, que en el misterio de su encarnación y nacimiento nos permite contemplar la bondad y ternura de Dios”.

Desde el día en que nació el Señor “la plenitud del tiempo ha llegado a nosotros. Así pues, no hay lugar para la angustia frente al tiempo que pasa y no vuelve; ahora es el momento de confiar infinitamente en Dios, de quien nos sabemos amados”, dijo el papa de 84 años.

“Desde que el Salvador descendió del cielo el hombre ya no es más esclavo de un tiempo que avanza sin un porqué, o que está marcado por la fatiga, la tristeza y el dolor”, dijo el papa.

Y abordó la cuestión de la fe y de la razón, en alianza “como las dos alas con las que el espíritu humano se eleva a la contemplación de la Verdad”.

“¿Por qué creo?”, se interrogó el papa y respondió: “Para dar primacía a la verdad; hacer fecundo el diálogo entre cristianismo y cultura moderna; hacer descubrir de nuevo la belleza y actualidad de la fe, no como acto en sí, aislado,(..) sino como orientación constante,(..) que lleva a la unidad profunda de la persona haciéndola justa, laboriosa, benéfica, buena”.

“Se trata de reavivar una fe que instaure un nuevo humanismo capaz de generar cultura y compromiso social”, dijo.

El Papa hizo alusión a las jóvenes generaciones, “que acusan más la desorientación agravada además por la crisis actual, no sólo económica sino también de valores, y tienen necesidad sobre todo de reconocer a Jesucristo como la clave, el centro y el fin de toda la historia humana”.

Para el Obispo de Roma, “los padres son los primeros educadores de la fe de sus hijos, desde su más tierna edad; por tanto, es necesario sostener a las familias en su misión educativa, a través de iniciativas adecuadas”.

Benedicto XVI exclamó “Te Deum laudamus!” (Te alabamos, Señor) y añadió “así canta también la Iglesia que está en Roma, por las maravillas que Dios ha realizado y realiza en ella. Con el alma llena de gratitud nos disponemos a cruzar el umbral del 2012, recordando que el Señor vela sobre nosotros y nos cuida”.

El broche de la alocución del papa fue el canto del Magnificat entonado por la voces del coro de la Sixtina.

Tras la exposición y adoración del Santísimo ante el que oró Benedicto XVI en imponente silencio de la Basílica, se procedió al canto del Te Deum de Acción de Gracias, para luego finalizar con la Bendición Eucarística del papa con el canto del Tantum Ergo, himno eucarístico compuesto por santo Tomás de Aquino.

El Papa Benedicto XVI finalizará los actos con la visita, ya caída la tarde, al gigantesco pesebre, este año de inspiración mariana y que evoca a Juan Pablo II, instalado en la Plaza de San Pedro, donde los guardias suizos hacen sonar el villancico alemán “Stille Nacht” (Noche de Paz).

 


Propósitos para el Año Nuevo


OSCAR LOBO OCONITRILLO.

Es costumbre al fenecer el año, revisar nuestra vida y plantearnos metas y propósitos para el Año Nuevo. Muchos se esfuerzan por realmente cumplir y vivir según los propósitos trazados. Otros tantos -los más- suelen quedarse en el camino. Sus buenos propósitos se quedaron tan solo en buenas intenciones. Pero alguien dice por ahí -y quizás diga bien- que de buenas intenciones, está empedrado el camino del infierno.

Los hijos de Dios debemos ser hombres y mujeres de palabra. Jesús nos enseñó a decir “Sí” cuando sea sí, y a decir “No” cuando sea no. En esta línea, es preciso al definir nuestros propósitos para el año que comienza, tomárnoslos en serio. Y hacer de ellos un verdadero compromiso.

Hay quienes optan por plantearse propósitos materiales: nuevo auto, el viaje jamás realizado, una casa más grande, un mayor sueldo. Esto está bien si es que estos objetivos no se definen como una mera meta -lo cual sería simplemente materialista- sino más bien como medios para algo más importante, como dar un mayor bienestar a la familia.

Unos más, prefieren definir propósitos que les ayuden a ser mejores personas. En esta línea, lectora, lector querido, quisiera compartir contigo una lista de 12 propósitos que pueden ayudarnos a ser sobre todo, mejores cristianos. Se trata de hacer ciertas cosas y dejar de hacer otras. También de asumir ciertas actitudes y dejar de lado otras tantas.

1. Acercarnos más a Dios. Es innegable que de esto se desprende todo lo demás. Incluso el éxito al lograr cumplir con el resto de nuestros objetivos depende en gran medida de la cercanía a Dios. Pues sin Cristo, nada podemos hacer. Es importante aumentar nuestro tiempo de oración y participar de manera más conciente en los sacramentos. También bendecir siempre nuestros alimentos sea quien sea nuestro comensal. Además, en el 2012 iniciará el “Año de la Fe” proclamado por el Papa Benedicto XVI, de tal suerte que resulta imprescindible acercarnos más a Dios a fin de aumentar nuestra fe y vivir en plenitud este año santo.

2. Confiar más en Dios. Muchos se frustran porque Dios no les habla. ¿Quieres escuchar a Dios? Abre tu empolvada Biblia y léela. Te garantizo que si lo haces con la frecuencia debida -es decir, diario- escucharas de Dios las palabras que necesitas. No le exijas ni demandes favores, pídele todo pidiendo siempre que se haga su voluntad, pues Él sabe cuándo, cómo y en qué medida. Y al tener frente a ti las oportunidades que necesitas, acéptalas. Deja de cuestionar cada oportunidad, quedarte inmóvil y dejar de actuar. Dios te ayuda, pero necesita de tu parte. Dios te inspira, pero necesita de tu inteligencia. Dios te cuida, pero necesita tu confianza. Este año confía más en Dios, acepta lo que te envía y actúa en consecuencia.

3. Dejar de Murmurar y de ver la Paja en Ojo Ajeno. Es increíble lo rápida que es nuestra lengua para desatarse y correr cual caballo desbocado en contra de alguien más. Y lo peor es que muchas veces murmuramos en contra de alguien según nosotros en aras de la justicia divina: porque éste peca mucho, porque ésta gasta mucho dinero, porque este otro es muy sucio y descuidado, porque esta otra es una chismosa, porque este va a misa pero se pelea con todos al salir y entrar en su automóvil, porque esta otra también va a misa pero se queda dormida… La lista es inacabable. ¿Qué tal como propósito de este año dejar de murmurar y mejor mirar a nuestro interior cada vez que algo nos parece mal? Porque es un hecho irrefutable que casi siempre que nos disgusta algo que vemos que otro hace, ¡es porque en el fondo nos disguta que nosotros hacemos lo mismo! Por eso advertía Jesús que es fácil ver paja en el ojo ajeno y no la viga que se lleva en el propio. Hagámonos el propósito de que al sentir la tentación de murmurar, cerrar la boca, ver a nuestro interior y en justicia decidir qué actitud debemos nosotros mismos cambiar, qué debemos dejar de hacer o que debemos comenzar a hacer.

4. Ser Portadores de Ayuda y Generadores de Cambio. Es fácil criticar lo que no nos gusta. Pero eso rara vez sirve de algo. A lo largo de este año, hagámonos el firme propósito de que cada vez que algo nos parezca malo, pensemos cómo ayudar para corregirlo o cambiarlo y actuemos en consecuencia. Si nada podemos hacer, mejor no estorbemos. Igualmente, seamos solícitos para ayudar a todo aquél que lo necesita.

5. Dejar de Ofendernos por Todo y de Pelear contra Todos. Jesús declaró bienaventurados a los mansos, porque heredarán la tierra. La mansedumbre es una virtud que nos ayuda a dejar de lado la violencia. Cuántas personas se ofenden por la forma en que los saluda el empleado de una tienda. Cuántos más se indignan porque el mesero no los vio al pasar frente a ellos. Cuántos estallan porque el conductor de adelante no va más de prisa. Cuántos se encolerizan porque su hija no guardó el cepillo y el espejo. Y en consecuencia agreden, gritan, insultan, ofenden, se vengan, toman represalias y lo peor, ¡se amargan la vida y se la amargan a los demás! “¡¿Y cómo no me voy a enojar?!” es su típica justificación. Pero esa actitud no es digna de un hijo de Dios. Este año hagámonos el propósito de evitar pleitos y riñas. Desarrollemos mejor la virtud de la mansedumbre. Además de vivir en paz con los demás, seremos bienaventurados y heredaremos la tierra que el Señor nos tiene prometida.

6. Desarrollar la Pulcritud. Esto a muchos les cuesta trabajo. Pero es necesario reconocer que no podemos comprender el concepto de un “alma limpia” si no somos capaces de vestir una camisa limpia. El desaliño no es virtud, es por el contrario, un vicio terrible. No hay que confundir no ser vanidosos con ser sucios y desaliñados. Ir despeinados, con la ropa sucia y arrugada no es propio de un hijo de Dios. Porque nuestro cuerpo es un templo vivo del Espíritu Santo. Y ese templo debe siempre ser digno, tanto en su interior como en su exterior.

7. Ser más Laboriosos. Sobre todo a los laicos, Dios nos ha confiado el orden de la creación. Debemos trabajar para hacer del mundo que Dios nos ha regalado, uno mejor. Debemos también trabajar para crecer como personas, en talento y dignidad. Para el hijo de Dios, es inaceptable el trabajo a medias, entregado tarde o mal hecho. El hijo de Dios debe poner su sello en todas sus obras. Este año propongámonos hacer nuestro trabajo con pasión y calidad, recordando siempre cuando Dios puso en manos de Adán el Paraíso que había creado.

8. Ser Limpios de Corazón. Jesús prometió que los limpios de corazón verán a Dios. Sin embargo, los programas de TV cada vez más vulgares, las conversaciones con amigos y compañeros de trabajo cargados de palabras soeces, los chistes en doble sentido son fuertes barreras para mantener limpio el corazón. Este año que comienza, comprometámonos a mantener una diversión sana, conversaciones en la línea del respeto y un humor blanco que siempre divierte sin ofender ni contrariar a nadie más.

9. Dar Más Tiempo a Nuestra Familia. Bien que lo sabemos. Pero bien que fingimos excusas para no cumplirlo. Necesitamos trabajar mil horas extras para pagar más horas de guardería y más maestros privados y más cursos de qué se yo para que nuestros hijos estén en un lugar seguro para poder trabajar más para tener más dinero para pagar más guarderías, maestros privados y cursos mientras trabajamos más… El ridículo torbellino que termina por destruir las familias mientras alguien escala peldaños y amasa fortunas. Basta ya. Este año fijemos bien nuestras prioridades: Dios, familia y trabajo. En ese orden. El resto, Dios nos lo dará por añadidura.

10. Disfrutar más la Vida que Dios nos Da. Ya basta de quejarnos de todo. Es suficiente de encontrarle peros a todo. Es hora de dejar de encontrarle a todo su lado malo. Acepta por el contrario con gozo todo lo que Dios te da, agradécelo y alaba al Señor por su bondad.
Encuentra la mano de Dios en todo lo que tienes. Mira a cuántos más les hace falta. Alaba a Dios por cada mañana, por la frescura del agua que corre en la ducha, por el desayuno que te da energía, por el sol que te calienta. Alábalo por la taza de café que te devuelve el buen ánimo, por la galleta dulce que lo acompaña, por quien te hace compañía mientras la bebes. Disfruta al “perder el tiempo” con tus hijos, pues son una de las mayores bendiciones que Dios te ha dado. Disfruta tus ratos de enfermedad, pues te dan tiempo para leer aquél libro pendiente y hasta para acercarte más a Dios. Que este sea uno de nuestros propósitos más firmes para este año. Pues así viviremos en paz, llenos de gozo y siendo infinitamente agradecidos a nuestro Dios.

11. Bajar de Peso. ¿Y por qué no? Este casi siempre es un propósito de Año Nuevo de casi todas las personas adultas. Y curiosamente, es el propósito menos cumplido. Sin embargo, para los hijos de Dios resulta importante porque bajar de peso va más allá que una cuestión de vanidad corporal. El exceso de peso en gran parte se debe al pecado capital de la gula. Y bajo esa óptica es que los cristianos debemos afrontar esta situación. Los pecados capitales se llaman así porque de ellos se desprenden muchos más hasta poner fuertemente en riesgo la integridad de la persona. Quien come demás, desarrolla usualmente otro pecado: la pereza, manifestada en la falta de ejercicio. El exceso al comer suele acompañarse en excesos al beber. Y tras las comidas, al fumar. La cadena puede no tener fin y los riesgos para la salud corporal e innegablemente para la salud del espíritu son muchos. Hagámonos pues el propósito para este año, de declara la guerra a la gula que nos ha esclavizado. Dejar atrás este pecado y mejorar la salud del cuerpo que Dios nos ha dado.

12. Ser Portadores de la Bendición de Dios. Las personas que necesitan de la bendición de Dios no precisan de un momento de éxtasis en que Jesús o la Virgen se les manifiesten y con su mano en la frente los bendigan. Necesitan más bien de cariño, de alguien que los escuche, de alguien que los ayude, de alguien que les dé trabajo, de alguien que les dé pan. Siendo hijos de Dios, hagámonos el propósito este año de ser portadores de las bendiciones de Dios para los demás: con nuestro tiempo, con nuestra ayuda, con nuestras manos, con nuestros labios y con nuestros bienes materiales.

Deseo que esta lista te ayude a definir tus propósitos para el año que comienza. Que Dios te bendiga y sostenga con su mano providente, bendiga todos tus sueños y te ayude a alcanzar cada una de tus metas.

¡Apasiónate por Nuestra Fe!


PADRE FEDERICO LOMBARDI COMENTA EL 2011 DE BENEDICTO XVI


CIUDAD DEL VATICANO, 29 DIC 2011 (VIS).-El director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, padre Federico Lombardi S.I., en una entrevista a Radio Vaticano ha pasado revista a la actividad del Santo Padre (viajes, iniciativas, eventos)  en el  año que está a punto de acabar. Ofrecemos un resumen de la misma

 

Hablando en primer lugar de los viajes,  el director de la Oficina de Prensa subrayó que el viaje a Alemania, en el mes de septiembre,  reflejó la preocupación del Papa por hablar de Dios y de su primado en la sociedad de hoy, muy secularizada, sobre todo en el contexto europeo. En cambio, la visita papal a España durante las Jornadas Mundiales de la Juventud se caracterizó por “la gran experiencia de la vitalidad de la fe y de su futuro”.

 

En Benin, Benedicto XVI firmó la exhortación apostólica post-sinodal “Africae Munus” tratando con amplitud de horizontes los problemas del continente africano e “indicando con confianza los motivos de esperanza realista para enfrentarse a ellos reconociendo la dignidad de los africanos”.

 

Otra cita clave fue el encuentro interreligioso de Asís, celebrado en octubre, y centrado en la “búsqueda de la verdad”. En el encuentro participaron no sólo representantes de diversas confesiones sino también “sinceros buscadores de la verdad aunque no se reconozcan en Dios”.

 

Entre los documentos de 2011 hay que citar el Motu Proprio “Porta Fidei” con el que el Santo Padre convoca, a partir de octubre de 2012, el “Año de la Fe”. Una iniciativa ligada a uno de los grandes temas del pontificado, la nueva evangelización.  Asimismo hay que recordar la Misa por el bicentenario de la independencia de diversos países latinoamericanos durante la cual el Papa anunció su próximo viaje a Cuba y México.

 

Todos los años en la época navideña el Santo Padre lleva a cabo visitas de solidaridad. La de este año fue a la cárcel romana de Rebibbia. El Papa contestó con espontaneidad  a las preguntas de los reclusos. El encuentro puso de relieve “cómo la Iglesia, aunque deje a la sociedad civil las responsabilidades de orden legislativo y organizativo de problemas dramáticos como la justicia y las cárceles puede dar un mensaje muy fuerte por cuanto concierne a la reconciliación, a la esperanza de  reinserción  en la sociedad”.

 

En 2011 el Papa habló en conexión con los astronautas de la estación espacial internacional, “demostrando así, con gran alegría y disponibilidad, la amistad de la Iglesia por la investigación científica y técnica puesta al servicio del bien y de la humanidad”. La beatificación de Juan Pablo II fue otro de los eventos multitudinarios de 2011 que “movilizó a la Iglesia universal” y se vivió con “enorme alegría”.

 

También este año se publicó la segunda parte de la obra de Joseph Ratzinger “Jesús de Nazaret”, dedicada a la muerte y resurrección de Cristo. Sin embargo, el padre Lombardi espera que Benedicto XVI escriba “una tercera parte, dedicada a la infancia, para completar esta presentación (..) viva de Jesús para nosotros, para nuestros días”. VIS 20111229 (500)


SAGRADA FAMILIA, ICONO DE LA IGLESIA DOMÉSTICA


 

CIUDAD DEL VATICANO, 28 DIC 2011 (VIS).-La oración en la Sagrada Familia de Nazaret fue el tema de la catequesis de la audiencia general de los miércoles, celebrada en el Aula Pablo VI y en la que participaron 7.000 personas. “La casa de Nazaret, dijo el Papa, es una escuela de oración en que se aprende a escuchar, a meditar, a penetrar en el significado profundo de la manifestación del Hijo de Dios, a través del ejemplo de María, José y Jesús”.

 

“La contemplación de Cristo alcanza su modelo insuperable en María” que “vive con los ojos puestos en Cristo y atesora cada palabra suya (…) El evangelista Lucas nos hace conocer el corazón de María, su fe, su esperanza y obediencia, su interioridad y su oración, así como su libre adhesión a Cristo. Y todo ello procede del Espíritu Santo que descenderá sobre ella como sobre los apóstoles según la promesa de Cristo. Esta imagen de María la presenta como el modelo de los creyentes que conserva y confronta las palabras y las acciones de Jesús, una confrontación que es siempre un progresar en el conocimiento de Cristo”.

 

La capacidad de María para vivir de la mirada de Dios es “contagiosa”. Y el primero que lo experimenta es José. “Efectivamente con María -explicó el Santo Padre- y  sobre todo después, con Jesús, comienza una forma nueva de relacionarse con Dios, de acogerlo en su vida, de entrar en su proyecto de salvación, cumpliendo su voluntad”.

 

Benedicto XVI recordó que aunque el Evangelio no haya conservado ninguna palabra de José, su presencia es “silenciosa pero fiel, constante, activa” y que José “cumplió plenamente su papel paterno en todos los aspectos”. Entre ellos el Papa habló de cómo José habría educado a Jesús a la oración llevándolo consigo a la sinagoga los sábados y dirigiendo la oración doméstica por las mañanas y al atardecer. “Así, en el ritmo de las jornadas transcurridas en Nazaret, entre la casa y el taller de José, Jesús aprendió a alternar oración y trabajo y a ofrecer también a  Dios la fatiga para ganar el pan que necesitaba la familia”.

 

Después, Benedicto XVI citando la peregrinación de María, José y Jesús al templo de Jerusalén, narrada en el evangelio de San Lucas  afirmó que “la familia judía, como la cristiana, reza en la intimidad doméstica, pero también reza junto con la comunidad, reconociéndose parte del Pueblo de Dios en camino”.

 

Las primeras palabras de Jesús: “¿Por que me buscabais? ¿No sabíais que debo ocuparme de las cosas de mi Padre?” pronunciadas  cuando María y José lo encuentran enseñando a los doctores en el Templo, son la llave de acceso a la oración cristiana, “A partir de aquel momento en  la vida de la Sagrada Familia se intensificó aun más la oración porque, a través de Jesús (…) no cesará de difundirse y reflejarse en María y José el sentido profundo de la relación con Dios Padre. La familia de Nazaret es el primer modelo de la Iglesia en que, en torno a la presencia de Jesús y gracias a su mediación, todos viven en relación filial con Dios que transforma también las relaciones interpersonales”.

 

“La Sagrada Familia -concluyó- es un icono de la Iglesia doméstica, llamada a rezar unida. La familia es la primera escuela de oración. En ella los niños, desde pequeños, aprenden a percibir el sentido de Dios, gracias a las enseñanzas y al ejemplo de los padres (…)  Una educación auténticamente cristiana no puede prescindir de la experiencia de la oración. Si no se aprende a rezar en la familia, será difícil después colmar este vacío. Por eso invito a todos a redescubrir la belleza de rezar juntos como familia siguiendo la escuela de la Sagrada Familia de Nazaret”. VIS 20111228 (630)

 


Vida y milagros de Santos Inocentes

La consulta bien intencionada de aquellos Magos que llegaron de Oriente al rey fue el detonante del espectáculo dantesco que organizó la crueldad aberrante de Herodes a raíz del nacimiento de Jesús.

Habían perdido el brillo celeste que les guiaba, llegó la desorientación, no sabían por donde andaban, temieron no llegar a la meta del arduo viaje emprendido tiempo atrás y decidieron quemar el último cartucho antes de dar la vuelta a su patria entre el ridículo y el fracaso.

Al rey le produjo extrañeza la visita y terror la ansiosa pregunta sobre el lugar del nacimiento del Mesías; rápidamente ha hecho sus cálculos y llegado a la conclusión de que está en peligro su status porque lo que las profecías antiguas presentaban en futuro parece que ya es presente realidad. Se armó un buen revuelo en palacio, convocaron a reunión a los más sabios con la esperanza de que se pronunciaran y dieran dictamen sobre el escondrijo del niño “libertador”. El plan será utilizar a los visitantes extranjeros como señuelo para encontrarle. Menos mal que volvieron a su tierra por otro camino, después que adoraron al Salvador. Impaciente contó Herodes los días; se irritó consigo mismo por su estupidez; los emisarios que repartió por el país no dan noticia de aquellos personajes que parecen esfumados, y se confirma su ausencia. Vienen los cálculos del tiempo, y contando con un margen de seguridad, le salen dos años con el redondeo.

Los niños que no sobrepasen dos años en toda la comarca morirán. Hay que durar en el poder. El baño de sangre es un simple asunto administrativo, aunque cuando pase un tiempo falten hombres para la siembra, sean escasos los brazos para segar y no haya novios para las muchachas casaderas; hoy sólo será un dolor pasajero para las familias sin nombre, sin fuerza, sin armas y sin voz. Unas víctimas ya habían iniciado sus correteos, y balbuceaban las primeras palabras; otras colgaban todavía del pecho de sus madres. Pero para Herodes era el precio de su tranquilidad.

Son los Santos Inocentes. Están creciendo para Dios en su madurez eterna. Ni siquiera tuvieron tiempo de ser tentados para exhibir méritos, pero no tocan a menos. Están agarrados a la mano que abre la gloria. Aplicados los méritos de Cristo sin que fuera preciso crecer para pedir el bautismo de sangre, como tantos laudablemente hoy son bautizados en la fe de la Iglesia con agua sin cubrir expediente personal. El Bautismo es gracia.

Entraron en el ámbito de Cristo inconscientes, sin saberlo ni pretenderlo; como cada vez que por odio a Dios, a la fe, hay revueltas, matanzas y guerras; en esas circunstancias surgen mártires involuntarios, que aún sin saberlo, mueren revestidos y purificados por la sangre de Cristo, haciéndose compañeros suyos en el martirio; y no se les negará el premio sólo porque ellos mismo, uno a uno, no pudieran pedirlo. En este caso es el sagrado azar providente de caer por causa de Cristo, porque la mejor gloria que el hombre puede dar a Dios es muriendo.

Ya el mismo Jeremías dejó dicho y escrito que “de la boca de los que no saben hablar sacaste alabanza”.

Hoy los mayores también hacen bromas en recuerdo del modo de ser juguetón y alegre de aquellos bebés que no tuvieron tiempo de hacerlas; es buena ocasión de hacer agradable la vida a los demás, con admiración y sorpresa, en desagravio del mal que provocó el egoísmo de aquel que tanto se fijó en lo suyo que aplastó a los demás.


Familiaris Consortio: tres décadas


Mauricio Víquez L. Presbítero

 

Hace treinta años vio la luz, un 22 de noviembre, la Exhortación Familiaris Consortio. Como pasa con tantos y tantos hitos esenciales, se trata de un aniversario que, contra lo que debería ocurrir, no ha generado nada entre nosotros.

 

Se trata de la verdadera carta fundacional de toda la pastoral familiar pos-conciliar y, un texto que aún no acaba & dar todo de sí. Sin embargo, dejar pasar este aniversario es, un poco, contribuir a olvidar un documento que, a todas luces, no se puede dejar por allí sin más.

 

Ya desde el mismo concilio se comenzó a tener muy claro lo que se venía. Una enorme revolución parecía levantarse sostenida sobre las consecuencias de movimientos que, durante los años sesenta, estremecieron principios y realidades que poco antes se consideraban intocables y sólidos.

 

Humanae vitae del alío 1968 generó un ambiente difícil que tendría que esperar un poco para atemperarse. Justamente es Familiaris Consortio el texto que viene a poner las bases de una pastoral familiar renovada y a la altura de los tiempos, lo mismo que un poco lejos del disenso provocado por la publicación de Pablo Vi ya anotada.

 

Leer Familiaris Consortio ayuda a tener una panorámica bien sustentada de la identidad del matrimonio y la familia. A partir de una reflexión antropológica muy bien lograda y en clave personalista, se sustenta sobre la noción de “amor humano”, una perspectiva de hombre y la mujer en cuanto que constituyen una unidad psicosomática y. además, en Ja complementariedad de los sexos.

 

Este documento de Juan Pablo II que recordamos y publicado en 1981, ha tenido que encarar la llamada segunda revolución sexual marcada, sobre todo, por las consecuencias de la llamada ideología de género.

 

Esta ideología pretende hacer deconstrucción de varias realidades esenciales desde la afirmación de que la diferenciación de los sexos es un asunto puramente cultural.  Este panorama requiere que hoy los cristianos nos demos a la tarea de profundizar en este escrito del beato Juan Pablo II y de animamos a ir más allá.

 

Afirmar la solidez necesaria del sujeto cristiano, renovar la argumentación a favor de la familia fundada sobre el matrimonio de una mujer y un hombre y, por supuesto, potenciar una pastoral familiar más agresiva y realista, se imponen sin lugar a dudas como urgencias que no se pueden posponer.

 

Porque nos ven y, como afirma Mons. Juan A. Reig de Alcalá, “la nueva evangelización pasa por las familias cristianas”, es que hemos de potenciar en medio del presente tiempo de Adviento que vivimos y a las puertas de la Navidad, nuestra opción a favor de todas y cada una de nuestras familias. Hacerlo así no es si queremos, hay que recordar que se trata de un deber urgente y vital.


La Iglesia y los niños


Mario Madrigal Escritor papasil@ice.co.cr 

La publicación que hace La Nación sobre los miles de niños víctimas de abuso por parte de sacerdotes en Holanda, revive la angustia de saber que estos crímenes tan condenables hayan pasado muchas veces en el pasado y siguen ocurriendo en el presente, sin que las autoridades eclesiásticas tomen verdaderas medidas para acabar con este flagelo, sino que, por el contrario, pagan grandes sumas de dinero para tratar de apagar el fuego.

 

Hechos similares ocurrieron en Irlanda y en los Estados Unidos que significaron el pago de sumas millonarias, y, en menor grado, sucedieron también en muchos países, incluyendo el nuestro. Y aquí, como en todas partes, la Iglesia católica ha tratado de ocultar, de tapar, de pagar para acallar el escándalo.

 

Maltratar a un niño, destruir su inocencia, es un crimen que no tiene perdón ni en el cielo ni en la tierra. Sé que esta conducta no es exclusiva de los sacerdotes, pero, por su investidura, son los que menos debieran cometer estos delitos. Además, precisamente por esta investidura y por lo que ella representa, los padres de familia tienden a confiar más en ellos que en cualquier otro adulto. ¡Qué equivocados están los que piensan “con el padrecito están seguros y a salvo de todo”!

 

Habrá que cambiar el precepto bíblico “Dejad que los niños vengan a mí” por “Alejad a los niños de mí.”

 

Encubrimiento de la jerarquía. Sé también que esta condenable conducta no es la habitual en la mayoría de los sacerdotes, e incluso he conversado con varios de ellos que se sienten avergonzados y condenan a los miembros de su Iglesia que cometen estos delitos, pero lo que es inaceptable es el proceder de las máximas autoridades eclesiásticas, para quienes lo más importante, en realidad lo único importante, es el evitar el escándalo, y no el buscar medidas drásticas para acabar con este mal.

 

Disfruto de la valiosa amistad de un sacerdote, quien, cada vez que publico un artículo en esta página, me envía un mensaje comentándolo. A veces no está de acuerdo con alguna aseveración mía y me lo hace saber con respeto y dando las razones en las que basa su discrepancia. Conducta muy diferente a la de varios lectores, algunos muy cercanos por parentesco o amistad, que nunca dan razones y lo único que hacen es escribir insultos.

 

Recomiendo a los lectores buscar una película de Luis Buñuel que se encuentra en casi todas las tiendas de video, Nazarín, que, por cierto, ganó el Premio Internacional del Jurado en el Festival de Cannes de 1959, y que cuenta la historia de un sacerdote humilde que trataba de seguir no solo las enseñanzas de Jesucristo, sino también sus costumbres, su pobreza, su dedicación a los más necesitados, los enfermos, los abandonados, lo cual despertó la furia de sus superiores religiosos que lo consideraban un enemigo sumamente peligroso.

 

Espero que esta manera de ver la religión desaparezca algún día y el precepto “dejad que los niños vengan a mí” adquiera su verdadero significado


FRENTE A LA CRISIS DE LA IGLESIA EN EUROPA, EL PAPA INDICA A ÁFRICA, DONDE A PESAR DE LOS PROBLEMAS “, SE EXPERIMENTA SIEMPRE LA ALEGRÍA DE SER CRISTIANOS”


Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) – “Al final del año, Europa está en una crisis económica y financiera que, en última instancia, recae sobre la crisis ética que pone en peligro el viejo continente … El epicentro de la crisis en la Iglesia en Europa es la crisis de fe. Si no se encuentra la respuesta en ella, si la fe no se reanuda la vitalidad, convirtiéndose en una profunda convicción y la fuerza de un encuentro real con Jesucristo, todas las demás reformas no serán efectivas”. Este fue el tema fundamental que ha guiado el discurso del Santo Padre Benedicto XVI a los cardenales, los miembros de la Curia Romana y de la Governatorato, recibidos en la audiencia del 22 de diciembre para la presentación de los saludos de Navidad.

 

El Papa subrayó que “el gran tema de este año, así como los próximos años es, en efecto: ¿cómo anunciar el Evangelio hoy? ¿Cómo la fe como fuerza viva y vital, puede convertirse hoy en una realidad? “. Los diferentes eventos eclesiales celebrados durante este año que llega a su fin, en realidad han querido responder a estas preguntas, aunque con diferentes énfasis. Benedicto XVI mencionó sus diferentes viajes apostólicos en Italia y en el extranjero, especialmente en Benin (África) para la publicación de la Exhortación Apostólica post sinodal, el día del encuentro entre las religiones y entre las personas en busca de la verdad y por la paz en Asís, el establecimiento del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización y la proclamación del Año de la Fe, en la memoria del comienzo de la segunda hace cincuenta años.

El Santo Padre recordó que “la reunión en África, con la pasión gozosa de la fe… No percibe ningún signo de fatiga de la fe, tan común entre nosotros, ningún tedio de ser cristiano siempre perceptible de nuevo. Con todos los problemas, todas las penas y sufrimientos que hay sin duda en África, sin embargo, siempre se experimenta la alegría de ser cristianos, con el apoyo de la felicidad interior por conocer a Cristo y pertenecer a su Iglesia. A partir de esta alegría también nace de la energía a servir a Cristo en situaciones de sufrimiento humano enorme, para ponerse a su disposición, sin pensar en el propio bienestar. Para encontrar esta fe dispuesta al sacrificio, y sólo en esta alegría, es una gran medicina contra la fatiga de ser cristianos que experimentamos en Europa. ”

 

Además, “un medicamento contra la fatiga de la fe” se representó por la “maravillosa experiencia” del Día Mundial de la Juventud celebrada en Madrid, “una nueva evangelización se vive”, subrayó el Papa, señalando que “cada vez, es más claramente visible en el Día Mundial de la Juventud una forma nueva y rejuvenecida, del ser cristiano “, que resumió en cinco puntos: una nueva experiencia de la catolicidad, la universalidad de la Iglesia, una nueva forma de vida humana, ser, y ser cristiano, la adoración al Señor en el Santísimo Sacramento la celebración del Sacramento de la Penitencia, y la alegría. (Agencia Fides 23/12/2011)


Mensaje del Excmo. y Revmo. Mons. Oscar Julio Vian Morales Arzobispo Metropolitano de Santiago de Guatemala en ocasión del Adviento y Navidad 2011

Cortesía Hermandad de San Bartolo, Guatemala

Fotografía: http://jesusenguatemala.com/

 

+ Oscar Julio Vian Morales, sdb

Arzobispo Metropolitano de Santiago de Guatemala

 

Queridos Hermanos y Hermanas:

 

Al inicio de este nuevo año litúrgico me dirijo a Ustedes deseándoles toda clase de bendiciones de nuestro Señor, Jesucristo.

Hace un año tomé posesión como pastor de esta porción del pueblo de Dios y agradezco todas las muestras de cariño que me han manifestado. Aún no he terminado de visitar todas las parroquias de esta Arquidiócesis, pero si la mayoría. Les doy las gracias y reconozco el intenso trabajo que realizan los sacerdotes, religiosos y religiosas; a los movimientos y asociaciones laicales organizadas y a todos los fieles católicos los animo a seguir adelante con la tarea de la evangelización.

Hemos iniciado el tiempo litúrgico llamado Adviento, el cual sirve para preparar la celebración del nacimiento de Jesús, el Hijo de Dios y para reflexionar sobre la segunda venida de nuestro Salvador. La Palabra de Dios nos recordará la necesidad constante de la conversión, para que cada vez estemos más cerca de Dios.

Este es un tiempo para aprender a orar personalmente, en familia y en la comunidad, de corregir nuestros comportamientos dañinos y egoístas, de reconocer la presencia de Jesús en medio de la Iglesia, de dirigir nuestro corazón a María para aprender de ella a esperar y preparar la venida del Salvador.

La liturgia, que no es únicamente una serie de normas y reglas, sino el espíritu de la Iglesia que nos anima en los distintos momentos del año, nos enseña que es un tiempo hermoso de cambios profundos y radicales y que iluminados con la Palabra de Dios ha de llevarnos al encuentro personal con Jesús

ADVIENTO

Ojalá que no nos encuentre durmiendo

“Velen y estén preparados, porque no saben cuándo llegará el momento.” En el primer domingo de Adviento se nos recuerda que debemos permanecer en vela, porque el Señor “Ya viene” y hemos de esperar su advenimiento. Ojalá que el Señor no nos encuentre dormidos en nuestros laureles. Es por eso que en este tiempo, nos lo dice la oración colecta de este domingo, hemos de poner en práctica las obras de misericordia: dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, vestir al desnudo, visitar al enfermo, socorrer a los presos, dar posada al necesitado. No nos quedemos en la comodidad de nuestra casa, pensando únicamente en nuestro bienestar, sino procurando salir al encuentro de los demás, hemos de ser capaces de ayudar a las necesidades de los demás. Ciertamente no podemos resolver todos los problemas, pero sí podemos aliviar las penas y sufrimientos de muchísimas personas que lo necesitan.

La Palabra de este domingo nos invita a salir de nosotros, a elevar nuestra mirada al prójimo, a no quedarnos confiados, tranquilos, seguros y quitados de pena, sino atentos y vigilantes.

Enderezar el camino de la vida

“Preparen el camino del Señor, hagan rectos sus senderos.” Este es el anuncio que en la antigüedad se daba cuando un soberano anunciaba su llegada a un país, se empezaba por hacer transitables los caminos. De igual manera el segundo domingo de adviento nos invita a preparar el camino, y eso significa cambiar, mover o quitar todo aquello que nos estorbe, todo aquello que es obstáculo para que el Salvador venga a mi vida.

Cambiar significa que en mi vida habrá menos pleitos con mi esposa o mi esposo; que habrá menos envidia y egoísmo en mi corazón; que habrá mayor acercamiento entre los miembros de mi familia. Este cambio también va referido a mi relación con Dios, mi participación en la Misa dominical, mi confianza en él, mi frecuencia con los demás sacramentos y mi oración personal.

Escuchemos las palabras que Juan el bautista nos dirige en este domingo y busquemos enderezar nuestro camino, todos somos humanos y podemos desviarnos, podemos tomar decisiones equivocadas en nuestra vida, pero podemos corregir y retomar el camino correcto, solo tenemos que dejar el orgullo y nuestras falsas seguridades.

Que este adviento 2011 deje huella en nosotros, que no sea un adviento más en la vida, sino que en algo cambie nuestra vida, es así como preparamos el camino del Señor.

Estén siempre alegres en el Señor

En el tercer domingo nos alegramos porque se acerca la gran fiesta del nacimiento del niño Jesús. San Pablo nos exhorta estar siempre alegres, a vivir en una gozosa esperanza y manteniendo una atención vigilante a todo aquello que Dios espera de nosotros.

La alegría ha de ser característica fundamental de todo cristiano, no podemos decir que un cristiano es triste o amargado, por el contrario, un cristiano demuestra con una actitud gozosa que lleva a Cristo en el corazón.

En este domingo la Iglesia nos presenta nuevamente a Juan bautista como testigo de la luz, para que todos creyeran por medio de él. También en nuestros días y en medio de esta sociedad somos enviados para anunciar y ser testigos de la luz, es decir de Cristo. Releamos este evangelio y preguntémonos con toda seriedad y sinceridad, cómo estamos cumpliendo la misión de Dios de dar testimonio cristiano.

Cúmplase en mi lo que me has dicho

En el último domingo del adviento, parece la tercera figura, la Virgen María. San Lucas nos ha dejado este admirable relato de la anunciación del ángel a María y de la encarnación del Hijo de Dios. Cuando el ángel le dice a María que Jesús recibirá de Dios el trono de David, su padre, anuncia el cumplimiento de la promesa hecha al mismo David por el profeta Natán.

Como lo he expresado en otras oportunidades, nuestra Madre la Virgen María, es el modelo de obediencia y aceptación de la voluntad divina del Padre. Nosotros los cristianos tenemos mucho que aprender de María. Y sobre todo, en este adviento, en el que también celebramos a María en su Inmaculada Concepción y bajo la advocación de Nuestra Señora de Guadalupe, tenemos que reflexionar sobre nuestra devoción mariana. Imitemos a María en su aceptación, acogida, fidelidad y perseverancia en el plan de salvación.

De manera particular en nuestro país celebramos el Adviento con muchas tradiciones, tales como el rezo de la corona de adviento, las posadas, los distintos rezados marianos, tanto de la Inmaculada Concepción como de nuestra Señora de Guadalupe, las pastorelas, la elaboración de nacimientos, catequesis, proyecciones de películas de Navidad, las jornadas penitenciales, entre otras. No desaprovechemos estas hermosas oportunidades para acrecentar nuestra fe y devoción. Que ese Niño que nacerá traiga una nueva vida para cada uno de nosotros.

NAVIDAD

La Navidad, además de ser una solemnidad que celebramos el día 25 de diciembre es un tiempo que la Iglesia dedica a meditar el maravilloso acontecimiento de Belén. Jesús, el Hijo de Dios, nació de Santa María Virgen para salvar a la humanidad entera: “Aquel que es la Palabra se hizo hombre y habitó entre nosotros”.

La Navidad es Pascua, el niño que nace es el mismo que morirá en la cruz, ese niño es el que nos trae la redención de nuestros pecados, por eso decimos “Felices Pascuas”, porque le deseamos a los demás, que el Señor pase por su vida, que ese nacimiento del niño le traiga paz, bendición y salvación.

Hoy más que nunca tenemos que recordar la centralidad de esta solemnidad, no podemos pasar desapercibidos ni tampoco dejarnos llevar por las corrientes consumistas que nos quieren hacer creer que son “fiestas de fin de año”. No son fiestas de fin de año, es la Fiesta de las Fiestas, la Encarnación del Verbo. Es a Jesús a quien celebramos. Él es el centro. Si nosotros los cristianos católicos tomáramos mas conciencia de esto, creo que nuestra navidad tendría más sentido.

Queridos hermanos y hermanas, en Guatemala tenemos tradiciones muy hermosas que han sido heredadas de nuestros abuelos y antepasados. Tenemos el ejemplo del Santo Hermano Pedro, con un amor por el misterio de Belén. Y todo esto debemos transmitirlo a los niños y jóvenes, más que un árbol o un adorno sin sentido, elaboremos nuestro nacimiento, que ese sea un signo externo de lo que tratamos de imitar.

Para todos es sabido que las campañas publicitarias nos bombardean con infinidad de ofertas, ojalá que podamos resistir a la tentación de caer en un consumismo vacio. Tratemos de encontrar el verdadero significado de la Navidad, reconciliémonos con Dios y con nuestros hermanos. Este es un tiempo especial que no debemos dejar pasar.

Quiero agregar una breve reflexión para que evitemos el consumo de alcohol en exceso, hemos sido testigos de los trágicos accidentes a causa de la irresponsabilidad al conducir los vehículos en estado de ebriedad. Ayudemos a los jóvenes sobre todo, para que celebren la navidad con sentido de responsabilidad, seamos ejemplo para ellos.

Finalmente, quiero desearles a todos ustedes una Feliz Navidad y que el año 2012 sea para todos una oportunidad para sacar adelante a nuestras familias y a nuestro país con trabajo honrado y digno. Que el nacimiento del Niño Jesús traiga a sus familias abundantes bendiciones. Llevo presente en mis oraciones a todos aquellos que se sienten tristes, solos o abandonados; a los enfermos, hospitalizados y privados de libertad; y me encomiendo a sus oraciones.

Con mis mejores deseos y felicitación.

 

 

 


 


LA PEDOFILIA, ¿PROBLEMA ECLESIÁSTICO O PROBLEMA SOCIAL?


Miguel Picado, Pbro.

El País.cr digital – 22/12/2012

 

“Religiosos abusaron de miles de niños en Holanda”, es el título de un artículo en un matutino nacional, en primera página, hace pocos días. La información se muestra superficial e inconsistente. De entrada nomás se nos dice que son entre 10.000 y 20.000 los casos denunciados. El excesivo margen de error impide considerar que se trate de datos confiables. Tampoco se distingue entre faltas leves (una mirada irrespetuosa) y graves (una violación). Por otra parte, al no ofrecer datos comparativos con otros sectores de la población, se convierte en una simple inculpación anticatólica de tipo propagandístico. ¿Cuántos menores fueron abusados en Holanda y durante el mismo período por otros aglomerados profesionales como, por ejemplo, profesores de educación física?

 

¿Se dispone de estadísticas sobre abusos cometidos por los papás contra sus hijas? ¿Por abuelos y tíos? ¿Por maestros? Y si existen, ¿por qué no reciben publicidad? Son preguntas pertinentes porque tanto se ha informado (¿?) de abusos por parte de algunos clérigos y tanto se ha acusado de ocultación de los hechos por parte de determinadas autoridades eclesiásticas, que fácilmente se olvidan las iniquidades –indiscutiblemente más abundantes— causadas por individuos de otros sectores.

 

Tan constante y prolongada ha sido la campaña sostenida sobre tan triste situación que el desorientado lector puede perder la perspectiva del contexto y desconocer que se trata de una aberración social.

 

Hay razones que explican esta campaña anticatólica. Primero que todo, esta Iglesia sostiene posiciones controversiales en asuntos de ética sexual. Ella ataca el aborto provocado, la eutanasia, la fecundación in vitro, cierto tipo de educación sexual. Además, sostiene posiciones de ética social que generan fuerte oposición como la primacía del bien común sobre el privado; la condena al neoliberalismo (“capitalismo salvaje”, lo denominó Juan Pablo II); se ha pronunciado a favor de precios justos en el mercado internacional; no acepta la tesis del choque de civilizaciones, asumida por políticos de los Estados Unidos para justificar las invasiones a países árabes, cuando su objetivo real es usurpar el petróleo que tienen en el subsuelo. En segundo lugar, mueve esta campaña el proselitismo interesado de otros grupos religiosos que ven en el desprestigio de lo católico una oportunidad para aumentar la propia feligresía. Una tercera razón es el interés monetario derivado de las demandas en contra de las Iglesias católicas de cada país, entes jurídicos que pueden ser demandados judicialmente y penados en lo económico.

 

Enseña Jesús que por un solo menor escandalizado, sejustifica que al culpable se le anude una cuerda al cuello, amarrada a una piedra de molino y se le arroje a lo profundo del mar (Mt. 18,6). Hay piedras de molino suficientes para todos los delincuentes de esta calaña. La lucha debe orientarse a investigar y castigar efectivamente a los culpables de tan injustificable aberración, sean estos clérigos o pertenecientes a otros grupos sociales. No es admisible perder la objetividad limitándose a un segmento de la población culpable, favoreciendo así que la gran mayoría de los abusadores permanezca impune.

 


TOTAL DISPONIBILIDAD DEL GOBIERNO PARA LA VISITA DEL PAPA

La Habana (Agencia Fides) – El presidente de Cuba, Raúl Castro, recibió ayer a una delegación de la Santa Sede en la preparación del próximo viaje del Papa Benedicto XVI a la isla, anunciada por el mismo pontífice durante la misa celebrada el 12 de diciembre en la Basílica de San Pedro para la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe y el Bicentenario de la independencia de muchos países de América Latina. De la información llegada a la Agencia Fides se sabe que el encuentro tuvo lugar en el palacio del Consejo de Estado en la Plaza de la Revolución. De acuerdo con un comunicado oficial, leído a la prensa nacional, Castro ha mostrado su plena disponibilidad para la visita papal, prevista para finales de marzo de 2012. La noticia se ha ya publicado en los medios oficiales cubanos y latinoamericanos, haciendo hincapié en las “excelentes relaciones” entre Cuba y el Vaticano.

 

El periódico Granma ha publicado unas fotos en su portada de Raúl Castro y Alberto Gasbarri, responsable de la organización de los viajes del Papa en todo el mundo. A la reunión con el general Castro también asistió el cardenal Jaime Ortega, Arzobispo de La Habana, el Nuncio Apostólico en Cuba; su excelencia monseñor Bruno Musar, y el Presidente de la Conferencia Episcopal, su excelencia monseñor Dionisio García Ibáñez, Arzobispo de Santiago de Cuba.

 

Nunca antes se había confirmado una cobertura de los medios para tal evento, incluso durante la preparación de la visita del Papa Juan Pablo II a Cuba en 1998.

 

La reunión tuvo lugar mientras la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, la patrona de Cuba, está haciendo una peregrinación sin precedentes, a los barrios, a las sedes de las instituciones religiosas y en los lugares más importantes de La Habana, con motivo de la Peregrinación Nacional que celebra 400 años del descubrimiento de la imagen mariana. La peregrinación concluirá con una misa al aire libre el 30 de diciembre, en la Avenida del Puerto, mientras los obispos han convocado el Año Jubilar Mariano, del 7 de enero de 2012 al 5 de enero de 2013 (ver Fides 9/12/2011). (CE) (Agencia Fides 21/12/2011)